Último laberinto: El fin de Raphaela

Se oía el galope de los jinetes amordazados, sus huesos traían sus escamas en su espina dorsal, mi espada tenía el espesor de los Dioses de Taotoken, aun cuando este me diera la espalda... Mis ojos fueron vendados por dos de mis escritores, cinco a seis de mis santos hacían lectura de los Salmos de Poe, las marejadas me esperaban ansiosas, mis ángeles descendieron de sus páginas, después de un par de millas de infierno, cruzando el mar muerto, abandoné con dolor mis laberintos de Alcatena y Mazzitelli, mis arlequines moribundos cerraron las puertas de sus circos en un gesto grotesco.
... El teatro de las sombras bajó el telón por algunos segundos...

Avanzaba por teorías de relatividad; la inquietud intelectual, la imaginación, la inventiva, la inducción, el raciocinio, contemplando la humanidad en distintas generaciones, mi espada tenía un brillo inusual, cuando logré ver su reflejo, descubrí la inmortalidad de una muerte sencilla y el abandono, logré elevar mis alas, cada vez más perfectas, mi saliva, mi cuello y mejilla dieron la cara... Y la ambición del adversario, se hizo presente...
Abracé al recuerdo de Aída, al amor de mi Padre. "El acto de la muerte" era la función principal del acto de las sombras, aceleré mis alas en busca de la Guerra y sus Marejadas, el sabor de las tinieblas, tenían un ardid a mis espaldas y una brusca humedad en mi tejido, hizo que el color rojizo cubriera mi epidermis...

¡Maldita! ¡Creíste que el ángel te quería!, ¡haré palidecer tu rostro!, un demonio creía tener las respuestas... Leía sus negras cartas, y esparcía el veneno como un enjambre de avispas... Cassiel ahora es humano, cubrieron sus alas con un paño mortuorio... Rehuí al ver sus alas adormecidas... Gemí al ver a mis arlequines moribundos, al ver la perversidad y su gran mofa, sé bien quienes son mis verdugos y Dios ¡cómo les amaba!... Mi corazón empezó a desprenderse de la piel... Alguien habló de suicidio...
Hemingway discutía con Maupassant sobre la dosis, ¡una sobredosis! agregó Quiroga...
¿Por qué Padre? ¿No querías que dos almas tan esqueléticas, fueran tan compatibles?... ¡La guerra ha comenzado!... Y aún estoy desencantada por la desilusión humana... Me disuelvo en el veneno ¡y tú! te empeñaste en verme distinta, no sabes acaso que Alexandra le teme a los infiernos... Si aún me amas, ¿porqué dejas que el legado de Aída, la escribana, engendre a los falsos poetas cubrir mi cruz?, ¿acaso no ves mi mejilla?
¡Este es el fin de la travesía por el laberinto!
... ¡Alcatena! ¡Mazitelli! ¡Temo por el ángel que es humano! ¡Protéjanlo! Que en las noches negras, cuando acaricie mi nombre, no reconozca haberme dejado en la oscuridad…

¡Cassiel! ¡Dime!, ¡háblame!, ¿porqué me dejas así?... Mis demonios comen de mi mente, me atemorizan... ¡Berlín!... tuve vértigos al ver el abismo en nuestras frentes...
¡Alexandra! ¡Aída! Tres monedas de barro...
Ligeia ¡Y su Teatro de las Sombras!... Su séptimo cuervo de oficio…
Atormentada lancé tres monedas, arrojé las vendas de mis ojos y ví el peor de los escenarios, reconocí el rostro de la maldad y le abofeteé la cara...
... Una moneda de barro...
-¡No vayas es una muerte segura!-
¡Sólo es una herida Fedor!
(El ángel de la victoria lee a Raphaela y extrae la última página de su libro).
... Dos monedas de barro...
¡Esta es una de mis obras!...
¡Y hago lo que me plazca!
Los ángeles amortajados fueron levantados por mi orden, mis santos empuñaban sus espadas, los ángeles caídos tienen de escudo mis letras... saborean mis prosas ¡Silencio!
¡La Guerra ha comenzado!

El cielo se viste de mi literatura, mi Padre es mi credo, Aída mi horizonte ¡verteré hechos en la profundidad! Mis arlequines han alzado sus banderas, los ángeles amortajados son levantados de su catacumbas, los escritores suicidas son resucitados ¡Que los libros hablen! Que las ecuaciones se despejen ¡Raphaela ha despertado! ¡Cuidado! (que Bierce está a mi izquierda) ¡Que gima el fantasma de la ópera!
¡Que comience el espectáculo!
¡Luzbell me espera!... Mis santos se preparan...
Mis cálculos circulares y geométricos, las soberbias literarias y mis latitudes geográficas sucumbieron ante tal belleza, legiones de ángeles cruzando a la diestra, los demonios al verme al frente, ironizan, sus mofas son bruscas, algunos de mis ángeles a lo largo de mi columna pusieron una fina flecha ¡Es de mi Padre!¡grito!... "Delimitar los océanos" es el plan de los simpatizantes, conquistar sus aguas y poner fin a las mareas rojas, al Demonio... A la Perversidad, a favor de los humanos emergentes ¿Y cómo definir lo que es realmente el ser humano? ¿Si hay algunos que asesinan con palabras?...
Mi alma se desgarra completamente, mi espanto vocifera gritos, en forma demencial. Entonces comprendí la melancolía pura, que apenas deja llantos y sucede a la prolongación del abandono.
¡Muero! ¡Pero no será tan fácil! el ángel de la misericordia lee a Aída y ríe...

¡Que el cielo se abra! que los ángeles desciendan ¡que se cubra el Diablo! que mis santos se visten de mí, que los escritores suicidas beban el sabor de mis prosas, ¡que mis letras escandalizan!
Los ángeles rompen en fila, mis santos se impacientan., ¡Luzbell! se hace presente en su carroza fúnebre... Los demonios descienden, el mar de las divinidades ¡fluye! en tempestades de ideas, en lugares insanos sumergidos en océanos de sangre de literatos mediocres, las marejadas son grandes olas de soberbias literarias, codicias, y por sobretodo ¡Vértebras!...
El cielo se viste de mi literatura, los personajes no tienen rostro, mis demonios comen de mi mente (pero no me atemorizan ) mis arlequines están a mi diestra, los demonios son demasiados...
¡En el nombre del Padre del Hijo!...
Algunos huyen... Y viene tu mirada, tus gestos y otras contemplaciones.
Palpé mi rostro y con tal simetría que creí conocer de manera exagerada el dolor.
Mis ángeles se impacientan, mis libros caen… ¡grito!

Y mi eco se esparce por toda la profundidad... Un santo es muerto por un demonio, un demonio, por dos de mis ángeles, un arlequín es derrotado ¡por una bestia que no tiene nombre!... La muerte me guiña el ojo. ¡Pero no es fácil derrotar a esta libélula! mi espada reza y mi armadura me cubre, el cielo es cada vez más rojo…
Los tambores cantan y el eco es muerte, uno a uno son devorados con el rigor de mi sangre...
¡Que el cielo se abra! ¡Que mis escritores malditos hagan sus mejores versos! ¡Que el santo baile! ¡La suerte ríe!
¡Raphaela¡ ¡Es la dramaturga!... que las brujas blasfemen, que los ángeles cubran mi manto sagrado¡ Cassiel es mi ángel y nadie le hace daño!, ¡que muera el espanto! Que Raphaela tiene el poder de los santos apedreados, que su mano no tiemble y que el Diablo se haga el sordo, que los humanos serán bendecidos, y sus pecados sean perdonados ¡que Hesse a traído a Demian. ¡Espanto y literatura! ¡Aída ha resucitado! ¡Alexandra es inmortal! que los títeres del circo lloren ¡Raphaela es saliva y arde en sus perfiles! ¡Dios la salve! ¡Que los que juzgan muerdan sus bocas! Que sus putrefactas pócimas se las traguen ¡Silencio! ¡Que Raphaela es fuego! Que la tiniebla de sus manos es sólo una ¡milésima!
¡Que mis personajes despierten! Que el amor no es traicionero ¡sólo existen amantes traidores! Que mi Maestro me mire a los ojos, que Alexandra en una danza ha inmortalizado a mis Arlequines pálidos…
El mar separa el continente de mil formas habitables. En ningún punto se divisa el sol en nuestros cráneos, las sombras oceánicas, en un momento estratégico, dejan ver a los fantasmas, sus huesos en sus espaldas traen la ira de otros, su espanto, en segundos de réquiem se convirtieron en grandes enjambres y se vistieron de tumbas...

Mis arlequines demenciales vociferan ¡Que tiemble el décimo laberinto de Alcatena¡ Que mis personajes me protejan, que se abran las puertas del Teatro de las sombras, ¡Berlín! ¡El era mi ángel! Y lo han lastimado… ¡Que suenen los tambores de la rebeldía!, que las siete llaves de Ligeia sean mías, que mis letras fluyan ¡Denle vida a mis espantapájaros! ¡Que Dostoievski ha resucitado!…
Mi pulso se debilita ¡mis libros caen!... ¡Cassiel! ¿Has visto a los humanos? En tus brazos visualicé mi muerte, y comenzamos a llorar… Hasta ayer éramos sólo dos ángeles cambiando el curso de nuestro Padre...Y yo era tu ángel, una vez quisiste regalarme uno… ¡pudiste haberlo dibujado! ¡Maldije mi suerte! Fuimos juntos a ver en las alturas
como los humanos eran capaces de llorar, la humanidad había sido indolente, tuvimos que escuchar mofas, nuestras alas se entregaban al dolor continuamente, mi locura se evidenciaba por la desilusión de los humanos... Y aprendí a tener odios. Desaté mi armadura y me rebelé contra mi creador, motivo suficiente para morir desde antes ¿Porqué Padre? ¿No querías que dos almas tan esqueléticas, fueran presas de sus miserias? ¿Acaso no ves que ya estoy muerta? ¡ He vencido a los demonios! ¡Pero los humanos me han apedreado! !Me disuelvo en el veneno ¡Y tú! te empeñaste en verme distinta ¡no ves qué clase de ángel soy! no sabes acaso que cedí mis alas al pie de la tumba y aquel día descendí a los infiernos… ¿Por qué me juzgas? Creíste que moriría a merced de los Demonios, pero los humanos me habían dado muerte desde antes… ¡Que se cubra el infierno! ¡Que mis letras lloren! ¡Esta es la Travesía por el Laberinto!

... Otro santo es muerto por un demonio, una soberbia literaria, por dos de mis ángeles, un arlequín es decapitado ¡Ningún escritor es bueno si no es terrible! ¡Mis alas son enredadas con unos hilos de un títere! Un demonio moribundo me entierra su maquiavélica estaca, me abraza, le reconozco... Y una brusca humedad vistió en mis tejidos la palabra muerte…
¡Entonces caigo!
El ángel se recostó en lo que parecía su tumba, la sangre cubría sus alas...un Demonio le enjuiciaba, daga en mano: "muerte o exilio" a lo que Raphaela rie de manera exagerada "Grandiosos han sido los funerales en mi familia”...


Gracias a todos, gracias por sus visitas, Espero despedirme personalmente de cada uno de ustedes

156 comentarios:

Paulina dijo...

AMIGA TU TEXTO ES BUENISIMO...NO CIERRES TU PÁGINA, TU VALES "ORO" NO LO DUDES NI LO OLVIDES JAMÁS!!! LOS K TE KEREMOS LO SABEMOS...
AH!!! Y COLOKA TU FOTO VERDADERA PARA K TODOS APRECIEN TU LUZ,TE KIERO MUXIS !!!MUACKS!!!!

yuriflame dijo...

RAPHAELA: ME APENA DE VERDAD...TUS ALAS SON PARA QUE VUELES ETERNAMENTE...QUIEN NOS DARÁ LA LUZ, QUIEN NOS GUIARÁ...MIS GRITOS NO TENDRÁN LA MISMA FUERZA SIN TU APOYO,,,MI LUCHA SE DILUYE...POR FAVOR NO TE VAYAS...

Clarice Baricco dijo...

Mi cielo se llenó de lo que me diste.


Te abrazo...

Freyja dijo...

cada vez que se baja el telon...es porque viene una nueva obra
tu ultimo laberinto termino...
pero sigues tu, la bella Raphaela
vendran otras obras
El cielo se viste de tu literatura y tu alma se desgarra pero aca te queremos y te pedimos

QUEDATE

y sabes amor...las despedidas son tristes
los personajes y las historias...no dejan silencio, dejan hablando el alma
yo te quiero cerca aqui...como has estado siempre con tu ternura
cierra este capitulo
comienza otro amor, tantas veces en la vida se vuelve a comenzar, te lo digo yo...muy de cerca
que el dolor no te derrote
yo te he sentido cerca en mis alegrias y en mis penas, vamos tomate de mi mano
volver a comenzar...siempre se puede y se logra
aqui tienes muchas personas bellas que te quieren
Blogosfera une y se forma una amistad linda, donde todos nos damos la mano y unimos de alguna forma el mundo con dolor y alegria y aqui nadie viene a competir, todos a compartir
que no sea esta tu ultima travesia
que venga mas y podamos compartir contigo el dia a dia
las historias...pueden tomar otro color y matiz, vamos aqui te necesitamos
tienes la ternura y el mundo te necesita
no abandones este espacio es una forma de unir
lo lamentaria mucho si te vas
dejaras silencio y en el mundo ya hay mucho silencio
amiga...vamos a caminar juntas
te invito
no me despido, solo te dejo mi abrazo muy fuerte, mi cariño muy grande
y te digo hasta mas rato...
se te quiere y mucho
mil besitos, mil sonrisas y mil esperanzas



beoss y sueños

Opalo dijo...

Pero por que te vas? No entiendo bien tus razones pues aunque esta es mi primera visita y desconozco tu historia,creo que el que tu relato haya terminado no quiere decir que debas irte TU tambien.
Bueno, ojala reconsideres tu decision,gracias por tus palabras y si decides quedarte en mi casa siempre seras bienvenida.
Un abrazo

Freyja dijo...

quiero pedirte que no te vayas...
ya lo sabes, si te vas dejaras muchas personas que te quieren
mi abrazo y piensalo y meditalo por fa


besos y sueños

Ave Fénix™ dijo...

Por qué cuando me encariño con ciertas personas, estas cierran sus espacios? no se vale, no se vale... me opongo, eres la segunda persona que me da tristeza que parta, no cierres estos capitulos, quiero seguirte leyendo, de verdad quiero seguir perdiendome entre tus bellos escritos, ayer me quede aquí leyendote sin comentar porque me gusto el tema de lucha de gigantes, ese tema, quiero que lo tomes y veas cuan gigante eres, no se me hace justo que cuando comenzaba a cobrar interes de leerte me cierres a mi y a los demás una puerta para conocerte.

Espero que veas que no soy la única que piensa esto. un besito y gracias por tus palabras...regresaré con la idea de que no has terminado tu historia, si no que la has continuado....

FRABGUISTAK dijo...

Angelus ¿qué sucede no contestas mis mensajes, y mis blogs ya no los visitas? Por qué le diste fín a Raphaela si en el fondo ella eras tú ¿por qué? dejarme sin el sabor de tus letras, sin la bofetiada de un comentario, o cuando tu genealidad hacía que mis historias fueran entrelazadas con el ángel; MI AMOR estoy muerto también si Raphaela no está, yo te inventé ciudades enteras solo por estar enamorado de tus letras, y ahora me dejas, como Cassiel lo ha hecho contigo, solo por venganza, si hablas de benevolencia mi hermosa ángel, conmigo ni siquiera ¡piedad!, Raphaela eras la tempestad más profunda que Ligeia, y sin embargo a tí te amaba ¡que lloren mis historias! Mi ángel hermoso duerme en la que era mi tumba, hablaré con tus bufones, vengaré tu muerte, Y TE DESPERTARÉ CON UN BESO.
Que llore el demonio que hay en mí,
que la doncella de alas color del sol me ha abandonado en la miseria,
Que llore Frida, que lloren las reinas, Raphaela era rebeldía, amor, ahora entiendo a los amantes traicioneros, ahora entiendo a Homero, ahora entiendo a Cortázar,
Si no despiertas con un beso creo que solo por rabia también me mataré , sin tus letras este demonio llegará a su fin lentamente
¡Lloraré Raphaela! LLORARÉ

Raphaela dijo...

¿Cómo que llorarás Mi Querido Demonio?...
Tu nombre queda en mi tumba al lado del que era mi nombre, ¡no lo revelaré sólo por que yo quiero!... Respeto tus exquisitas excentricidades y tu loca partitura amado.......
Dices depertarme con beso, Hablas de mi ángel ¿acaso lo conoces?...
Hablas de tus escritos y repites en el mi nombre, ¿vengarás mi muerte? si sólo es la literaria querido...... ¡No hagas ni tal!
Si ahora he decido escribirte es por que en el fondo de mi alma, una letra pequeña ha dado en mi cicatriz que llevo en la tobillera de oro que tu me regalado, sé perfectamente tu verdadero nombre y podría adivinar las causas de este amor ficticio, pero si de algo te consuela mi muerte es sólo la literaria... La tenía pensada desde antes de saber quien eras, perdón si no te escribo, perdón si mis visitas concluyeron sólo que al ver tus miserias ví reflejadas las que podrían ser las mías... ¡Pero ya no más! ¡Querido! ha falta de un ángel, DOS HAN SONREÍDO...
Te beso en la boca por que quiero y no por que tú me lo hayas pedido, no te sonrojes, ni llores por un imposible, ni por que finalmente nunca acariciaste mis alas, te dejo por que mis laberintos han cerrado sus puertas, y si tu sombrero ha quedado dentro no es mi culpa...
Que llore Cortázar es lo único que lamento a estas alturas, y si creaste imperios hoy sólo son ruinas ¡ya te lo dije! el amor no es traicionero sólo existen amantes traidores...
Y si Cassiel fué un cobarde puedo vivir con el resentimiento...
Que me amaras sin ver mi verdadero rostro... Satisface mi egocentrismo que es pequeño, tanto como para concluir en letras MAYÚSCULAS, me despedido con un beso, por todos los que no te dí...
Y si no te contesto es por finalmente Raphaela está desvanecida péro sin remordimientos esta vez mi amado Frabguistak o mejor dicho.........
Pero no revelaré tu nombre, prefiero guardar el secreto...

alexandra dijo...

Hubo una vez te regalé el principito en miniatura y te dije Raphaela tú eres la Rosa Vanidosa de este cuento, tu sonreíste como siempre y nos despedimos con lágrimas, callé por silencio pero soy muy buena observadora Raphaela sé perfectamente lo que te sucede
lo he leído todo ¿por qué ocultarme a mí lo que te sucede?
¿acaso crees que soy tonta?
¿acaso tus letras escandalizan?
¿acaso las mías no?
No solo es eso, eres hermosa y de pequeña ha sido así generas la palabra ENVIDIA más que cualquier otra, yo la tuve por tí pero ya no es un secreto, mientras más pesada era con mi hermana, más hermosa era conmigo, y eso me generó remordimientos, quizás por ser la más pequeña, y por siempre querer hacer lo que tu hacías, si querías estudiar teatro, yo quería estudiar danza, si tu eras hermosa, yo tambien quería hacerlo, yo hice trampas por montón en el colegio y tu siempre sonreiste y guardastes mis secretos, me protegiste, cuando por rebeldía yo solo quería matarte ¡así son los hermanos! Raphaela pero tú eres la excepción a la regla y a los parámetros, tu amor por mí sé que es infinito y yo he errado por montones ¡lo siento hermanita! te dije que el ángel te quería pero estaba equivocada, ahora Cassiel es humano y los aplausos de mi obra que era tuya ni siquiera lo has escuchado, te extraño, por que eres mi mejor amiga, siempre he estado orgullosa de tu maravillosa alma, del cariño de Aida, de lo estupendosa que eres, de lo feliz que me hace decirte que nunca es tarde
¡Lucha de gigantes!

Lord Lavengro dijo...

Oh Raphaela, su poética prosa a ganado mis reverencias, y un beso lejano.
Si la despedida es la que viene de la mano de tan bellas letras, nada de lo que se diga alcanza las sombras de tan literario sepelio; nada de lo que intente hará de su pluma un lápiz cansado que sólo siga escribiendo por inercia extraña.
Lavengro le saluda, sus palabras merecen las puertas de mis infiernos y del cielo.

Raphaela dijo...

Alexandra...
Una vez te regalé Mi Hermana Ji, cuando éramos pequeñitas, tu dijiste que era lindo tener ha alguién quien nos protejiera...
Aida nos decía que los sonidos generaban ecos y que si el miedo era un ruido teníamos que tapar nuestros oídos...
Recuerdo perfectamente el libro que me regalaste y nuestra despedida que fué entre lágrimas, pero siempre la vida dá sus giros, ¡como en la danza! y escuché los aplausos de mi obra que ahora es tuya....
GRACIAS ALEXANDRA por ser mi amiga y mi hermana, tú no te has equivocado, sólo que la vida nos enseña quizás con errores, Aida nos creó con soltura, con inventiva, ella era la escritora, afortunada fuimos de tenerla en casa, NUNCA ES TARDE
para juntarnos y reir juntas, Nunca es tarde para decir que es un gran lucha que aunque existan los demonios imaginar que existen ángeles ¿y por que nó? si crecimos con una MUJER MÁGICA,
¡Escuchas! ¡Lucha de Gigantes! es una de mis canciones favoritas...
¡Libertango! de Piazzola es la tuya, te ví bailarla en el Teatro...
Run Run de Violeta Parra podría ser la canción de Aida... Estoy casi segura que esa era una de sus favoritas...

Amapola dijo...

Raphaela princesa de letras, por qué despedirse cuando el candor vertido está siempre a la espera de volver a sr quemado en prosa, en versos, en letras, en cantos...
Raphaela, reina de los teatros oscuros, princesa y maga de tantas fuerzas destiladas, hermana, hija de Poe, no decaigas, solo duerme, que el hastío no te cobre venganza, no lo permitas...que solo duerman tus letras mas no tus ímpetus.
Hubiera querido que leyeras mi Vendetta y las letras de Poe en ellas derramadas, solo las que volamos en sueños de opio las podemos ver, cuando puedas y tengas tiempo.
No decidas aún tu partida, ya que tus letras hablaran por si solas.
Un abrazo mi amiga, hermana y princesa.
Mi beso de opio

Jorge Andrés Gómez A. dijo...

El Fénix se levanta de las cenizas y vuelve al vuelo...todos los ángeles, dicen por ahí, tienen algo de él...Saludos Raphaela, donde sea que estes...
ESTEPARIO...

Ligeia dijo...

Mis músicos esqueléticos entonaban la partitura del TEATRO DE LAS SOMBRAS, y en sus primeros asientos una máscara creyó reconocerme... me invitó a danzar en medio del salón; al ver su mortaja salpicada de sangre ví los ojos de la muerte, el sonido de cadenas de los fantasmas fué arrancado y para mí era una hermosa melodía.

Las luces de las velas iban bajando su intensidad, uno a uno los asistentes siguieron cayendo como piezas de ajedrez, al morir la Princesa de los Laberintos eternos ¡Yo sería su Reina!... Todas las libélulas me envidiaban, seguían los contornos poco definidos de mi apuesto acompañante, seguí observando y ví más allá de lo impensable.
El mejor de los sabios a la espera de los efectos de la muerte la reconoce, yo ya conocía el terror y era exquisito, ¡en efecto! la grotezca máscara era su rostro sin atavíos ¡Era la muerte roja enmascarada!, y venía por mí... creía que moriría de espanto ¡Que ingenuo! la muerte tiene diversos rostros y con todos he tenido amoríos...
¡Princesa de los laberintos eternos!
¿Me dejas toda tu parentela circense? dejas caer el Telón de los arlequines sólo por que los hilos de un títeres te ha dado por distraída... ¡Raphaela de Alcatena! hija de Wim Wenders, ¡El Requiem de las sombras! ¡Es tuyo! ¡No nos debemos nada! quizás el estar enamoradas del mismo ángel...
Te dejo con amargura, con dolor, con ira, con letras irreconciliables por que en el fondo era a tí a quien amaba...
En un tiempo no muy lejano (dos o tres generaciones) fuí compañera en el trapecio de Raphaela en el Teatro de las Sombras, tétricos eran nuestro despertares sabiendo que nuestro acto eran sin red, tan cerca de la muerte... Las sombras eran tan envidiosas con estas dos ángeles, que al ver el secreto de ¡Volar con alas tan lúgubres! ¡Empezaron la cazería, un Indio del Imperio Precolombino te liberó de ese subyugo, Mientras que esta Amante de Poe, las libélulas trajeron para el duelo De las letras Exquisitas al Conde de la Conquista que devoró mi fino cuello... ¡Esa fué nuestra suerte! Las monedas de plata que fueron lanzadas al océano, comenzaron a dar un oleaje inesperado...
Una era un Ángel Rebelde y la otra la Princesa de los Actos Moribundos...

Nanael dijo...

Querida Raphaela, desde que entendí que te estabas despidiendo hace un par de historias atrás, nunca pude recuperarme del todo. ¡Qué personalidad tan especial!, ¡que textos más elaborados!, estás en otro estado literario no cabe duda, pero siempre reflejas algo de tu identidad en cada relato. He presenciado la envidia en tu contra, cómo los títeres se han alineado por algún motivo desconocido (seguro ni ellos lo saben), debe ser el precio que pagan las personas que tienen un toque divino especial como tu. Es triste la vida de un títere, tal vez él vale la pena, pero mietras el titiritero haga su trabajo, no mucho se puede hacer.
¿Cómo no haber podido conocerte más?, no quiero ser egoista pidiendo que no te vayas, tendrás tus razones, pero quiero que sepas que tu presencia virtual nos iluminó a todos, nos hizo soñar, nos hizo viajar, nos hizo sentir, y (hablo por el género) quizás enamorarnos de tí...
No dejaré de visitarte, aunque sea sólo para acariciar tu recuerdo.
Raphaela, cuando un títere sin rostro cruce tu camino, recuerda siempre una frase que debí leer en alguna parte "Deja que los perros ladren..."

Tejonegro dijo...

Desde Amapola llego a ti en este final y descubro, asombrado, un mundo genial, deslumbrante y, con él, te descubro a ti, creativa, maga de la palabra. Y te envidio.

Un beso.

Raphaela dijo...

Nanael...
Son cientos los ángeles sin armaduras, pero sin embargo algunos tienen por escudos sus letras, otros quizás sus danzas o la inventiva de sus infinitas obras de teatro...
¡Es una lástima que no me conocieras!...
Aveces los humanos dicen conocerse, se observan, se acarician pero no se reconocen,
al ver caer tu armadura ¿Viste un ángel muy cerca tuyo? Quizás estaba y no le reconociste por que al ver a tu pequeña hija maquillar sus mejillas, te repetías cada vez ¡Cómo se parece a su Madre!
Ella te reconoció primero (las mujeres son mucho más perspicaces), pero yo insisto en que después de un descuido inicial de tu parte, al verla supiste de inmediato que era ella...
¡Tan linda la pequeña! sin duda se parecía a su madre, pero más bella aún... Los ángeles no son mejores que los humanos, ni ellos como cuando son niños... ¡Qué lástima que no nos conociéramos!, por que Cassiel si era mi ángel, me dejó ciega, las sombras me envolvieron muy rapidamente con grandes voces que cubrí mis oídos con mi pelo enmarañado, mi epidermis se tiñó de rojo como mi propio corazón que se paralizaba de espanto, mis alas se inmovilizaban al ver como las miserias eran escritas en un gesto grotesco por un títere de poca monta, me defendiste de la gran mofa con tus alas desteñidas, pensé que sería Cassiel, pero después un arlequín de la Corte de Ligeia me susurró al oído ¡Ese ángel te ha abandonado!...
Las causas de su partida nunca fueron claras Nanael, sólo sé que me queda bien ¡La Princesa de los Actos Moribundos!...
Nanael ¡Estuviste en la Guerra de las Marejadas, ¡Te reconocí de inmediato! hubiese preferido que no presenciaras los hilos de plata que se enmarañaban en mis piernas delgadas, mis alas no tuvieron las fuerzas para salir de sus telas de arañas, distraída estaba pensando en un imposible... Gracias por cubrirme aún cuando no tuvieras tu armadura, aún cuando los otros ángeles te decían que alineados estaban los títeres, que mis arlequines estaban moribundos, que algunos de mis bufones habían desertado, o los que se hacían llamar sensatos, huído...
Te cedo mis alas, no me hacen falta en el infierno, que el cielo se abra es solo el clamor clandestino...

Princesa Dariak dijo...

GRACIAS, por pasar por el blog de mis padrinos, "Porquè tantas palabras", seguirè escribiendo mi historia, todavìa camuflada en hojas de neon, y a la mitad.
Me espera una batalla...
Quisiera que no dejaras de visitar mi casa, (me tomè el atrevimiento de copiar tu respuesta e insertarla en mi blog) Porque Raphaela dormirà, pero en sueños, con otro nombre ... quizàs renazca.
Mi blog: www.la-espada.blogspot.com
"La Espada que nace de la Luna"

Un abrazo muy fuerte desde este Buenos Aires neblinosamente nocturno.

Princesa Dariak.

Mariposa_de_agua dijo...

He quedado enmudecida...pensé que estaba leyendo una parte de una obra de famosos, es increible, que expresion mas rica en palabras, si es tu despedida, agradezco que me hayas visitado para saber que existes.Pero sé que no será la última..solo has terminado una de tus tantas obras que vendrán. Te aplaudo!!!:)
Un abrazo
Pia.

Anónimo dijo...

Señorita es a mí a quien usted debería dar clases de literatura, hace rato que me ha superado, recuerdo nuestras tardes admirando belleza, sus ojos perderse en alocadas letras de Ibir Gramberstad, diluirse en míseras hojas que para mí siempre serán Biblia, consumida en la exquisitez de una hojarasca que guardo minusiosamente para no perder sus páginas leídas, que le quiera creo que no soy la excepción a tantas súplicas, por verla despertar con un beso es el sueño de muchos, ansío acariciar su libro publicado, en dejar caer mis letras por que las suyas son todo un razonar para el lúcido y un despavilar para el loco, no cerraré este círculo de sus aciertos, pongo mis años de circo a sus pies, le abrazo como si fuera mi hija, y bendita mi suerte es que no lo sea, por que de oportunidades está hecha la historia de los poetas que aún sueñan con imposibles.

Georgie boy dijo...

Pequeña Raphaela, lamento no haber podido hacer nada por evitar tu partida, mi robot no tiene la delicadeza que tu mereces, aunque creo que tu partida era irremediable; quiero pensar que no es una partida, sino una evolución.
Mis felicitaciones por la gran complejidad y fuerza que fueron adquiriendo tus textos, por los comentarios seguro que a nadie dejaron indiferente (salvo a los que no quisieron leerlos por considerarlos muy largos, jaja! que idiotas).
Sabes que nunca dejaré de estar al lado tuyo, por si algo necesitas estés donde estés, ¿te acuerdas del final de "la Travesía por el laberinto" de Alcatena y Mazzitelli?; Jonathan, el poeta, aún después de salir del laberinto y cada vez que, luego de escribir sus aventuras en el laberinto fundamental, salía de las viejas tabernas que frecuentaba, podía asegurar que lo observaban un arlequín y un zorro..., ¿te acuerdas Raphaela?, los que te acompañamos en tu travesía, de una forma u otra siempre estamos contigo...

zombie dijo...

jeje, gracias por tu visita por mi humilde blog!
aunque gané yo, mucho más, al visitar el tuyo =)

saludos, ángel caído ;)

Raphaela dijo...

Si no fuera por Bestiario de Cortazar o Divertimento, creería que las palabras son sólo mitos...
¡Crónica de una muerte anunciada! susurraba García Márquez cuando tenía para sus años de solitario la inventiva de un pueblo llamado Macondo...
Huidobro y Neruda son sólo algunos de quienes se enamoraron de jovencitas aquellos años...
Soberbias literarias no profeso, usted lo sabe muy bien mi querido Maestro de la ópera...
El conde de Luxemburgo de Franz Lehar no es mi preferida como el Fantasma de la Ópera...
¡Señor! no es a mí a quien usted debería dar clases de vuelo, hace rato que los libros me han dejado ser libre, Gramberstad son sólo algunos de los ecos de muchas historias que leído por ocio, míserables hojas que las he vuelto mi vicio más exquisito.
Para mí siempre serán Biblias mis libros, algunos han sido regalos u otros me los he dejado con engaños y ahora me pertenecen...
No me despierte con un beso ¡No haga ni tal! no es mi deseo publicar un libro, sólo que mis letras me dejen en paz...
¡Razonar para el lúcido, despavilar para el loco! ¡No cerraré este círculo de sus aciertos! ¡USTED alza la voz! Y le escucho ¡No ponga sus años de circo a mis pies! No cometa sacrilegio..
Le abrazo como si fuera mi Padre, ¡Y bendita mi suerte es que no lo sea! Por que de oportunidades está hecha la historia de los poetas LOCOS que aún sueñan con imposibles...
SOÑAR ES GRATIS... ME LO DECÍA MI ABUELA...

Raphaela dijo...

Georgie...
Lamentas no haber podido hacer nada para evitar mi partida, sin embargo has quitado las piedras del camino para que pueda andar sin problemas con mi pies descalzos ahora que no poseo mis alas de Inti... Dices que tu robot no posee la delicadeza que yo merecía y sabías sin oráculos que mi partida era enminente; quieres convencerte que no es una partida, sino una evolución...
Piloto de Mazinger...
Tus eruditos matemáticos hicieron una mesa cuadrática invitando a Pitágoras el inventor de las Tablas de multiplicar y a Numérico el ladrón de la idea del álgebra, numerosos fueron los triángulos isósceles para solucionar tantas hipótesis por mi partida...
Mis sabios nunca fueron mejores orates como Fausto de Goethe... ¡Hidraúlico! Hace mucho piloto de Mazinger, poco después compañero de Ayato, fanático de Poe y Bierce MIS ESCRITORES FAVORITOS dices que cantas con Sol y Lluvia y Yes ¡Y mientes por que sólo los escuchas! Siempre has soñado estudiar las estrellas, tu Padre te guía y no lo sabe ¿Por que no se lo has dicho?...
Un tiempo entregaste rosas en el desierto y ahora dominas el Dragon Naciente de Rozan. Dices tener un ángel en tu departamento ¡Péro ver para creer... Dice esta Libélula!
¿Te acuerdas del final de "la Travesía por el laberinto" de Alcatena y Mazzitelli?; Jonathan, el poeta, aún después de salir del laberinto y cada vez que, luego de escribir sus aventuras en el laberinto fundamental, salía de las viejas tabernas que frecuentaba, podía asegurar que lo observaban un arlequín y un zorro..., ¿Te acuerdas Piloto? Como nuestros ahorros se iban comprando historietas y libros usados cuando éramos más chicos...
Conociste Aida, y la amaste, calmaste mis temores con una sonrisa, ahora me dejas ir a su encuentro sólo por que necesito un poco de sol en mi cabeza...
Ahora es tu momento Mazinger,
Ahora estaremos todos, si nos dejan entrar a todos...
Tienes que demostrar por que tu acto ha demorado en dar sus giros...
Despues de querer impresionarme con la parte ingeneril del cerro Paranal, y tu misterio de la ciudad de Alerce, donde teníamos que conocer sus partes hidráulicas,
Iré a ver algunas de tus clases, sólo para ver si eres tan bueno como dicen.
Deduzco que quieres que esté presente ese día, yo me encargaré de que estemos todos...
Me gusta tu caracter fuerte Mazinger, y que no te asustas con nada, ni huyes a la primera, estás por ahí con el caracter de Alexandra y eso es decir demasiado...
Que bueno que te despidieras.

Roxi dijo...

Asistí gustosa a tu apocalipsis literario.
Incas, demonios, Poe, sombras, Hemingway, desintegración, Icaro, ausencia del tiempo, todo reunido en una danza final.
¿Pero por qué te vas?
"Ningún escritor es bueno si no es terrible"
Sigue siendo terrible, y no te vayas!
Me gustó tu blog, aunque no me gustan las despedidas.
Y prefiero a los Mayas y sus vibraciones armónicas, aunque los Incas con sus laberintos sin ángulos rectos también hicieron lo suyo.
Sigue escribiendo!

Sir Hache dijo...

Hay ciertos ciclos que se tienen que cerrar...bien dices que es el “final” de Raphaela, mismo por lo menos en esta etapa que seguramente tu decidiste concientemente...Pero ten por seguro que cuando ese telón abra de nueva cuenta, estará de nuevo bajo la mirada agasajadora del publico.

Me enojo con mis propios demonios y ángeles por no haber tenido la oportunidad de conocerle y leerle mas y de mejor manera. Disfrutar en cada momento, tiempo y espacio preciso de esas letras impregnadas de locura y de oscuridad que me derriten...Es como la Kriptonita para superman...Lo mismo son las buenas letras para mi, una excitante y deliciosa perdición y muerte.

Saludos y esperare que el arrepentimiento le ilumine, y regrese pronto, renovada o como la misma. Digo, la esperanza muere al ultimo. Y ojala me frecuente, me encantaría ver impregnado de su esencia el rincón utopíano que he creado.

frabguistak dijo...

TE DESPERTARÉ CON UN BESO
Porque las ruinas se han levantado y el viento se ha puesto insolente el Quijote está cuerdo y tus arlequines pálidos se han ruborizados TODO ES UNA MISERIA desde el oriente al poniente se oye el mar tratando de buscar tus resquicios, uno de tus ángeles ha sido decapitado por no dar algunos nombres o algo que nos guíe a tus celestiales cenizas, los jarrones de las venus de la fertilidad lloran por tus letras y todos nos hemos convertidos en unos títeres de llagas abrasivas, los demonios GRITAN TU AUSENCIA no hay lucha de gigantes solo míseros poetas de segunda mano QUE BAJE LA IRA ¡QUE SE DESPIERTE EL ÁNGEL DE SU TUMBA! que soy un moribundo, que descienda el LOCO que Dostoievski es un idiota ¡que RAPHAELA también lo es por haberse dado su cuello! Letras negras dice Nosferatu ¡eres mi rival más fuerte! GRITA Ligeia Que te inmoles dice Gemónides YO SOLO LE IMPLORO A MIS DIOSES QUE TE SALVES.

Glauca dijo...

¿Cómo que despedirte?
¿Cómo que el fin de Raphaela?.
Te apareces por mi espacio, me dejas un comentario bellísimo, vemgo a conocer tus letras, tu maravillosa literatura y quedo demudada por ella.
Acaso una gran confusión entre los ángeles y demonios, el bien y el mal, el cielo y el infierno, las luces y las sombras son las causas de esta muerte que pugna por la resurrección misma.
Hay ¡tanto dolor! y a la vez tanto poder, tanto fuego que queda la esperanza de que todo no fenezca y que tras una transformación resucite.
A Raphaela le deseo una serena muerte y una pronta resurrección!!!
Un abrazo.

alexandra dijo...

Fuí a ver en las alturas
como los humanos eran capaces de llorar... Ví ángeles de piedras mientras mis piruetas no eran tan afinadas como decía mi maestra de Danza al ver mi espalda en corvatura, seguía en busca de Aida le llevaba flores, estaba medio perdida los cementerios son enormes.
¡Raphaela tendrás que despertar! aunque no quieras por que fuí en busca de Aida y hablamos intensamente de Ignacia,
le llevé flores pero no precisamente sus favoritas le comenté de tus alas de Inti y ví tus letras reflejadas en el mármol.
El sol se dejó ver por un largo rato entonces lloré por tu risa, entonces lloré por tus letras por ver inmortalizado una frase para su recordatorio, entonces lloré por Aida, entonces lloré por mí...


Aida, no es de Verdi, es del sol, nació en otro lugar de no sé dónde, pero era inexorable su caida en el desierto. Cuando llegó quiso ser mi abuela, mi madre y mi mejor amiga y esa era nuestra trilogía...
la Madre del Tamarugal nesecitaba de literatos y músicos norteños y Aída, que no es de Verdi, quería morir en el desierto...
Me llené de ira y de sombras desérticas, pensé en su cortejo, charangos y flautas dulces, pero eso nunca pasó, fue en un hospital sóla y conmigo...
Sólo los ángeles se apiadaron de mi dolor, (un espíritu ganaban) y me dieron a elegir... Pero yo no pedí nada.
La tumba para Aida no tenía nombre, ni menos una frase o un memorial, era de mi responsabilidad llenar sus espacios. ¡Inmortalizar! eso quería y en un momento, al pie de su tumba oré y se hizo el milagro...
¡Darles mis alas! y por qué no... ¡ella las había creado para mí!, ese era el plan de Dios, sólo que yo lo había olvidado...

Raphaela no lo había leído esto es simplemente hermoso.

Georgie boy dijo...

este verano, piloteé mi robot a las alturas del desierto, me costó pero llegué a ver al abuelo Leonel, que con su paciencia infinita me esperó hasta que llegué a su lado, le agradecí lo que me dió, como siempre me esperó y me comprendió que no pudiera subir hasta él, lo miré desde abajo y le agradecí todo lo que hizo por mi, después viajé hasta Aida, eso si que fue una travesía por lo desconocido, pero algo me guió y llegué impensadamente a su lugar, pude darle las gracias por cuidar a mi hija y en medio del triste día que me tocó, sentí la felicidad de estar con ella, volví con energías renovadas. A pesar de que no tenía más que hacer en el norte Aida y Leonel me llenaron de energía para seguir, ahora cada vez que necesite ayuda no dudaré en ir a verlos, seguro que siempre estarán ayudándome...
en el camino zigzagueante siempre me acuedo de ti Raphaela, te acuerdas que te envié un mensaje es ese momento?...

Georgie boy dijo...

Saludos a Alexandra y a Gran Piscolero de mi parte, mis respetos para él...

Raphaela dijo...

Alexandra...
Nos apoyábamos en las alturas de estatuas de ángeles gigantezcas...
No quise ver como los humanos malditamente eran puestos en mis brazos a la hora de su muerte, verles cerrar sus ojos en cosa de segundos, hacerles retroceder en años y ver sus errores era un acto barbario para dos alas inocentes... Desaté mi armadura y me rebelé con mi creador, motivo suficiente para descender a las mareas rojas y saborear la sal del mar azul en tempestades emisarias.
Ver morir Aida fué una de mis misiones y fué ahí donde arranqué mis alas y mis plumas oscurecieron...
Mi vuelo sobre Berlin fué abrupto, descendí sobre la puerta de Brandemburgo, me esperaba Cassiel con una sonrisa, sus alas cuidarían mi armadura y por un momento me antepuse a los hechos y en las olas visualicé mi muerte... Fuimos juntos a ver en las alturas como los humanos eran capaces de llorar... tuve vértigos al ver el abismo en nuestras frentes...
La humanidad había sido indolente, tuve que estar en exilios no deseados, inmovilizar mis alas y endulzar mis oraciones mientras algún humano, en el momento de su partida, me reconocía... sabía que los condenados a muerte irremediablemente morirían y es así como sucedió en distintas generaciones. Nuestras alas se entregaban al dolor continuamente, mi locura se evidenciaba por la desilusión de los humanos... Y aprendí a tener odios... Ver las guerras me hizo reconocer sus codicias, ver a los asesinos, verles el rostro, seguirles la pista para sólo observarles, sin poder interferir ¡maldecí ser un ángel! y tuve adeptos...
Me alegra que vieras Aida, que pronunciaras mi nombre ¡Que vieras mi letras en el mármol! las hice a pulso, mis manos asemejaban garfios... No era casual que leyese algunos de sus textos con dolor en mi frente, nuestra familia es de artistas tu sabes como eso dignifica nuestro trabajo...
Fuí a ver en las alturas
como los humanos eran capaces de llorar... Ví ángeles de piedras mientras mis piruetas no eran tan afinadas como decía mi maestra de Danza al ver mi espalda en corvatura... Te pareces a Aida tienes su carácter y el Piloto también le extraña...
Y yo a tí Alexandra...

algenib dijo...

No, no puede ser. Te sigo desde hace tiempo siempre callado, pero me vas a obligar a actuar. Antes de que espires un último aliento, por favor, dirige tu mirada hacia el cielo, que seguro que anda despoblado de nubes, y contempla en la constelación de Pegaso cómo una de sus estrellas está deslumbrando una luz descomunal, tan azul como los mares de la Tierra alumbrados por el sol. Y siente, siente esa luz. Si no conoces mi constelación no te preocupes, tu mirada te guiará hacia un auténtico fuego celestial y tu mente cambiará de estado para prepararte. Una vez que me hayas visto caerás al suelo, te relajarás, dormirás plácidamente al tiempo que los demonios descansarán sabedores de la muerte de Raphaela. Después y haciendo un juicio equívoco te despertarás sin saber cómo llegaste hasta un mundo del que ni siquiera habías oído hablar. Te conduciré hasta el conocimiento. Y tus pensamientos cambiarán.

Pero ese tan sólo será uno de los caminos que podrás escoger. Así que, si eliges el que tienes pensado, ¿qué habría que hacer para seguir tu huella literaria? Espero una respuesta, la fuerte voz de bajar a los infiernos a rescatarte queda demasiado varonil para un ser con tanta fuerza. Aplaca el dolor, desnuda tu sentimiento y elige el camino correcto porque todos queremos que Raphaela se quede hoy y siempre en este mundo, no en otro.
Siéntelo. Siente esa luz.

la granjEra dijo...

que buana cancion!
linda linda

gracias por tu visita
saludOs

carmEn

¿adivina? dijo...

Amiguis
hermosas son sus palabras,
la guerra era de esperarse entre ángeles y los demonios después de todo la envidia de otros era la palabra clave, despues de la lluvia sale el sol.
Y tú LLEGARÁS CON EL INVIERNO...
Y espero que este fin de semana no llueva, la extraño amiguita hermosa, usted para mí es y será esa ángel llamada Raphaela siempre. cuando me contó de su pagina (por cierto bastante tarde)sabía que eras tú bajo unas plumas muy coquetas, Tu cabellos rubios, la fotografía ¡ESA ES MI AMIGUIS!
Te conozco como nadie, y sé de tu amor y tus deseos locos de volar. iba contigo a tus muestras de arte y ví como eras la envidia de tus compañeros, todo ellos varones...
¿te conté alguna vez que me gustaba uno de tu círculo literario? ¡pajarona guachis! era muy exquisito...
Siempre has sido coquetona, te conozco como la palma de mi mano, en el fondo la dos siempre fuimos yuntas, contigo era con quien mis carretes eran eternos, te quiero amiga, desde siempre o casi siempre (recuerda que la primera vez, cuando te ví tan cuica,rubia, bonita y más encima simpaticona me caiste mal) pero al conocerte solo era femeneidad y te transformaste en la mejor amiga de esta rota,
Te espero con la lluvia, RUCIA HERMOSA que la vida es una para que la disfrutemos juntas como siempre, como la vida misma ¡poh socia!

Leopoldo Yerbabuena dijo...

Pues de mí ni te acordaste...

ElCortaVenas dijo...

¿Qué?
¿Irte así?

....


En fin, he de confesar que al leer tu blog a veces me pteguntaba si no leía una especie de apocalipsis. Se te extrañará.

Saludos...

Raphaela dijo...

Entre Alexandra, mi Profe, Frabguistak y tú, siempre tengo que estar adivinando, pero a cada uno lo reconozco de inmediato...
¿Que alguna vez te gustó uno de mis compañeros del círculo literario? Eso sí que era un misterio para mis alas, con razón que me querías acompañar siempre, no era la lectura, ni arte ¡¡Pillina!! ahora termino el puzle...
¡Feliz cumpleaños Paulina!
¡Espérame con la lluvia!

algenib dijo...

Ciertamente la sencillez es poderosa precisamente porque es una cualidad que puede llegar a ser palpable en cualquier ser, ya sea dios, humano, ángel o demonio, animal o vegetal, fuerza temporal o atemporal. Y la soberbia siempre queda patente en la Desilusión Mortífera, que tiene que cesar de campar por estos lares. Tu pulso está ganando terreno, ahora está en mi mundo ¿recuerdas? Aún es difícil de comprender, pero pronto te darás cuenta de que la luz te acompaña, te sigue, reblandece el camino que andas porque ya casi lo conoces. El libre albedrío es sólo un estado por el que pasar para comprender que no es bueno ni lo blanco ni lo negro. Ni la tiniebla ni la tempestad en realidad son peligrosas, y la oscuridad deja de ser oscura en cuanto aplicamos nuestro poder: la luz. Incluso ese blanco del que se vanaglorian miles de ángeles deja de serlo bajo el poder de la luz. Hoy emergerás de un color blanco-azulado con cuerpo, ánimos y mente distintos. No necesitarás oraciones, no te preguntarás más por qué no puede tu padre interferir en esta batalla, y te diré una cosa: tu padre se equivocó al mandarte al exilio por hereje. Tú no cometiste ninguna herejía, y aquello de lo que se guarda él también lo cometió. Y no es ni tiene que ser un problema, sino una cuestión de planteamiento, entendimiento y distancia de la que ya hablaremos en otro momento. Ahora, despacio, recupérate. Olvídate de esos arlequines por ahora y de tu biblioteca, no importa que tus guardianes cedan, porque como tú dices ahora el requiem de las sombras JAMÁS pasará por aquí, y esa es la diferencia. Y los milagros existen. Duerme y descansa, que tiempo ha de pasar y virar hasta que estés preparada y adquieras tu nuevo poder. Yo te mostraré la luz.

bohemiamar dijo...

¿Cómo...ahora que llego y te vas?

Descansa y vuelve, escribes muy bién. Gracias por tus bellas palabras en mi post anterior.

Un abrazo.

bohemiamar.

Raphaela dijo...

Algenib...
Has hecho que despierte por algunos segundos... Los ángeles caídos habían puesto en mi cabeza una hermosa corona diseñada por los hijos adormecidos de la intelectualidad de Fausto...
Sólo con la muerte he visto más imágenes de Dios, buscando la forma de aminorar mi tristeza ahora ante mis ojos expuesta de manera miserable... Has hecho que por débiles segundos cruzara el umbral esculpido de mármol macizo e idólatra construído por los idiotas, desafiando el conocimiento habitual de las mentes débiles...
Sentía como mis libros en invierno no eran de espanto vivo, ni menos de letras fastuosas, mi alma estaba despierta y mis articulaciones en rigidez absoluta, mis labios estaban contraídos, cesando mis pulsaciones débiles...
No estaba dormida del todo debo admitir, estaba a la espera para ver a Oberón, al zorro y al arlequín de mis laberintos perdidos, pues mi maestro busca a Beatriz en las enmediaciones de la muerte hecha un cero hasta llegar al infinito...
Alcatena estaba como espía gárgola debajo de mi tunba creando los bosquejos de mis comics en maquetas transparentes para ver cuál imbéciles pueden llegar a ser los Príncipes por temor al ridículo...
Mazzitelli danzaba al compás del viento norte a la espera de mi viaje en dos días, el sol cae y ya no tengo sueño, no dejaré que jamás alguien ponga vendas en los ojos de mis seres queridos... ¡Estoy fuerte! por que la lucha de Titanes me ha hecho merecedora de la lid de los Gigantes...
Alguien dice que hay un ángel para cada ingrato...
sólo que yo lo había olvidado...

algenib dijo...

La tristeza y la espera de nuestro ocaso no justifican que no despiertes o que no quieras despertar. Tienes poder y lo que te falta es fuerza, y la fuerza ya la recuperarás más adelante cuando estés preparada y todo tu poder haya retornado a su lugar... Todo lo que sentiste al oír mis palabras desde la oscuridad sinérgica fue algo sincero, pero has de escucharlas para acelerar el proceso y sentirte mejor. Todo se trata de recuperarte, de despertar, de levantarte y sobre todo y de lo que más temes: de no volver a caer. Parar no debe estar entre tus planes, Hellequin husmea y hace suyo todo cuanto quiere, y ahora no te me vengas abajo. Debes agrandar tus laberintos para protegerte, confeccionar más, denfenderte y atacar y por supuesto prevalecer. Y si dices que estás fuerte demuéstralo en buena lid, y sé siempre ecuánime. Yo sólo soy un guía en un mundo de sueños. Puedo conocer y desconocer todo pero también puedo hacerlo y deshacerlo. No aclamo a la prudencia ni avasallo a la soberbia. La razón me guía. No te diré más porque la suerte está echada. Sigue la luz.

Rodrigo dijo...

veo que te has ido al cielo mi angelito, que lastima, y yo que queria conocer su piel y sus alas.

Spoiled Princess dijo...

me ha encantado este texto muy profundo e interesante

Edge dijo...

Acabo de llegar y me encuentro con esto.

Te juro que me dio pena.

No te vayas!

NOOOOOOOOOOOO!

Snif....

SalU2
T.

Ave Fénix™ dijo...

Ojala regresaras, me daria mucho gusto hermosa volver a leerte, no te nos pierdas :)

frabgistak dijo...

Vine a ver a mi ángel que dulcemente amo en los silencios prolongados, que quieres que haga Raphaela para que me vuelva humano, si me corazón no dá latido alguno y mis deseos por ver tus alas en mis espacios siguen intactos como el primer día que tu alma pronunció la palabra desesperanza...

algenib dijo...

Nada más y nada menos que fueron cuatro los pasos atrás que dió la sombra blanca y transparente de Ninómade al ver una luz azul personificada frente a él. Con una amalgama en su gesto de admiración y sorpresa, de miedo e incredulidad y de sarcástica dulzura, entonó un saludo y con una reverencia dibujó en el aire la bienvenida.

-Vengo a hacerte una pregunta, Ninómade. He visto tus movimientos, sé lo que haces, sé lo que hacen, cualquier cosa que estés pensando ya la he podido saber. Pero...

-No es verdad que haya un ángel para cada ingrato, por aquí han pasado simples mortales, ángeles y demonios, pero da la casualidad de que nunca han llegado auras como el suyo. ¿Quién es usted?

-Lo sabrás en su momento. Como te iba diciendo, necesito saber de los encuentros entre Raphaela y Ligeia fuera del teatro de las sombras... y tú me vas a ayudar.

-No puedo ayudarte. ¿Qué quieres de mí? Vivo en mi faro envuelto en las sombras de la ira, de la venganza y de las lágrimas, en uno de los lugares más lúgubres del planeta, en un castigo innato con flores de oscuridad y noche...

Con un solo movimiento la voz del fantasma se interrumpió para atacarle el espanto. La luz de su inesperado invitado había sobresalido los límites de su morada y comenzaron a temblar los cimientos de la extremadamente vetusta construcción. Poco a poco llegó la calma y a la par que el hedor crecía en la sombra blanquecina sus ojos acortaban su exaltación.

-Llevo poco tiempo en este mundo y de ahí que no sepa qué ocurrió, pero como te decía antes me vas a ayudar.

Y Ninómade atemorizado en un primer momento y vacilando, contestó de pleno con serenidad.

-Se han encontrado muchas veces, Raphaela se encarga de custodiar la bienaventuranza de los moribundos mortales mientras que Ligeia crea el deseo y el éxtasis celestial en sus vidas para darles muerte, y en realidad sus misiones están relacionadas porque en el fondo no se llevan demasiado, la una es rubia ¡odio las rubias! La otra es morena con ojos negros perceptiblemente endemoniados, son hijas caídas de uno de los dioses contemporáneos, que yo sepa. Cuando mires sus ojos te darás cuenta de que son iguales, su forma de mirar y expresar, sus gestos, sus hazañas, porque ¡son hermanas!

-¡Hermanas! No puede ser...

Sin despedirse marchó hacia la cúpula celeste teñida de negro una trepidante luz a una velocidad sobrenatural. Ninómade reía, reía de impotencia, sabiendo que por uno o por otras sería más y más castigado hasta ni sabía dónde. "Más vale malo conocido que bueno por conocer" -reía, reía.

Raphaela dijo...

Ninómade estaba loco...
En su Castillo del Nosferatu tenía mi alma sólo para castigar a lo que denominaría amor, era indolente, gruñón y en su sueños estaba el ángel... Gemí al ver a mis arlequines moribundos, al ver la perversidad y su gran mofa, sé bien quienes son mis verdugos y Dios ¡cómo les amaba!... Mi corazón empezó a desprenderse de la piel... Alguien habló de suicidio...
Hemingway discutía con Maupassant sobre la dosis, ¡una sobredosis! agregó Quiroga...
¿Por qué Padre? ¿No querías que dos almas tan esqueléticas, fueran tan compatibles?... ¡La guerra ha comenzado!... Y aún estoy desencantada por la desilusión humana... Me disuelvo en el veneno ¡y tú! te empeñaste en verme distinta, no sabes acaso que Alexandra le teme a los infiernos... Si aún me amas, ¿porqué dejas que el legado de Aída, la escribana, engendre a los falsos poetas cubrir mi cruz?, ¿acaso no ves mi mejilla?
¡Este es el fin de la travesía por el laberinto!
... ¡Alcatena! ¡Mazitelli! ¡Temo por el ángel que es humano! ¡Protéjanlo! Que en las noches negras, cuando acaricie mi nombre, no reconozca haberme dejado en la oscuridad…

¡Cassiel! ¡Dime!, ¡háblame!, ¿porqué me dejas así?... Mis demonios comen de mi mente, me atemorizan... ¡Berlín!... tuve vértigos al ver el abismo en nuestras frentes...
¡Alexandra! ¡Aída! Tres monedas de barro...
Ligeia ¡Y su Teatro de las Sombras!... Su séptimo cuervo de oficio…
Atormentada lancé tres monedas, arrojé las vendas de mis ojos y ví el peor de los escenarios, reconocí el rostro de la maldad y le abofeteé la cara...
... Una moneda de barro...
-¡No vayas es una muerte segura!-
¡Sólo es una herida Fedor!
(El ángel de la victoria lee a Raphaela y extrae la última página de su libro).
... Dos monedas de barro...
¡Esta es una de mis obras!...
¡Y hago lo que me plazca!
Los ángeles amortajados fueron levantados por mi orden, mis santos empuñaban sus espadas, los ángeles caídos tienen de escudo mis letras... saborean mis prosas ¡Silencio!
¡La Guerra ha comenzado!

Y Ninómade atemorizado en un primer momento y vacilando, contestó de pleno con serenidad.

-Se han encontrado muchas veces, Raphaela se encarga de custodiar la bienaventuranza de los moribundos mortales mientras que Ligeia crea el deseo y el éxtasis celestial en sus vidas para darles muerte, y en realidad sus misiones están relacionadas porque en el fondo no se llevan demasiado, la una es rubia ¡odio las rubias! La otra es morena con ojos negros perceptiblemente endemoniados, son hijas caídas de uno de los dioses contemporáneos, que yo sepa. Cuando mires sus ojos te darás cuenta de que son iguales, su forma de mirar y expresar, sus gestos, sus hazañas, porque ¡son hermanas!

-¡Hermanas! No puede ser...

Ninómade era Cassiel ¿Hermanos?....
No puede ser... Son la misma persona insiste Raphaela, mientras Ligeia ríe, ríe...

alexandra dijo...

Ninómade y Cassiel son hermanos...
¡Vá! no tenía idea, Raphaela ¡no sabía que Ligeia era nuestra hermana!, sin embargo su talento la hace digna de nuestra cofradía, pero no le digas lo cuica que es nuestra Madre se espantaría, háblale de Aida la escribana y dile que yo quiero estar en el teatro de las sombras ¡No! mejor se lo comunico yo esa Princesita ¡no! mejor tú es que me dá un poquito de miedo, es muy ingeniosa y podría parecer una tonta si soy muy tiesa en la danza o si soy tan lenta en el trapecio...
Raphaela vine por que tenía la impresión que volverías a escribir... Veo que eres obstinada
Que bueno que vinieras a visitar el Teatro ¿Viste la próxima obra en cartelera?...

Raphaela dijo...

He visto tu raíz Alexandra, tu inventiva, dá giros acelerados...
Sentí tus aplausos como si fueran los míos... Creo que el Principito aprovechó la migración de una bandada de pájaros silvestres para su evasión... Saint Exupery sabía perfectamente el lenguaje de los hipócritas, sabía que los humanos miran sin ver, que es mucho más complejo que las obras del paganismo... Las personas se observan pero no se reconocen y vulgares son sus mejillas al autodenominarse santas. Él francés sabía cual transparente puede ser un alma desprovista de lo cotidiano, que aún sueña con estrellas y no reconoce el amor aún cuanto está tan cerca... Para eso busca incansablente en planetas contiguos las características sicólogicas de cada ser humano...
¡Por qué huyes! ¿Es que has hecho algo malo? se preguntaba el ángel... ¡Si tu planeta es más pequeño que tú!...

El Principito tenía sobre las cosas serías ideas muy adversas del maldito ideal de las personas Mayores...
Yo -dijo aún- tengo una flor, que aunque trato de desconectarme de sus espinas, cambiar mis códigos... ¡La recuerdo todos los días! Pero me ha enloquecido... Poseo tres volcanes a los deshollino todas las semanas, pues también me ocupo del que está extinguido, ¡Nunca se sabe lo puede ocurrir!... Increpando al hombre circunspecto que contaba las estrellas...
-Para mí hubieses sido...
¡No me mires con!... ¡Soy un ángel caído!...

El hombre de negocios abrió la boca pero no encontró la respuesta-
El Principito abandonó ese planeta...

Aquella noche el que vestía de traje de corte francés me cogió la mano parecía que moría, mis alas le contemplaron con resentimiento¡Ira! Ya mis oraciones no eran dulces
-¿Comprendes? Es demasiado lejos y no puedo llevar este cuerpo que pesa demasiado...
Continué en silencio... Mis alas se vestían de odio.
-Será como una huída, la gente suele abandonarse...
El principito tenía sus ojos llenos de lágrimas...
-Yo miraré las estrellas. Todos serán pozos con roldana quejumbrosas. Todas las estrellas me darán de beber.
Yo enmudecí presa del pánico...
-Será tan divertido tu tendrás quinientos millones de alas y yo quinientos millones de fuentes...
El Principito lloraba, y mi piel se desprendía como pétalos de flor...
-Es allí, déjame ir solo...
-Mi flor... Soy responsable...¡Y ella es débil! sólo posee cuatro espinas para defenderse...
-Ahí está... ¿Acaso eres tú?...
Ví que tenía cuatro espinas inscrustadas en mi cuerpo...

Un relámpago amarillo color oro centelleó en su tobillo. Quedó un instante inmóvil, sin exhalar grito alguno. Luego cayó lentamente como cae un árbol, sin hacer menor ruido a causa de la arena...
Aún tengo la cicatriz en mi pierna izquierda, era como si me la hubiera regalado, en algún instante ¡La tobillera de oro! ¡Sólo que no lo recuerdo!...

alexandra dijo...

El sexto planeta era diez veces más grande que mi cuerpo, estaba habitado por Aida que escribía grandes libros...
-¡Anda, una escritora!- Exclamó cuando le divisó el Principito.
Este se sentó en la arena tomó uno de sus libros.
-¿De dónde vienes tú?- preguntó la escritora.
-¿Qué libro es ese tan grande?
-Preguntó a su vez el Principito-
-Soy escritora- Dijo Aida-
-¿Y que es un escritor?
-Es un sabio que sabe donde están las palabras, las idea con una pluma y escribe con su corazón aunque su pulso sea débil...
- Es muy interesante -Dijo el Principito- ¡Es un verdadero oficio!
-¿Has visto un ángel?...
¡Sí, escritora! no poseía alas, me dió su alma...
Me dijo que me amaba o algo parecido... Yo le dí mi cicatriz y burlas cuando ella quería sólo cuidar mi capa de los ignorantes... Me dijo que era vanidosa, que su pelo enmarañado podría acariciar en mi almohada, me obsequió Quinientos millones de salivas, quinientos millones de estrellas que habitan en mi planeta como una quejumbrosa roldana...
Me habló de tí...
-¿Sabes por que no viste sus alas amarillas? me las dió cuando quise acariciar la estrella más lejana... Ella no quería que cediera por cansancio, pero mi tinta era débil como su corazón ahora...
El Principito comprendió perfectamente cual era su flor vanidosa...
No tenía que esperar por un amor libre, sabía cuantas espinas tenía en su cuerpo delgado...

Raphaela el cielo se viste de tu literatura y mis danzas comienzan a fortalecer mi raíz, te dí este libro en miniatura, Aida sabía que cada una es distinta a la otra
¡Que vida más interesante!
Gracias por cuidar mis giros y hacer que mis danzas esten en órbita...

algenib dijo...

Y desde las alturas extraterrestres se podía contemplar cómo se lidiaban batallas entre ellos sin cesar, por esto, por aquello, siguiendo criterios difíciles de juzgar desde mi posición. Luchas individuales, en grupos o incluso en manadas de los unos mientras se preparaban conscientes los otros. De vez en cuando bajaba y me acercaba con el fin de llegar al conocimiento. Sus ritos les intoxicaban, sus esferas o centros del poder les enfrentaban y ellos mismos, como si un cruel prestigitador les hubiera tocado con su varita, se mataban de las formas más inesperadas. La muerte no era el fin de sus hazañas sino el dolor de sus enemigos. Poco importaba del lado del que uno estuviera, tarde o temprano le llegaría su hora. Entretanto ayer visité a lady Ligeia sin que ésta me apercibiera, lo mismo que a los príncipes de las tinieblas Mordad, Segef, Lahatiel, Raziel, Uriel, Ziel y a uno de los reyes de las profundidades, Azael. Les observaba para comprobar su fuerza y me sorprendió que alguno de ellos era demasiado poderoso para ser real; incluso llegaron a detectar mi presencia cercana sin mucho esfuerzo, lo cual aceleró mi marcha de su reino. Por otro lado comprobé igualmente el escaso grado de raciocionio del otro bando al escudriñar los huecos más escondidos del planeta: allí se llevaban a cabo las ejecuciones más impropias y ocultas de castigo de los ángeles. Conocí a Miguel, Gabriel y Damiel por un lado, haciendo uso de una fuerza desmedida. En sus actos vi el horror y descubrí que debajo del día también se escondían tempestades disfrazadas de buenas obras. Por otro lado y más de continuo seguí los pasos a Cassiel, denostado y nauseabundo, perdiendo el juicio y vagando por Berlín. Parece que el espíritu del cielo le había metamorfoseado, su sed de ser humano le llevó a un estado deplorable, el amor no le respaldó a la hora de vencer a lo que él llamaba la realidad. La confusión y el raciocionio conversaron con él mientras lo escuchaba todo.

-¡No puedes ser mortal, el amor no es para los ángeles! Olvidarás a Raphaela y concluirás tu misión. La soledad y las lágrimas darán paso a la justicia y al recto camino. Traigo un mensaje de tu señor -le dijo Baruch, maestro del árbol de la vida, mientras le abría el puño y se lo cerraba al dejarle un sobre.

Cassiel tenía la mirada perdida. No le observó nada, quizá no entendiera nada, o quizá no supiera ni quién le hablaba. Se hayaba inmerso en un misterioso estado insalubre, quizá hechizado, desvitalizado. Sus ganas de vivir eran escasas. Baruch voló y Thagrinus antes de hacerlo soltó su monólogo hacia quien consideraba la justicia.

-Escúchame bien, por favor. La próxima vez que entres en mis aposentos y bebas de mi confusión te mataré. Sabes quién puede ayudarte, yo no -y sin más dilación se perdió por el cielo mientras Cassiel no se había ni percatado de su partida.

Tras un largo rato en el que me acerqué más y más hasta él sin que quisiera verme, se le cayó el sobre y su cuerpo rodó por el suelo. Durmió. Poco a poco todo empezaba a encajar y comenzaba a comprender el porqué de su situación. Me faltaba ver en qué estado se encontraba Raphaela tras su paso por el teatro de las sombras. Escuché a alguien cercano hablar de suicidio... y me sumergí en los laberintos de Alcatena y Mazzitelli. No me costó demasiado encontrarla.

Coralya dijo...

Porque te fuiste???, tus letras nos llenaban, vuelve porfis, porfis, porfis.

Un besito,

Coralya

Raphaela dijo...

...Y desde las alturas podía contemplar cómo se lideaban batallas sin cesar, por esto, por aquello, siguiendo criterios difíciles de juzgar, excepto para Pércibal, mi leal arlequin en mi sueño reparador...
¡Luchas de Gigantes!... Individuales, en grupos o incluso en manadas de lobos esteparios... Los unos mientras se preparaban conscientes los otros...
De vez en cuando descendía y me acercaba a tu ventana, con el fin de llegar al conocimiento que profesas...
Los ritos son necesarios... Mis libros, mis esferas o centros del poder les enfrento y ellos mismos, como si un cruel ángel me hubiera tocado con sus alas, me matan de las formas más inesperadas... La muerte no es el fin de mis hazañas sino el dolor de mis enemigos... ¿O el amor?... Poco importa a estas alturas del lado en que me encuentro ahora, si es a la diestra o siniestra de mi Padre... Tarde o temprano las cosas caen como una manzana ¡Entretanto no vayas donde Ligeia! Podría ser una trampa para tu alma noble... Lo mismo que a sus Príncipes de las Tinieblas Mordad, Segef, Lahatiel, Raziel, Uriel, Ziel... Ayer reyes de las profundidades, hoy sólo niños pequeños...
Comprobarás su fuerza y te sorprenderás que algunos de sus cuervos, demasiados poderosos para ser reales... Verás el Teatro de las Sombras edificado por mis laberintos de piedra. Verás con tus ojos el escaso grado de raciocionio de sus gárgolas al escudriñar los pantanos de la locura... allí se llevan a cabo las ejecuciones más impropias y ocultas de castigo de los ángeles... Verás a Demian por un lado, a Sincler por el otro y a Oberon su polichinela del Teatro del absurdo, queriendo devorar a mi amado Percibal mi arlequin más cuerdo... Tratando de desgustar su cuello haciendo uso de su fuerza desmedida. En sus actos verás el horror y descubriras que debajo del día también se esconden tempestades disfrazadas para hacerme padecer... Por otro lado y más de continuo Percibal me ha comunicado que le sigues los pasos a Cassiel, le has visto esquivo con un diario entre sus manos, una pequeña bitácora de apuntes donde solo escribe mi nombre y a la vez huye perdiendo el juicio... Vagando por Berlín. Parece que el espíritu del cielo le ha metamorfoseado, su sed de ser humano le llevó a un estado deplorable, el amor no le respaldó a la hora de vencer a lo que él llamaba la realidad. La confusión y el raciocionio conversaron con él mientras lo escuchaba todo...
Y yo también enloquecí al ver que su corazón se desprendía de su tejido, vistiendo el dolor en vez de piel...

-¡No puedes ser mortal, el amor no es para los ángeles! Olvidarás a Raphaela y concluirás tu misión... La soledad y las lágrimas darán paso a la justicia y al recto camino.
-¡No sean herejes! ¡Le contaré todo a tu Padre! ¡Es pecado! ¡No ves que estas muerta! hablaba la bruja, vistiendose de hada para que nadie le descubriese bajo la calamidad que ella misma había presajiado...
-Traigo un mensaje de tu señor para el ángel de las lágrimas..
-Le dijo Baruch, maestro del árbol de la vida, mientras le abría el puño y se lo cerraba al dejarle un sobre sellado... Yo observaba Algenib detrás de Dostoievski, el escribano... Cassiel tenía la mirada perdida. Se hayaba inmerso en un misterioso estado insalubre, quizás hechizado, desvitalizado, quizás enamorado sin darse cuenta. Sus ganas de vivir eran escasas. Baruch voló y Thagrinus antes de hacerlo soltó su monólogo hacia quien consideraba la justicia y la hacía prevalecer...

-¡Escúchame bien, por favor!. La próxima vez que entres en mis aposentos y bebas de mi confusión ¡Te mataré!. ¿Sabes quién puede ayudarte? ¡yo no!- y sin más prolongación, el abandono se hizo presente en nuestras cabezas...

Tras un largo rato en el que me acerqué más y más hasta tu ventana, algo cayó de tu abrigo Algenib... Poco a poco todo empezaba a encajar y comenzaba a comprender... Me faltaba ver en qué estado se encontraba el Poeta tras su paso por el Teatro de las Sombras...
Ojalá no hubiese ido al fatídico encuentro... Escuché a alguien cercano hablar de luces y miradas... Me sumergí en sus dominios... Sabía perfectamente donde encontrarle....

algenib dijo...

No me costó demasiado encontrarla porque ella me encontró a mí. Así me lo hizo saber un viejo, mórbido y espiritado arlequín de Raphaela llamado Percibal al que misteriosamente indultó la temible Ligeia. Le interrogué hasta dejarle en estasis para ver si decía realmente la verdad y un escalofrío recorrió mi cuerpo entero al creerle: sería posible que hubiera un ser en este mundo con más poder que los reyes del cielo y de los infiernos, ¡un ser que me haya observado a mí sin que lo haya visto! No podía ser. Mi razón quería actuar desde lo que conocemos, ¡son seres terrestres y no pueden tener el poder de la luz! Una esquirla de cristal me dibujó el miedo teñido de negro: ¡me habían avisado ya de la mordaz Ligeia! ¡Estaba cayendo en su teatro de las sombras! ¿Me había vuelto mortal? No, no puede ser, cerraba los ojos para mis adentros intentando encontrarme y pensando en que nunca me habían asaltado dudas desde mi posición. Cerraba los ojos hasta que, sin saberlo, no podía abrirlos, y comencé un terrible viaje hacia el teatro de los bufones y polichinelas custodiado por siete poderosas aves negras que dibujaban entre sí con hilos de luces imperceptibles a los humanos un flamante corazón púrpura. En su centro y de la nada sobresalió la más bella aparición terrestre, un ser de dimensiones perfectas y delicados gestos, de encajes negros y vivaces, sensuales, trasparentes, llenos de energía vital, de labios rojos y aterciopelados, de gran mirada negra absorbente, sus manos me envolvieron y repentinamente yacía sobre mí acariciando mi cuerpo con una ternura sobrehumana y un tacto desmedido que proclamaba paz y deseo. Tras besarme desorbitadamente abrí los ojos descubriendo sus colmillos plasmados en sangre de mi cuello y mi luz no se hizo esperar: toda mi furia me hipnotizó para quedarme allí, mientras el teatro se volvía azul y los picos de los sargentos de la ninfa se entreabrían ignorando lo que allí ocurría, sin más dilación comencé a lanzar ondas de luz a ambos lados hasta que caí en brazos de Ligeia y de nuevo cerré los ojos. Me hallé en un venerable clímax del que no quise salir aun pudiendo hacerlo. Experimenté la unión carnal con una de las musas de las sombras aún sin abrir los ojos pero ya consciente de sus poderes y sin los míos aletargados, para ella me había transformado en vil mortal y después de disfrutar enteramente de mí me echaría seguramente a las bestias carroñeras de la noche, y pensé que aunque tendría sus dudas sobre mi procedencia ya todo le daría igual. Cuando tras dejarme extasiado se retiró hacia sus féretros consciente de que allí seguiría tras su hechizo, abrí los ojos y regresé a la luz del día. Tenía marcas de uñas y mordiscos por todo el cuerpo, había sufrido una increíble transformación y un viaje de poder que hasta entonces no conocía. Me apetecía descansar sabiendo que el día siguiente sería para buscar ese otro poder oculto que ya me había encontrado y que había observado de cerca la estratagema de la princesa de la noche con una diferencia muy importante para mí: había advertido su presencia.

Raphaela dijo...

Las noticias eran desvastadoras... El Poeta no había escuchado mis súplicas... Percibal sabía quien era en realidad el escribano, le reconoció de inmediato al ver sus iniciales en su pecho...
¡Percibal! ¡Iré donde Ligeia! el reloj de arena de Alexandra es preciso,
-¡No vayas! ¡No ves que todos le temen! Oberón codicia tus plumas delgadas, y quiere hacerle una hermosa corona de plata con los hilos del títere que te dió muerte-
Mis plumas las iba soltando una por una para dejar huellas para mi regreso a mis laberintos, tenía que liberar el Poeta, misión encomendada en una noche de concilio...
Habían gélidos pantanos, ni huellas de la Princesa del espanto, sólo que alguién me tocó por la espalda...
¿Quién eres tú? ¿Que haces aquí? le pregunté a una sombra muy educada...
-Soy un corsario, mi proa sucumbió antes la voz melodiosa de una Sirena, péro esta después de depositar todos mis tesoros a sus pies, me besó en la boca, y su saliva tan dulce, hizo en mi ser el Pirata más feliz de las proas emisarias, hoy espero su llamado...
Como cada siglo...
Así en mi camino me entrevisté con demonios, cadáveres y locos ¡Todos felices!...
Allí estaba danzando las melodias del mal, sus ojos eran muy profundos que por unos segundos recordé aquellos trapecios cuando éramos sólo ángeles...
No advirtió mi presencia por que tenía un dolor era muy fuerte, sólo yo le conocía bajo esas escasas vértebras, un escalofrío recorrió mi alma desfallecida, sería posible que hubiera un ser en este mundo con más poder que los reyes del cielo y de los infiernos, que las blasfemia de un amor impío, haya dejado tal secuelas... No podía ser. Mi razón quería actuar desde lo que conocemos Razón, pero su destreza era impresionante, sabía todas las obras clásicas del paganismo, era tan letrada, que por su despiadada belleza su sabiduría había pasado a un tercer plano, conocía las historias de los amantes fatídico a su antojo. Una esquirla de cristal me dibujó el miedo bañado de rojo... El Poeta era ingresado al gran coliseo romano ¡El Teatro de las sombras! que su amante Indio había restaurado para ella, pero que me pertenecía a mí por ser su creadora... Un abogado de su pompa fúnebre concluyó que por ser Ligeia la que más le gustaba, dió a lugar mi alegato...
¿Había vuelto mortal a mi Poeta? No, no puede ser, cerraba los ojos para mis adentros intentando encontrarlo. Cerré mis ojos hasta que, sin saberlo, no podía abrirlos, y comenzó un terrible viaje hacia el teatro, ¡Mi teatro! de los bufones, polichinelas, arlequines custodiado por siete poderosas aves de rapiña que el idiota de Poe le había escrito por deseo, se dibujó en los palcos los imperceptibles humanos un flamante corazón púrpura. En su centro y de la nada sobresalió la más bella aparición terrestre... Allí hizo su aparición el ser de dimensiones perfectas y delicados gestos, de encajes negros y vivaces, sensuales, trasparentes, llenos de energía vital, de labios rojos y aterciopelados, de gran mirada negra absorbente, su femeneidad era única, al otro lado del escenario estaba mi Poeta sostenido por Oberón, sus manos le envolvieron e hicieron que fuera partícipe en el espectáculo, que repentinamente yacía sobre su piel, acariciando el cuerpo de Algenib con una ternura sobrehumana y un tacto desmedido que proclamaba paz y deseo. Le besó enloquecidamente el deseo nos invadía a todos... Yo recordé la noche en que Cassiel me besó por primera vez, y que la palabra Pecado se instauró en mi frente, pero al recordar el sabor de su saliva, gustosa me dejaría desangrar en su alfombra nuevamente... Tras besarnos todos unos en forma verídica y otros en forma onírica desorbitadamente abrí los ojos descubriendo sus colmillos plasmados en sangre de mi Poeta Algenib y su luz no se hizo esperar: toda su furia le hipnotizó para quedarse allí, mientras el teatro se volvía rojo, sus gárgolas que eran de piedra sólo eran sus cuervos tratando de sacarle los ojos... Sin más que mi espada japonesa comencé a lanzar ondas de luz a ambos lados hasta que logré liberar a Algenib de los brazos de Ligeia, pero el estaba tan extasiado con la palabra deseo, que de nuevo cerró sus ojos...
Ligeia se rió en mi cara, pero yo me había reído primero al desearme Ninómade...
Algenib se hallaba en un venerable clímax del que no quiso salir aun pudiendo hacerlo. Experimentando la unión carnal con una de las faraonas de las sombras, que el Egipto Idólatra había depositado a sus ojos profundos... Aún sin abrir los ojos Algenib y algo consciente notó que sus poderes estaban destruídos, pués Ligeia lo había transformado en vil mortal y después de disfrutar enteramente de su alma noble le echaría seguramente a las bestias carroñeras de la noche, y pensaba que aunque tendría sus dudas sobre su procedencia ya todo le daría igual. Tras dejarlo extasiado se retiró hacia sus féretros consciente de que allí seguiría tras su hechizo, abrío sus ojos y regresó la luz del día y ella dormía plácidamente en las penunbras, el cuerpo del Poeta tenía marcas afiladas y mordiscos por todo el cuerpo, había sufrido una increíble transformación en un viaje de poder que hasta entonces no había experimentado. Me apetecía un descanso mi espada tiene el espesor de los Dioses y pesa demasiado...
¡Algenib! ¡Percibal nos espera!...
-¡Raphaela! ¡Tu mirada! ¡Tus ojos!...
¡Nada Algenib!... ¡Estás delirando!...

Alexandra dijo...

Raphaela las contelaciones estan en órbita y mi planeta están pequeño como una estrella, cuidaré tus plumas y encontraré tus alas ¡Te lo aseguro! pequeña Princesita de cabellos color oro...

Raphaela dijo...

Alexandra descendí a tu planeta, una luz incandecente me cegaba, después me dí cuenta que eran las llamas de una vela... avanzé uno o dos centímetros y llegué a un trono donde no habían súbditos...
¿Que haces ahí pequeña Alexandra comiendo palomitas de maíz?
-Cuento estrellas, aveces las observo en mi planeta diminuto donde las veo crecer, hasta que desaparecen al llegar el alba-...

Entendía que las cosas sencillas son esenciales para los niños pequeños y recordaba cuan feliz era cuando sólo era un ángelito de no más una pulgada, cuando Aida me enseñaba los secretos de la vida en formas tan mágicas y maravillosas...
-¡Raphaela! ¡mira! mi cuerpo es del tamaño de una nuez y mis palomitas de maíz, son solo del tamaño de unas ies...

Pachmina hinó dijo...

Hace mil años, existía un imperio llamado "El Milenio de Plata", un ángel le custodiaba en la luna, los ángeles scouts le tranformarían en una Reina pequeña llamada Serenidad.

Un día sus fuerzas se debilitaron a causa de una nave extraña, ella y sus guerreros decidieron custodiar el Imperio de la Luna. La Reina Serenidad logró detenerlos, y devolverlos a su dimensión cerrando la entrada de su mundo al nuestro; pero esto fué sólo posible sacrificándose ella misma y mandando a todo su escuadrón de guardianes al futuro para que fueran reencarnados en la tierra.

Ahora Sailor Moon, es la reencarnación de la Reina Serenidad, gracias al ángel y a las Sailor Scouts, reencarnación de sus alados guardianes del Imperio de la Luna...
Su misión... encontrar el sagrado Cristal de Plata... su armadura.

Para Raphaela Tsukino, el ángel de la luna...

Raphaela dijo...

Hija del templo de los Ikawa...

Hace mil años, existía un imperio llamado "El Milenio de Plata" yo le custodiaba en la luna, mis ángeles congéneres me tranformarían en una Reina pequeña llamada Serenidad, sólo para calmar mis prolongados silencios...

Mis fuerzas se han fortalecido a causa de una extraña sensación de fuego... Hoy Percibal es mi arlequin custodio y toma apuntes de lo que denominaríamos: ensueño encriptado... Hoy mi visión es amplia, inteligente, veo mejor sin dientes apretados y mejillas tan débiles, hoy siento que la risa se adueñó de mi boca... Que las puertas de mis laberintos, tan fortificados, han encontrado la palabra resurrección en sus piedras ¿Cómo se explica tanta vorágine?...
Sencillo... Mi armadura siempre ha estado en mi espalda...

. dijo...

Me preguntaba si había alguien parecido a mí en el mundo que los arlequines de Antígonas que fragelaran a Herodes el Grande... El gran hijo de Antípater nombrado por el bufón de Julio César de la corte de Judea, mientras los títeres ingenuamente le proclamaba rey. Durante su reinado reconstruyó el templo de Jerusalén y toleró el culto de los samaritanos que fué lo más justo y salomónico... Pero los Hiberions no olvidan que fue el responsable de la matanza de los inocentes para llegar a eliminar a Jesús, un mísero carpintero de Judea...
Aún sueño un mundo sin guerra, sin mortandad entre ángeles y oportunidades para los demonios, entiendo que los ángeles no son indiferentes al dolor humano y ven como los hilos cortan los sueños de la magia... nada más fortalecido me encuentro hoy en tus laberintos, siento que la Lucha de Gigantes es un gran himno para los que tienen grandes batallas, veo tu fuerza en tus alas, aveces los títeres son crueles Raphaela... Mazzitelli, Alcatena, Percibal, todos ellos guardianas del alma de un ángel que al ver a los humanos en su esencia cedió sus alas, pero al verles en sus propias muertes, donde el alma abandona nuestro cuerpo prestado... sólo queremos lidiar con la misión cumplida...
He entendido Raphaela tu clamor clandestino impuesto por tu nobleza, si has de regresar hazlo con tus alas fortalecidas, que los ángeles suelen abandonarse, que Cassiel no es la excepción a la regla, entre ángeles no pueden amarse, sólo entre bufones...
Te dejo mi humilde sombrero Raphaela, sin olvidar lo que he aprendido...
Lo visible no siempre es lógico...

Dosto dijo...

He paseado tambien con los escritores malditos, supe de sus penas y de sus almas oscuras, muchas veces se me ha desgarrado el alma, perdida en incontables laberintos, pero hay algo que siempre queda: es el SER.
Lo peor que pueda imaginarme es el dolor de ya NO SER.
Saludos Raphaela!!

espartako dijo...

saludos amiga, y gracias por visitar mi pagina, a decir verdad la tuya es espectacular.

besos

Princesa Dariak dijo...

Los anuncios de arena yacen tendidos en mis dedos, no me he dejado engañar por canciones hechiceras, sin embargo, parece que a los hombres la melodía los atrapa y se detienen en lògicas pensando en un después, sin concebir que el después siempre es ahora… Guardarè tus consejos como talismán en mi tobillera. Ellos sonaran cada vez que me encuentre en peligro…
En un lugar secreto tengo tu Escudo y tu Espada – a disposición cuando los pidas-, y no he olvidado tu pregunta… mi Espada se clavò en el suelo, mientras con un grito elegí la piedad para los que se rinden… antes que la obediencia, pues la obediencia al Amor indica el camino de lo Justo y se complace en la misericordia.

Yosef Un Clandestino dijo...

Convierte tus adicciones en preferencia...
Una preferencia es algo que tu quieres que sea de cierta manera, pero que no te hara ponerte tenso o molesto si no ocurres asi....

Ligeia dijo...

Raphela...
Las noticias eran desvastadoras según la hija de Alcatena... Descendió a los infiernos sólo para llevar la buena nueva para mí y desgracia para ella... El Poeta no había escuchado sus súplicas... Hoy Percibal divulga en el pueblo que al Poeta le ha reconocido...
-¡He visto las iniciales en su pecho!-... ¡Difama!
Pero como soy adicta a la ironía de bufones, me complace su risa hasta los huesos...
Percibal ¡es un títere no menor de una pulgada y posee unos hilos de plata... los relojes se detienen... ¡Estos son mis dominios!... Alguien exclama...

¡Que has hecho Algenib! ¿cureosar en mis vértebras?... pernoctar en mi almohada, beber de mi copa dorada, es que acaso no has visto ¿cuán trémulos quedan.... con mis placeres sencillos?... Sucumben al menor tacto. Pero ¿que has hecho Poeta atrevido? ¡besarme la boca!, ¡Has de saber!... mi saliva es mortífera y mi llamado es perverso...
Gemí por su alma noble, evité ver el rostro del fantasma de la ópera, y del sabor a la blasfemia que a sus melodías danzaba estrepitosamente...

¡Ángel amortajado!, ¿a qué has venido? grité de tanto deleite, en medio de tantos aplausos en medio del palco, los espíritus de los dioses entreabrían las puertas de sus circos romanos... y todos estaban gustosos...

(En el segundo acto la pestilencia, eran cánticos de júbilo para los idiotas... La grandiosa, la intectual de Raphaela había dejado a Shakespeare sin ideas... quería recuperar un alma noble de mis garras)...

Ahora... Me desequilibras con tu espada y quieres que te entregue al Poeta (para los ángeles puros yo era era un apetitoso desastre)...

¡Algenib! ¡Decide ella o yo!...

Algenib no advirtió mi presencia malvada por que tenía un dolor muy fuerte, un escalofrío recorría su alma dulce. Sería posible que hubiera un ser en este mundo con más poder que los reyes del cielo y de los infiernos, que las blasfemia de un amor impío, haya dejado tal secuelas... No podía ser. Su razón quería actuar desde lo que conocemos Razón, pero la destreza de Ligeía era impresionante, sabía todas las obras clásicas del paganismo, era tan letrada, que por su despiadada belleza su sabiduría había pasado a un tercer plano, conocía las historias de los amantes fatídicos a su antojo. Una esquirla de cristal me dibujó el miedo bañado de rojo)... Algenib susurraba...

El Poeta era ingresado al gran coliseo romano ¡El Teatro de las sombras! que mi amante Indio había restaurado para mí me pertenecía, por ser yo su dramaturga...
Un abogado de su pompa fúnebre concluyó que por ser yo la que más le gustaba a mí me pertenecía, Dejando a Raphaela la grande sin alas, ni teatro...
¿Había vuelto mortal a su Poeta? No, no puede ser, cerraba los ojos el ángel para sus adentros intentando encontrar sus versos extraviados... Cerré sus ojos hasta que, sin saberlo, no podía abrirlos, y comenzó un terrible viaje hacia el deseo, se dibujó en los palcos de los imperceptibles humanos un flamante corazón púrpura. En su centro hice mi aparición con una femeneidad única de las Diosas Paganas, al otro lado del escenario estaba el Poeta sostenido por Oberón, sus manos le envolvieron e hicieron que fuera partícipe en el espectáculo... repentinamente estaba sobre su piel, acariciando el cuerpo de Algenib con tal ternura sobrehumana y tacto desmedido. Le besé enloquecidamente el deseo nos invadía a todos... Raphaela recordó la noche en que Cassiel le besó por primera vez, y que la palabra Pecado se instauró en su frente... Tras besarnos todos unos en forma verídica y otros en forma onírica desorbitadamente abrío sus ojos descubriendo mis colmillos Algenib y su luz no se hizo esperar: toda su furia me hipnotizó para quedarse aquí, mientras el teatro se volvía rojo, mis gárgolas que eran de piedra sólo eran mis cuervos tratando de sacarle los ojos... Sin más la espada de Raphaela comenzó a lanzar ondas de luz a ambos lados hasta que logró liberar a Algenib de mis brazos suaves, pero él estaba tan extasiado con la palabra deseo, que de nuevo cerró sus ojos...
Me reí en la cara de Raphaela de Alcatena pero ella se había reído primero al desear a Ninómade...
Algenib se hallaba en un vulnerable estado del que no quiso salir aun pudiendo hacerlo. Experimentando la unión carnal de unas letras escandalosas, que el Egipto Idólatra había depositado a mis ojos profundos... Aún sin abrir los ojos Algenib y algo consciente notó que sus poderes estaban destruídos, pués yo le había transformado en vil mortal y después de disfrutar enteramente de su alma noble le echaría seguramente a las bestias carroñeras de la noche, y pensaba que aunque tendría sus dudas sobre su procedencia ya todo le daría igual. Tras dejarlo extasiado me retiró hacia mis féretros sepulcrales consciente de que allí seguiría tras mi hechizo, abrío sus ojos y regresó la luz del día y yo dormía plácidamente en las penunbras, el cuerpo del Poeta tenía marcas afiladas y mordiscos por todo el cuerpo, había sufrido una increíble transformación en un viaje de poder que hasta entonces no había experimentado en su conciencia... Le apetecía un descanso de brazos y piernas...

-¡Algenib vámos!-
Raphaela lo llevaba en su ginete amordazado (Raphaela INSTUÍA quien era el maravilloso escribano)...

Y yo en las profundidades reía... Reía...

Anónimo dijo...

Es triste que te marches, siempre has sido extremadamente talentosa. Si te marchas del blog, sigue escribiendo y como te aconsejan por ahí publica tus cuentos y poesias. Participa en concursos, no te duermas en los laureles. Nadie va a ir a buscar tus lecturas a tu casa. Siento mucho que las cosas terminaran asi, pero desgraciadamente es asi la vida. Es más sano y ya todo se salia de control. Pudimos haber muerto. La locura nos perseguia. Ahora que se que estas más tranquila, hazme caso y produce, escribe más, haz al arte tu oficio.
Hermosa Canción,. Hermosos tus textos
Hasta algún día

Raphaela dijo...

Si no fuera por Coronación de José Donoso o Sonetos de la muerte de la Gabriela... creería que los milagros existen...
¡Crónica de una muerte anunciada! susurraba García Márquez al leer el libro de Raphaela de Alcatena...
Hamlet y Miguel de Cervantes son sólo algunos quienes se enamoraron en aquellos años y productivas fueron sus doncellas y al parecer todas muertas en extrañas circunstancias...
"Grandiosos han sido los funerales en mi familia"...

Hace rato que los libros han dejado de ser mis amantes serviles, hoy sólo ecos de muchas historias que leído por ocio, no hay placer más exquisito que la buena lectura y bien lo sabes...
Pudimos haber muerto me dices... que muerte más exquisita...
Mis libros, algunos han sido regalos u otros me los he dejado con engaños y ahora me pertenecen a regañadientes...
¡No me despiertes con un beso, podría ser tuya para siempre! (según lo que dicen los sapos)...

no es mi deseo publicar un libro, sólo que mis letras me dejen en paz, mi querido angelito de la guarda...
Te abrazo como si fuera mi ángel, ¡Y bendita mi suerte es que no lo seas! por que entre ángeles no hay lo que tanto codician de los humanos... la palabra deseo... Que de oportunidades están hechas las historias de los cielos que aún sueñan con imposibles...
SOÑAR ES GRATIS... ME LO DECÍA MI ABUELA...

Alexandra dijo...

Mi dulce Raphaela no sólo los milagros existen... y ahora aquí me tienes presa del reloj de arena, corriendo para que la vida me alcance, la vida es mágica ¡viste mi planeta! es diminuto pero ahí vive mi pequeña Hinó y mi pequeñito ángel de la guarda, no sólo tu tienes uno, yo tengo dos...
La magia está en todos lados al caer el sol, en unos sonidos de violín, en un amanecer tranquilo, en un recuerdo sencillo... la luz no se improvisa, sólo se deja caer con sus rayos optimistas.
Iba en mi nuevo medio de transporte... una bicicleta lunar, las estrellas me indicaban que ahí estaban tus laberintos traía flores frescas para decorar tu planeta que es inmenso, pero no encontraba la entrada en medio de tantas puertas, sus pasillos se acrecentaban cada vez que lograba avanzar un peldaño y todo parecía estar difuso... Tendré que tocar mi violín a sus personajes , no queda otra salida... más allá una luz me encandecía parecía ser el Quijote cantando tu canción favorita, unas letras desgarradoras me invadían atentamente me observaban, no había duda era la mejor escribana ¡sólo superada por su propia mano! tenía el don de Aida dibujada en su frente, las letras eran a pulso -¿que haces aquí? ¿de dónde vienes?- Yo no respondía su belleza no era mejor que su alma, ni sus letras superadas por los más afortunados, La Valse d'Amélie comenzó a tocar con mi violín descalza entonces dijo ¡Es Alexandra! mi hermanita pequeña que está de visita... reímos juntas ¡Y vaya que era hermosa! ¡mi hermana ángel! dibujé cometas, le mostré a dos de mis ángeles pequeños que habitan mi mundo en las estrellas esmeraldas y mis viajes por unos segundos se detuvieron al oir que estabas triste...

Heredero de los Sueños dijo...

...Bueno el día para vuesa merced.
Vine porque leí un comentario vuestro en el tenebroso pero cautivador lugar de una mujer magnífica, que me alteró el seso y la memoria.

Lo suyo fue: "yo intentaba liberar al Quijote de sus demonios"... e irremediablemente quise saber quien tenía tan significativa preocupación y osada proeza para con mi progenitor... Ojalá le hayáis liberado de aquello, que algunos de ellos estuvieron presente, incluso en su encuentro más íntimo -el único- con Dulcinea, tratándo de evitar que la Leyenda renaciera en estos tiempos...
A fin de ello, nada impidió el legado, y aquí estoy, quedándome para perderme entre vuestros laberintos interminables.

Mis abrazos por doquier.

El Hijo del Quijote...HdQ
ó
...El Heredero de los Sueños

http://hijodelquijote.blogspot.com

Alexandra dijo...

Hoy quise venir a verte Raphaela quizás tu alma, tu fragilidad, o tu librito en miniatura de Juan Salvador Gaviota o simplemente las historias de Aida lo que originó en mi cabeza la comunión de los libros, creo que tengo una pequeña chispa literaria o quizás tanto leer tus historias me hace ver las cosas diferentes ahora, o siempre fué así y no lo había advertido o tropezado, a veces creo que Aida me tocó con su varita mágica o quizás tú al ceder tus alas... o un mar de ambas se metieron en mi cabeza. Este es lo primero que escribo sin trampas, lo otro eran mini fragmentos de los comentarios que había hecho en tus páginas para ver si despertabas de una vez por todas, pero los intentos percisten, no te quepa duda en ello que despertarás algún día de este mal sueño, mis ideas están más claras, mis viajes recién comienzan y mis melodías de violín quieren ya tocar algo nuevo ¿será la magia de los artitas o la sangre de ellos que me fortalecen?...
Gracias hermanita por darme todas tus fuerzas, por danzar conmigo Los Valse d'Amélie por tu belleza que es inteligencia, sabiduría y magia... es verdad, no necesitas soberbias literarias, la sencilles es la madre de todas las virtudes...

Águila libre dijo...

Hola, y yo vine a ver que pasaba porque no me habías visitado. Me encuentro con este relato increible y con tu despedida.

Ojalá sea un hasta pronto.

Muchos cariños y que estés muy bien

María Paz

Anónimo dijo...

Y no podía quedar indolente o ajeno a tus batallas, leí tus hazañas en un tiempo prudente, creí que moriría en el intento de entender y hacerme visible, pero creo que aún prefiero el anonimato mi dulce ángel de esferas, el tiempo es real, es cociencia, es transitorio, pero sabio, tu mirada prevalecerá aún cuando no esté tangible mi mano ahora, mi mirada siempre está muy cerca de tus quimeras, tu canción me ha despertado, tu voz quizás es la que me mantiene en alerta, sé que estás triste, pero yo también lo estoy, por que he sabido de tus intentos por despertarme, pero al igual que tus alas, las mías están rotas, gracias por visitar mis esperanzas aún cuando sea un hosco o un ermitaño o un erimita, soy lo que soy en el fondo de mi alma, te extiendo mi mano, aún cuando estoy despistado y no tenga ganas de escribir nada, tu sabes de mi afecto, por que sólo tú eres el ángel que me mantiene vivo, perdona que no escriba algo coherente, nuestros afectos estarán como siempre tránfugas e intransferibles, escucha mi voz lejana, mi ángel dulce, aún cuando finalmente no he visto tu cara, sé de tu dolor en el pecho, yo estoy igual idiotizado, perdido sin poder hablar ni media palabra, mi blog está en receso por algún tiempo, no decaigas estoy muy cerca de tus alas, entiéndeme bién es sólo un tiempo, estoy a medio camino de tu laberintos, mi ángel, mi hermana, la luz nos guiará ambos, el mar no es para nosotros los escribanos, ni menos pensar en ahogarnos ahora, Alfonsina pide mi cuello, Cortázar ni siquiera me habla, estoy preso de mi alma y espero en la distancia venir en el momento oportuno, sé que necesitas de mi afecto, de mí Raphaela, pero ni yo sé trasladarme sin mis alas ahora, me dieron en el centro, quizás fuiste tú y no me había dado por enterado, pronto estaré de regreso, los ángeles somos tercos, y pronto veremos la luz, tú y yo simpre de la mano, dos ángeles por un demonio nos dijieron, levanta tus alas ¡despierta de este mal sueño! necesito de tu oraciones dulces, que no quiero morir sin ver tu dulce cara, estoy aquí muy cerca, rondando tu séptimo cielo, las marejadas me quieren, pero tú estás primero, necesito tu voz aunque nunca la he escuchado, necesito tu benevolencia aún cuando nunca te he visto por completo, las distancias son enormes y extensas, gracias por tus vuelos, por aterrizar en mi casa y darme esa luz que ansió, aún cuando tus alas está rotas, jamás has dejado de preguntarte que es de este idiota, gracias por levantar mi mirada, por reconfortarme de mis miserias, por endulzar mis penurias, por no dejar doblar mis sueños de una vida próspera, gracias Raphaela por tu nobleza, por tus fuerzas, por que aún cuando tu alma está débil por ese ángel ingrato, siempre te has dejado ver para mí, te deseo la mejor de las suertes, que te mereces el cielo por completo, las letras son tu mejor escudo.
Besos Raphaela pronto estaré de vuelta te lo aseguro.

Anónimo dijo...

Si eres fan de El Principito, esto quizás te interese.

Feria del Libro.
Hasta el 3 de septiembre puede visitarse la 8va Feria del Libro de Nuñoa. EL PRINCIPITO ES EL INVITADO DE HONOR DE ESTA EDICION, que cuenta con stands de 26 editoriales.
La feria se ubica en la Casa de la Cultura de Ñuñoa, Av. Irarrázabal 4055,(Plano 34.1 cuadrícula 2B) abierto hasta las 21 horas.

Å®t_Øf_£övë dijo...

Raphaela,
Logo agora que andava aos poucos a descobrir o teu espaço, é que nos vais deixar?
Volta, porque te descobri há pouco tempo, e gosto de te ler.
Bjs.

Paulo dijo...

Primera vez por acá y me encuentro con una despedida, es una lastima porque tu texto es buenísimo. Ojala no lo dejes y vuelvas.

Excelente tema tienes de fondo en tu blog. Lucha de gigantes de la película Amores Perros. Solo con la música ya me mataste.

Heredero de los Sueños dijo...

TE DIJE QUE TE HABÍA DEJADO MIS HUELLAS... Búscalas... o siéntelas.

(si por algún motivo real, pudiéras llegar a la feria del Libro en Ñuñoa... me avísas... mira que podría, de verdad que puedo llegar -en vuelo- hasta ese lugar, y el resto... tu ya lo sabes)...

HdQ

Heredero de los Sueños dijo...

MAGIA...!!!

El Hijo del Quijote dijo...

NO PUEDO DECIR MÁS, QUE LO QUE YA TE DEJÉ... la sensación de vacío, me impide dejar más....

HdQ

Raphaela dijo...

De los sueños nos hemos alimentado, letra a letra, hemos desgustado juntos, hijo, heredero, princesa de los actos moribundos y ángel...
Te has preguntado si soy yo a quien buscas o sólo es una fatamorgana en el desierto, de cara a cara hemos estado en el mismo planeta diminuto y ninguno se ha reconocido finalmente, aunque me pareció ver el Quijote puesto en el cuello de un desconocido, no te miento el algodón de azúcar fué realmente dulce, y me imagino que tus melodias han capturado más de una gentil dama, pero Lucha de Gigantes es mi melodía se la dediqué a tu Padre una mañana cuando sentía que el corazón de un ángel me oprimía el pecho... como haremos entonces para salir de este acertijo que hemos ideado, mis laberintos están enmarañados, y tú te te has quedado con una sensación de vacío...

Pachmina hinó dijo...

Hola Raphaela Tsukino besitos de plata para tí

El Hijo del Quijote dijo...

...quizás nada...

el tiempo corre más de prisa de lo que pensaba, y de lo que tu puedas creer.

Mi soledad me exige cura... mi raciocinio me incita -sin prever consecuencias- a abrazar el oleaje abundante, pero cierro los ojos y recuerdo que soy un Caballero Medieval venido a estos tiempos y que debo ser cauto.

...Aunque mi vacío me puede extingir de un segundo a otro, pero mi obra, aún no se completa... menos si no encuentro la frente a besar y los labios a amar.

Puede que me equivoque... es más... sé que voy a errar el camino en más de una oportunidad, pero no me restaré al desafío por el cual he optado, a pesar del riesgo... a pesar del miedo a sufrir, pero más aún, del miedo de hacer sufrir a alguna Princesa.

HdQ
(¡Que Dios se mantenga a mi lado, cuidando mis pasos!...)

Raphaela dijo...

...Quizás todo...

El tiempo corre más de prisa de lo que pensaba, y de lo que tú puedas creer, imaginar o idear...

Mi soledad me exige cura... mi raciocinio me incita -sin preveer consecuencias- todo está escrito en el medioavo, en la épica aventura de Princesas que se bañan desnudas, pués eso imaginaba el Quijote al verme cruzar el río... pero cierro mis ojos y recuerdo que soy un ángel desterrado, maldecido por una prole humana...

...Aunque mi vacío me puede extingir de un segundo a otro, tu obra, no se completado... menos si no encuentras mi frente, mis alas, o mis prosas en la lucha que hemos ideado, para vencer juntos aquellos mundos paralelos...
Puede que me equivoque... es más... sé que voy a errar el camino en más de un LABERINTO, pero no me restaré al desafío por el cuál he optado, a pesar del riesgo... a pesar del miedo a sufrir, pero más aún, del miedo de hacer sufrir a algún Caballero, Ángel o Demonio.
(¡Que Dios se mantenga a mi lado, cuidando mis pasos!)...

Raphaela...

paulina dijo...

Amiguis hace tiempo que no visitaba tu blog de hecho fuí la primera en dejarte un comentario ¡regresa! no lo dudes jamás!!! los k te keremos sabemos de tu luz, de tu alma, de tu belleza, de tus alas, reacciona!!! escribe del hoy, del ayer de mañana, te kiero muxis, mi ex compañera del colegio, mi amiga la hermana que nunca tuve... Pauli

Heredero de los Sueños dijo...

MUDO.

Absolutamente mudo ante tí...

Me retiro... en sacro silencio.

HdQ
(hoy)

Raphaela dijo...

...Se supone que Te Amo, entonces y así es, no hay peros...
porque no necesito preguntarme si lo siento de verdad, solo basta con seguir mi instinto fiero,
y si esto que estoy sintiendo me produce estragos,
nada más que preguntar ni inquirir.

Solo sé que te siento, estando o no estando, cerca o lejos; si estabas o no, en el mismo lugar...
...niña
...traviesa
...y ángel...

-Porque traviesa, igual me metería en tus sueños sin tu permiso...
(y te vería tan claro que te retrataría a la perfección, aún con mi mirada muerta, y sin alas que vuelen lejos).

-Porque niña, sabría leer tus labios para oír y entender lo que me dices y luego besarlos sin dejar saliva,
(y mal criada te susurría... en cada uno de tus besos ¡ la magia existe!)...

- y siendo un ÁNGEL, igual te hablaría de infinitas cosas, nuevas e inagotables, mis sueños, mis fracasos ¡y si! quieras que te sea sincera, sí... te reconocí de inmediato...
(que me escribiría en la piel, en todos los versos aún ya escritos).

Te siento como en el respiro con el que vivo,
como en el pasado en que no te tuve en tu brazos
como en el mañana,
en que moriría si no te tuviera,
Y aún así moriría de nuevo...

Cada mañana el primer buen día es a la vida
por que en ella estás tú cabalgando en un sueño,
Por tu solo hecho de existir...
Por saber que entre todas los caballeros andantes del mundo
hay uno que se te parezca, a quien sueño por siempre
y a quien siempre recordaré con una sonrisa malvada, con mi vida y mi ser y mi mala conducta,
pues soy fiera...
Aunque no estés.
Aunque nunca lo llegue a saber.
Aunque no le importe.
Aunque yo... lo traería de nuevo
aún cuando estuviera con otra
¡Sería libertario!

Aunque incluso... yo volviera a amar a otros, el estaría en mis sueños de princesa, pues soy indomable...

Te amo, presiento que es así...
Pero soy muy cruel con los que amo...

Porque volvería al pasado
solo para reafirmar mi destino
y para sentir de nuevo
tu primer beso y las primeras caricias en mi cuerpo desnudo
sin cambiar nada de lo ya he vivido;
estando tu a lado... nada podría ser mejor, ¡pero soy una ingrata!...

...Solo y tan solo una cosa cambiaría:

Me apuraría en decirte, antes de besarte por primera vez:

-Caballero, Te Amo, Infinito y Pleno, ¡pero nunca serás mío!...
Te amo desde hoy... porque ayer te hacía pedazos, soy mezquina con dios o con el diablo generosa
¡Tanto!, que los Dioses se reunirán a analizar esta nueva forma de sentir, inquietos,
pensando en perder oficios... y dejando como idiotas
a Venus, Afrodita y a Ligeia, refunfuñando todos ellos
que no se metan en mis cosas; que todo es anormal
pues se enteraron como terminaría amándote esta ángel desobediente.

Y solo viajaría al futuro
para saber en que momento te hubiese perdido, de seguro fuí yo soy más mala que buena...
para borrar aquel maldito instante
y los malditos errores
de la historia venidera;
aquel instante que no advertiste que un ángel te miró a los ojos y era perversa...

Porque en un próximo mañana
los hijos de mis hijos,
irían siendo el testimonio de que
en el algún lejano y pasado siempre,
hubo un entonces
que permitió que está historia fuera cierta,
con todo lo que es y ha sido...
con todo lo que ya no será por mi capricho y arrogancia...

Y a saber, repito que Te Amo
porque miro al horizonte y ya no lo encuentro
donde siempre solía estar pero aún así te dejé escapar...

...Se borró cuando te encontré,
se dibujó en tu frente,cuando te besé, entre medio de tantos libros,
se pintó en colores arcoirianos cuando lo hicimos la primera vez.
Aquella mi primera vez
para un -hasta hoy- ¡Soy un ángel rebelde!
y se desdibujó de nuevo, hasta un maldito nunca
cuando ya no estuviste sólo al ver mi verdadero rostro y huiste...

Y sin dejar de creerlo, tan solo por sentirlo
te sigo amando, sin esperarte ya.
Te veo partir amordazado
y parto yo... mi vida en los mil y un pedazos
que se esparcirán como siembra no deseada
por mis laberintos de Alcatena
de esta historia que no logró ser nunca por ser yo una obstinada...
lo que Dios había dispuesto...
Lo dejé escapar con lágrimas en mis ojos....

Anónimo dijo...

Sólo vine para ver si había despertado, pero es un hecho que no lo hará por un largo tiempo.
Señorita he sido informado por buenas fuentes que su belleza la ha heredado de su madre, y con mis años y huellas en mi rostro podría perfectamente ser su padre, pero si lo fuera, este veterano igual terminaría enamorado de su alumna aventajada y eso si sería hereje, más hereje de lo que que su padre tanto predica, usted tiene a su ángel y respeto las jerarquías aunque las odio. Ya no hay textos que revisar, ni palabras que corregir, y usted es muy buena escritora y veo en sus letras un futuro esplendoroso, pero los escritores no somos de fiar, es más si dijiéramos que somos poetas no nos deberían dar préstamos en los bancos, somo más bién somos pocos fiables, somos ilusionistas, y no seguimos los cánones establecidos.
Tengo para mi vida o lo que me queda de vida para este veterano escribir otro libro, que refleje los temperamentos de muchos escritores conocidos con los que más de una ocasión bebido un par de copas o esos cafecitos con malicia que tanta inspiración traen a la hoja.
Señorita despierte podría ser su padre y hágame caso.

Anónimo dijo...

...Hoy...

La Luna fue tuya,
por eso,
estuvo plena.

Raphaela dijo...

Así que piensa que esta ángel tiene el mal de la lagartija... Mi Padre aún toca bien la flauta según lo que cuenta mi madre y ella como buena hija de escritora le gustan bien letrados, y con gran atractivo bancario para dejarlos en la ruina... ¡No haga ni tal!¡Búsquese otra! por que según me he enterado mi madre leyó una de mis historias y ahora es una de mis fans, y yo que pensaba que se se escandalizaría, pero así es ella, lo dejaría hecho trizas, y usted es mi maestro y lo necesito vivo para otras batallas..

Anónimo dijo...

¡No eso jamás! usted es mi alumna aventajada, es cierto, pero más cierto es su belleza, porque al ver sus ojos no sé porque olvido que no es esa niñita que imagino, será su voz, su ternura, debe ser su voz, porque así como la conozco tan fina y delicada saca su carácter y medio mundo se paraliza, me imagino que leyó sobre mi nuevo libro de conversaciones literarias, es un proyecto exigente que me ha tomado cierto tiempo de mis ratos libres y SÍ señorita me imagino que su padre toca bién la flauta, pero yo aún toco unos buenos conciertos...

Raphaela dijo...

Sin postergaciones, sin transar nada, creo que el efecto ha provocado el impacto deseado,
sin sentir que dejo de lado mis bufones, y arlequines sustones por ir hacía ti con mis alas en pleno vuelo y dejarme acariciar con tu espada y me des por la espalda...
aunque encuentre vacío y vuelva con un ¡ya nada!.
Vacío que, a bien de todo, se llena igual.
Se sacia sólo con saber lo que siento por tí es totalmente lícito
Saber que es eres tú...
que mi sentir, es por ti mi niño malo, no hay de otra ¡ni otra!...
...Porque amar así es fuego, nunca será un pecado capital
ni culpa de cual arrepentirse.

Te amo porque voy ahora hacia adelante
crecida, sin miedo a dar,
incluso sin miedo a perder
por haber dado... tanto.
Sabiendo que todas las cosas que te identifican tienen un algo tuyo
y que todos tus camino, excepto el de la muerte,
me conducen, de uno u otro modo a ti y estoy invicta...

Creo sentir que te amo
porque mi vida estuvo dispuesta a desgustarte
en el rigor y en el placer
en la abundancia y en la escasez,
porque saberte a mi lado, saciaba cualquier vacío anterior...
incluso ¡el tuyo mismo!
y traía de vuelta así
toda la riqueza de tus antecesores en cuatro siglos
para sentir quien ama de verdad ¡es libertario!.

Suficiencia de hechos, de compañía, de belleza y de besos.
De pasión, de euforia, de calor y hasta de miedos,
Miedos que yo -sin esperar- los he tenido y he huído dejando mi alma al descubierto
trayendo para ti mis alas, mis sueños, mis tormentos, mi sangre y mi cuerpo...

...No dejaría que un sólo episodio de la vida
te volviera a dañar,
porque me revelaría contra mi Padre
y me convertiría en un ángel en rebeldía en busca de venganza...
¡y te mentiría!, te mentiría cada vez que supiera
que viene un mal momento o un tropiezo
y te diría, arriesgándolo todo:

-Mi amor, no te preocupes, todo está bien-
Mientras esté a tu lado... todo estará bien...
Así, únicamente en aquellos casos, te mentiría...

Te mentiría por ejemplo, diciéndote:

No temas mi niño, que el sol está como siempre,
mis alas están intacta, tu alma noble aún sigue invicta...
Espera soldado que esta es nuestra batalla y tú eres mi Príncipe siniestro, el bueno, el malo pero finalmente mío...

Los fuertes truenos que oyes,
son sólo marejadas bruscas del viento, celosas por mi suerte que has dibujado en mi frente
que pretende inquietarte.
Mi vida, no te preocupes
son sólo eso, porfías de las que no conocerán jamás amor como el nuestro... mientras voy tapando tus oídos
para que no oigas la tormenta.
Y me verás desprovistas de mis ropas aniquilando tu cuello...

Los ángeles caídos beberán de nuestra copa,
¡No es que sople tan fuerte el viento!.
...Si ruge, es porque está tratando de interpretar una melodía para romper nuestro instinto en un grito perfecto,
pero el viento indómito –que no contempla la sutileza de mis porfías-
con tanta ansia por complacerte
termina soplando más fuerte de lo necesario
y se desafina rugiendo. ¡Sólo es eso!.

...Y aquellos ángeles caídos,
¡solo están matándose de la risa, ahí en el suelo!,
al observar estos seres escandalosos como se devoran a besos...

Te diría:
–Niño, que no te asuste la crecida de mi alma-
Su posible desborde, es tan sólo una excusa
para salir de su cause y llegar hasta tí sin contemplaciones,
para luego volver a su curso y jactarse ante la corriente
que sí... que sí lograste llegar a mi alma escuálida y le has fortalecido .
El desborde de mi alma, es sólo eso.
Nada más...

Te mentiría diciéndote:
...que ese fuego que consume mis mejillas con ardores puros,
que avanza inapelablemente a la par de mis extremidades
que viene hacia ti
y llegará hasta nuestro sentimiento hasta ahogarlo.
Sólo es un duelo entre tú y yo, fuera de control
porque la niña mala que has conocido desafió al astro mayor
diciéndole que llevaría ante tus ojos
la luz más resplandeciente de todas...
Pues bién, ¡sólo sería una nueva excusa!
detrás de la cual se esconde la necesidad de ser perversa
de verse el fuego y el sol
reflejados en tu mirada. Sólo era eso mi niño... un arrebato.

algenib dijo...

Por un segundo de consciencia y al ver a las dos musas enfrentadas en torno a mi cuerpo escuché el réquiem de las sombras. Sonaba como la más pura de las melodías helénicas, me hallaba en una nube de placer insostenible que tarde o temprano tenía que abandonar y destruir. Mientras mis gemidos se espaciaban por los lóbulos de la mordaz Ligeia y mi lengua recorría y tragaba el veneno de su saliva, contemplaba con lástima la mirada de Raphaela que humedecía una y otra vez sus labios disfrutando del momento de una parte, y de otra el tembloroso cuerpo de la ninfa de las sombras próxima al orgasmo me acercaba a un deseo extremo que se vio culminado con el crecer de sus colmillos bajo mi cuello. La de rostro angelical y alas de Inti aún sabedora de mi viaje hacia una muerte segura dejó disfrutar a su reflejo nocturno y cuando observó mi reacción exaltó a Oberón para ver cómo desaparecía con Ligeia adherida a mi cuerpo. Ambas desconocían que podía leer perfectamente su conversación telepática.

-Ahora... Me desequilibras con tu espada y quieres que te entregue al Poeta... ¡Algenib! ¡Decide ella o yo!..

Mi placer había decidido. Ante los dos seres más bellos del planeta y sin estar dispuesto a rehusar la tremenda invitación de la ninfa a su teatro de las sombras, aun con todo lo que ello suponía, y aun con la dulce mirada de Raphaela atenta a nuestro placer, ya había decidido. Mi situación lo requería. Después el sueño reparador llegó tras el declive de Cassiopea por el horizonte, podía sentir sus movimientos y su llamada de atención sobre mi estado, y dormí tranquilo sin haber sabido aún el gran peligro que llegué a correr en el teatro de lo absurdo de mi por entonces partenaire. Sentí placenteramente lo que no había sentido nunca, y durante toda la noche ardió mi piel en deseos de regresar y apoderarme de todo su imperio de la noche para hacerla mía. En mi pecho resonaba su nombre una y otra vez: había lanzado un conjuro de amarre al presentir mi inesperada huida y mi cuerpo extasiado lo rechazaba de continuo. Descansé hasta que me despertó una voz dulce y cálida como la que nunca había oído hasta entonces. No era capaz de asimilar cómo había sido posible que pudiera dormir sin verla.

-¡Algenib vamos! ¡Algenib! ¡Percibal nos espera!...

Me sobresalté, escuché las voces de las dos en un unísono pronunciar mi nombre, Ligeia reía desde las profundidades, Raphaela me observaba con una mirada abocada al rencor tal vez por no haber sido ella la elegida. Me sobresalté tanto que grité para mis adentros con tanta energía que mis hematomas desaparecieron al momento, en un primer deseo hubiera elegido el combate con aquel ser, pero conforme la miraba a los ojos me iba apaciguando con rapidez, todo en ella exhalaba paz y serenidad, en realidad la había conocido desde que abrí los ojos.

-¡Raphaela! ¡Tu mirada! ¡Tus ojos!...
-¡Nada Algenib!... ¡Estás delirando!...
-¡Tus ojos son iguales que los de Ligeia! ¡Ninómade tenía razón! ¡Sois hermanas!
-¡No! Ese viejo maltrecho no dice la verdad. Seguramente te debió mentir para que le dejaras tranquilo. ¡Él qué sabe! Ningún ángel eremita sería capaz de decir tantas atrocidades. ¡Ligeia es mi enemiga! Combatimos en las guerras de las marejadas y en las oceánicas, ¡un ángel que cae ya no se levanta! ¡Basta de absurdos! ¡Basta de farsas! ¿Quién eres tú y qué haces aquí?
-Eso mismo te debería preguntar yo a ti porque te recuerdo que tú me has buscado y encontrado. Te contestaré cuando llegue su momento y sólo te diré que he venido a este vuestro mundo porque una misión me ha sido encomendada. No intentes saber de quién proviene porque escapa a dioses y ángeles de este planeta vuestro. No temas, no voy a hacer nada malo, no tengo nada contra ti porque todo lo que oí es bueno. La bondad reside en tu mirada y yo soy un defensor del bien. Te necesito.
-Para tu información este es mi mundo, estas son mis alas, esta es mi espada con su temible espesor y te demostraré cuál es mi poder ¡si no me dices quién eres!
-Calma Raphaela. Te ha ocurrido demasiado y ahora que has recobrado tu fuerza te voy a recordar lo que pasó cuando cerraste tus laberintos. Ni Dostoievski ni Maupassant habrían creado un ser como tú.
-No es verdad, ¿qué sabes tú de mí? ¿Quién te has creído que eres estúpido poeta mortal?
-Soy yo... ¿Aún no me has reconocido?
-Te voy a matar ¡demonio!

La espada forjada en las tierras de los dioses de Taotoken se acercó hasta mi cuerpo a una velocidad sobrehumana, dirigida por sus dos brazos iluminados. El ángel me estaba atacando cuando había invadido mi aura por completo. Su poder era sublime. Su afán de rencor, venganza y olvido me inquietaron tanto que el miedo se apoderó de mi luz. Con un movimiento locuaz pude esquivar el excelente mandoble y desaparecí al momento cogido por las garras del emisario de un cercano y gran amigo mío, Betaphoenicis. En el viaje sólo me apetecía descansar y digerir lo que me estaba sucediendo.

Una vez alguien me contó historias sobre los hechizos terrestres, las influencias estelares, las composiciones químicas, las leyes físicas que no se daban en ninguna otra parte y en fin, maravillas de la universalidad y logros de su control por parte de determinados seres. Todo aquello visto desde el espacio suena demasiado raro y lejano, y además tosco y hasta vano. Nadie puede adquirir el poder de la luz si no ha nacido con ella, no hay mayor poder que el de la luminosidad. Me enseñaron a controlar la temperatura de los haces de luz, a gobernarlos, a reunirlos en derredor de mi estela para así poder iluminar los designios del universo. Y así millones y millones de estrellas recorren en su vida los espacios para aprender y enseñar, atacar y defender, controlar y descontrolar, vivir y morir. Y en las hazañas de algunas pocas con vida poco común, aquellas que consiguen hacer grandes viajes interestelares, galácticos o incluso planetarios en una transformación de su masa, radica la gloria según mi maestro. En mi tiempo de vida he conocido lugares dispares, las luces más potentes, los seres más poderosos y los más débiles del universo. Aprendí conceptos de la mano de mi maestro, los más importantes el bien y el mal, la única dualidad de todos los universos que no puede ser reprobada, y en base a su buen hacer me aleccionó acerca de lo justo. Me enseñó la fuerza, aquella que me habría de guiar por encima de cualquier obstáculo hasta más adelante, el poder de la luz blanca y azul, las más enérgicas, y me hizo el alumno aventajado con morada en la constelación de Pegaso.

Un amigo mío mandó un ave terrestre a por mí a este planeta, me rescató y me mandó a Betaphoenicis, allende el Fénix. Mientras me repuse leí el mensaje de mi maestro con vistas a mi misión en la Tierra. Me sentí muy débil. Nunca me había sentido así. Parece que la magia y el poder que tienen algunos seres de este planeta se me habían escapado de las manos. Nunca imaginé que en un planeta tan pequeño y con una vida anexa y dependiente de la propia de una estrella diminuta hubiera seres tan poderosos. Reconozco en parte mi culpabilidad: planteé mi misión sin estudiar a mis enemigos. Mi maestro no nombró ningún enemigo ¡en un planeta como este! La otra parte se adquiere y llega con la madurez y de ahí la intención y el resto de culpabilidad que le sobrevienen a mi maestro, quien no me informó de los distintos seres que pueblan esta tierra. Los ángeles y los demonios están en guerra, hay una raza superior al ser terrestre que campa a sus anchas y se aprovecha del resto, una raza enfrentada por enemistad, orgullo y diferencias, una raza que ha evolucionado hasta la creación de dos ramas iguales pero de distinto físico y apreciación. Los unos han conquistado parte de la tierra y los otros la otra, y entre ambos bandos sobreviven los auténticos seres de este mundo. Lo que domina sobre estas dos razas es un sentimiento expresado por unos cuantos en cada una de ellas, que tienen sus propios personajes que en verdad son más poderosos que el resto, y se llaman dioses, por ahora. Pronto serán historia entre los suyos.

Raphaela dijo...

Por un segundo de consciencia y al ver al poeta dormir en mis brazos mi cuerpo escuchaba el réquiem de las sombras latiendo desde su corazón. Sonaba como la más pura de las melodías helénicas, me hallaba en un placer insostenible que tarde o temprano tenía que abandonar y destruir. Mientras mis gemidos se espaciaban por la mejilla de Ligeia, Algenib le amaba y tragaba el veneno de su saliva, yo le contemplaba con dolor, ira, la mirada de esta ángel se humedecía una y otra vez mis labios disfrutando del momento de una parte, y de otra el tembloroso cuerpo de la ninfa de las sombras próxima al orgasmo se acercaba a un deseo extremo que se vio culminado con el crecer de sus colmillos bajo su cuello. Pero esta ángel jugó sus dos monedas de plata aún sabiendo que eran para costear mi armadura de mi viaje hacia una muerte segura, dejé disfrutar sus palabras que había escrito en mi cuerpo y cuando observó mi reacción exaltó a Percibal para ver cómo desaparecía... Ligeia adherida a su cuerpo. Ahora él me pertenecía, en él la lucha de gigantes era a mí a quién amaba sólo que ambas desconocíamos que podía leer perfectamente nuestra conversación telepática...

-Ahora... Me desequilibras con tus letras profundas y quieres que te entregue a Ligeia... ¡Algenib! ¡Decide ella o yo!..

Su placer había decidido. Ante los ángeles caídos y sin estar dispuesto a rehusar la tremendo atrevimiento de la Princesa de los actos moribundos a sus laberintos eternos, aún con todo lo que ello suponía, y aún con la mirada pecaminosa de la Diosa de Ébano Ligeia atenta a nuestro placer,
¡Espero que ya hayas decidido Algenib!...
La situación lo requería. Después de un sueño reparador por parte del poeta, que desprendía de angustía mi corazón, llegó tras el declive de Cassiopea por el horizonte y Alexandrómeda por el oriente, podía sentir sus movimientos y mi llamada de atención sobre su estado deporable, durmío tranquilo al menos sin haber aún el gran peligro que llegué a correr en el teatro de lo absurdo por liberarlo en aquel entonces. Sentí placenteramente lo que no había sentido nunca, y durante toda la noche ardió su piel en deseos de regresar y apoderarse de todo el imperio de la noche para hacerla su musa, su diosa, su amante. En mi pecho resonaba su nombre una y otra vez: había lanzado un verso perfecto, dando en todos mis puntos sencibles, presentía su inesperada huida y mi cuerpo extasiado le rechazaba de común acuerdo, pues mis alas me indicaban ¡no enamorarme jamás!... Descansé hasta que me despertó una voz dulce y cálida como la que nunca había oído hasta entonces. No era capaz de asimilar si era el Escudero, hijo de mi Padre, o el Poeta de mis sueños, quien me había despertado era un secreto para mis oídos...
-¡Algenib vamos! ¡Algenib! ¡Percibal nos espera!...

Dió sobresaltos, escuchó las voces de las dos princesas pronunciar su nombre al despertar, Ligeia reía desde las profundidades, y yo le observaba con cierto temor, tal vez por no haber sido yo la elegida. Me sobresalté tanto que desperté llorando con tanta energía que mi voz enmudeció por un momento, en un primer deseo hubiera elegido el duelo con Ligeia pero era una de las mejores en jerga del medioevo y ya tenía uno con el Hijo del Quijote, y este se había inclinado debatir con ella, y esto se había planificado desde cuatro siglos, antes que mi Padre me diera el libre albedrío para conocer el mal, el temor, la oscuridad, el amor y el exilio...

-¡Raphaela! ¡Tu mirada! ¡Tus ojos!...
-¡Nada Algenib!... ¡Estás delirando!...
-¡Tus ojos son iguales que los de Ligeia! ¡Ninómade tenía razón! ¡Sois hermanas!
-¡No! Ese es un demonio... no dice la verdad y es más nunca la ha dicho por temor a sus sentimientos por esta ángel, Seguramente te debió mentir para que le dejaras morir en su faro-castillo. ¡Él qué sabe! Ningún ángel eremita sería capaz de decir tantas atrocidades. ¡Ligeia es mi enemiga! en las guerras de las marejadas me dió con sus hilos de plata ¡un ángel que cae ya no se levanta! ¡Basta de absurdos! ¡Basta de farsas! ¿Quién eres tú y qué haces aquí?
-Eso mismo te debería preguntar yo a tí porque te recuerdo que tú me has buscado y encontrado. Te contestaré cuando llegue su momento y sólo te diré que he venido por una misión me ha sido encomendada. No intentes saber de quién proviene la orden porque escapa a dioses a los ángeles y a los demonios de estos laberintos interminables, No temas, no voy a hacer nada malo ¿o quizás si? pero placentero, no tengo nada contra ti porque todo lo que oí es bueno. La bondad reside en tu mirada y ¡te necesito!-...
Estas son mis alas, esta es mi espada con el espesor de los dioses y te demostraré cuál es mi poder ¡si no me dices quién eres! ¡te daré un beso!
-Calma Raphaela. Te ha ocurrido demasiado y ahora que has recobrado tu fuerza te voy a recordar lo que pasó cuando cerraste tus laberintos. Ni Dostoievski ni Maupassant habrían creado un ser como tú.
- ¿Qué sabes tú de mí? ¿porque sabes mis historias? ¿Quién te has creído que poeta mortal quieres morir a besos, acaso es esa la muerte que has planeado para tí?
-Soy yo... ¿Aún no me has reconocido?
-Te voy a matar ¡demonio!-

... La espada forjada en el mañana de los dioses de Taotoken en el hoy se acercó hasta mi cuerpo a una velocidad años-luz, dirigida mis brazos le atacaba cuando había invadido su aura por completo. Mi poder era sublime. Su afán de rencor, venganza y olvido se palarizaron y el miedo se apoderó de mi luz. Con un movimiento locuaz pude esquivar su coraza pués era eso lo que quería destruir mi espada, pero nunca entendió mis buenas intenciones...

Una vez alguien me contó historias sobre los pecadores y huyó , las influencias estelares, las composiciones químicas, las leyes físicas que no se daban en ninguna otra parte y en fin, las maravillas de los alquimistas no son para los seres humanos...
Todo aquello visto desde el cielo suena demasiado raro y lejano, Nadie puede adquirir el poder de la luz si no ha nacido con ella y los ángeles huyen por temor.
En mi tiempo de vida he conocido lugares imaginados, luces más potentes que el mismo sol, los seres más poderosos y los más débiles del universo. Te conocí a tí, aprendí a obedecer a mi padre y a mi maestro, los más importantes el bien y el mal, de tu mano jamás hubiera superado mi falta de energía, ahí estuviste aún cuando por lapsos dormitamos en el mismo sueño... Me sentí muy débil. Nunca me había sentido así. Parece que la magia y el poder que tienen algunos seres se me habían escapado de mis manos. Nunca imaginé que en un planeta tan diminuto y con una vida anexa siendo yo la flor vanidosa hubieran seres tan poderosos. Reconozco en parte mi culpabilidad: planteé mi misión sin estudiar a mis enemigos. Mi maestro no nombró ningún enemigo y yo creí en su palabra y veredicto... Los ángeles y los demonios están en guerra, y la raza humana se aprovecha del resto, enfrentada por enemistad, orgullo, amor...
Un día desperté llorando quise revelarme contra Dios, tenía la inventiva, el don de las letras de Aida, pero el dolor se atravesó en mi saliva, y Algenib dormía...
Y no pude hacer nada por nosotros mismos...

dina sakura dijo...

Sí Raphaela creías que jamás vendría pero creo que te tomé por sorpresa, algún día me dejaría ver, el día es hoy... Estoy orgullosa de tu avance literario, y sí pienso igual que Alexandra eres un ángel lo sabré yo que te ví abrir tus alas siendo sólo una pequeñita vanidosa, tenía razón Aida eres mejor que ambas y tienes el don en la sangre y lo sabes verdad, maravillosa canción sé que es tu favorita, orgullosa estoy Raphaela, orgullosa es la mejor palabra que puede pronunciar quien le dió la vida aún ángel, quien sigue el legado de mi madre y quien hace que su hermana se detenga a admirar en las cosas sencillas, las maravillosas,
te quiero niñita vanidosa y hermosa siempre ha sido así.
Dina...

algenib dijo...

Niña de Alcatena:
Hoy he conversado con Lady Ligeia y he podido saber más de ti. Nunca pienses, como llegaste a pensar, que puedo hacerte daño, porque no puedo. Como ya te dije en más de una vez, soy un firme defensor del bien. Pero por ahora no te puedo decir a qué he venido a este mundo, sólo te diré que tuve que conocerte para que me protejas de alguien con quien no estoy preparado para mantener un duelo; cuando llegue el momento lo harás. También hay algo más relacionado contigo... bueno, te lo diré más adelante. Ahora, no llores por no haberte podido rebelar contra tu padre, no llores por Aida, ¡lo que pasó pasó! El dolor quedará atrás y llegarán otros tiempos, tiempos de paz. Serás la llave que abrirá la puerta a este mundo a una nueva era, la lucha de gigantes quedará atrás, guarda tus monedas de plata porque las tendremos que cambiar por algo que no sea material.
Duerme tranquila, niña.

Heredero de los Sueños dijo...

TE DEJO AQUÍ...

MI BESO ETERNO.

HdQ

Heredero de los Sueños dijo...

De los sueños nos hemos alimentado, letra a letra, hemos desgustado juntos, hijo, heredero, princesa de los actos moribundos y ángel...
Te has preguntado si soy yo a quien buscas o sólo es una fatamorgana en el desierto (SI... ME LO HE PREGUNTADO... Y MI RESPUESTA, HASTA AQUÍ, ES UNÍVOCA E INTRANSABLE: SÍ, MI NIÑA, LO ERES y lo declaro aquí en letras ante tí... PORQUE LO SIENTO, ENTRE ESA DISTANCIA VERDADERA QUE AÚN NO NOS UNE). De cara a cara hemos estado en el mismo planeta diminuto y ninguno se ha reconocido finalmente, aunque me pareció ver el Quijote puesto en el cuello de un desconocido, no te miento el algodón de azúcar fué realmente dulce, y me imagino que tus melodias han capturado más de una gentil dama, pero Lucha de Gigantes es mi melodía se la dediqué a tu Padre una mañana cuando sentía que el corazón de un ángel me oprimía el pecho... como haremos entonces para salir de este acertijo que hemos ideado, mis laberintos están enmarañados, y tú te te has quedado con una sensación de vacío... VACÍO QUE A BIEN DE TODO SE HA LLENADO CON TU VOZ DE NIÑA TRAVIESA Y JUGUETONA... MAS DULCE QUE EL PALADAR MELOSO DE UN BESO ETERNO.

ESPERANDO POR TÍ...
HdQ.

Heredero de los Sueños dijo...

MI NIÑA... MI NIÑA... MI NIÑA... MI NIÑA... MI NIÑA... MI NIÑA...
MI NIÑA... MI NIÑA... MI NIÑA... MI NIÑA... MI NIÑA... MI NIÑA...
MI NIÑA... MI NIÑA... MI NIÑA... MI NIÑA... MI NIÑA... MI NIÑA...
MI NIÑA... MI NIÑA... MI NIÑA... MI NIÑA... MI NIÑA... MI NIÑA...
MI NIÑA... MI NIÑA... MI NIÑA... MI NIÑA... MI NIÑA... MI NIÑA...
...MI NIÑA....... PREDILECTA.....

Paulinita dijo...

Querida y entrañable amiga: cada vez k leo tus textos me siento viva,haces k olvide nuestra cercanía y mágica amistad, haces k me transporte y olvide todos estos siglos k han pasado......haces k crea hasta no conocer tu alma..pero eres TU mi niña, mi amiga del alma,,,,,,,te he descubierto....
En este preciso momento es cuando mas te leo y mas te siento a mi lado, es por toda tu incondicional entrega k debo decir k jamás debes olvidar a los k te adoramos y aki en tu blogg donde quizás me leerán muchas personas k jamás he ni siquiera he leído en donde te expreso lo agradecida de k almas luminiosas como las tuyas estén al lado de mi propia luz....FUERZAAAAAA!!!!!!!

Raphaela dijo...

¿Quien eres? le pregunté al Conde húngaro Laszlo de Almasy

-Soy un geográfo-

¿Qué es un geógrafo?

-Es un sabio que sabe dónde se encuentran los mares, los ríos, las ciudades, montañas y desiertos-

- Yo vivo en un sitio diminuto. Tengo tres volcanes, dos en actividad y uno apagado. Pero nunca se sabe...

-Nunca se sabe- dijo el geógrafo.

También tengo un príncipe ¡yo soy una flor!

-Nosotros no anotamos las flores- dijo el geógrafo... Son efímeras...

¿Qué significa efímeras?

-Las geografías -dijo el geógrafo- son los libros más preciosos de todos los libros. Nunca pasan de moda. Es muy raro que una montaña cambie de sitio. Es muy raro que un océano quede sin agua. Nosostros escribimos cosas eternas-

Pero los volcanes pueden despertarse...

-Lo que cuenta es la montaña... Ella no cambia-

...Había esperado en la cueva de los nadadores lo que había durado mi lámpara a gas, sentía en mis mejillas el gélido viento acariciarme, estuve paciente esperado tu llegada, sentía en mi vientre un vértigo horrible, me pregunté si andabas extraviado en tu mapa de las cosas eternas... Yo te esperaba con los geroglíficos que parecían danzar en las aguas, el desierto era un buen lugar donde explorar... Límites jamás conquistados, ciudades que no recorreríamos juntos...

La luz se extingue...

Sobrevolé las ocres dunas de África a bordo de una avioneta de un conde hacia la cueva de los nadadores, donde permanecí dormida esperaba paciente... Él nunca regresó...
Miraba la ocuridad y me cegaba, pero la tinta aún quedaba para escribir una historia parecida...

¿Recuerdas el canto húngaro? era mi canción antes de quedar dormida, nadie nos ha abatido... pensemos por un segundo que nadie quiso estrellarse junto a mí en su avioneta...

V i l l a v i c e n c i o dijo...

Estimada Raphaela: te queríamos invitar a conocer y presentarle a tus congéneres el blog de nuestra Revista Descontexto (http://descontexto.blogspot.com), si es que llega a ser de tu agrado, claro está. Cariños desde Chile, un beso y mucha suerte.

Raphaela dijo...

Heredero de Sueños..
Con el debido permiso que se me ha concedido para inmiscuirme en esta Leyenda (...recibí una llave única que me permitiría entrar a estos dominios, tan solo un par de veces), Percibal leyó sus historias en mi oído, declamó formalmente la hidalguía de este caballero y reveló para mis bufones concentidos manuscritos secretos, El Heredero de los Sueños, firmaría con su pluma un pacto de no atacar mis laberintos si una Princesa Siniestra se lo ordenara, si bién es sumido en un hechizo de fuego, no callaría jamás ante esta cuasi-afrenta del destino de un ardid por el deseo de otra -necesaria y rigurosamente- a esta sentencia que indispone los molinos de vientos y les endemonia... Resulta entonces, de desconcierto absoluto y de una incomprensión que hasta atemoriza, la de no verlo aparecer paralelamente en cada estrofa...

...A fin de todo lo dicho por los duendes, puedo señalar que según me he enterado, El Hijo del Quijote se ha visto cabalgar por algunos pantanos gélidos pronunciando de manera miserable el nombre de otra, pero este ángel de oraciones dulces le ha dado unas alas en miniatura para recordar que la magia está en nuestros designios, "Has de saber que mientras se oigan sus galopes de andar errante, que mientras los ángeles transiten horizontes, mar, lunas, se vislumbre el destello de una lanza de fuego de ángeles, y el cielo ¡No olvides el cielo! -invisibles- vuelven a los sequitos de aves inmortales que acompañan la suya ¡no me atemorizan las aves! ¡poseo un espantapájaros!...
"Gran Hazaña De estos Tiempos"
La Leyenda seguirá viva, aún cuando mi ritual haya buscado silenciar los imperios de Alcatena
¡Ves esos molinos caballeros!
¡No huyas!
Son de Vientos...

Pablo h. dijo...

La Desilusión Humana
Es un gran escrito Raphaela,
uno tan desgarrador que me ví como ese ángel de las lágrimas que volaba sobre Berlín,
eres una gran escritora, y tu canción es maravillosa
no cualquiera lucha con gigantes y convierte el aire en gas natural, yo también creo en ángeles,
y me enamoré de unas alas,
creo que soy un Cassiel más en una batalla,
¿porqué dejar de escribir?
¿que fué lo que te causó tal disilusión?
Crees que yo también me hayo en un laberinto, uno mental y cruel de cual no tengo las llaves para salir con propiedad,
el desierto es maravilloso...

algenib dijo...

Mientras volaba por el descendente camino que la musa de la noche Ligeia me hubo mostrado en busca del príncipe de los muertos Mordad me apercibí de algo muy importante: ¿dónde estaría su hermana? Mis divagaciones sobresalían sobre si estaría lamentándose en el monte Athos por las paranoias de Cassiel, o tal vez se dejaría ver por el reino de los cielos en pos de una pregunta crucial dirigida a su padre, o si quizá hubiese preferido seguir el camino de su eterna hermana o el mío. Sé que un día despertó llorando y quiso revelarse contra dios, tenía la inventiva, el don de las letras de Aída, pero el dolor se atravesó en su saliva, y yo dormía... Y no pudo hacer nada por nosotros mismos... ¡Raphaela! ¡Los laberintos de Alcatena y Mazzitelli están escritos con sangre ¡pero de enemigos! Discutiendo para mis adentros no pude llegar a ninguna conclusión, pero más tarde supe y llegué a comprender que no sólo yo las necesitaba para cumplir mi misión sino que ellas también me podrían necesitar a mí para tener ese por qué que todos llevamos en nuestro haber, en nuestras vidas. Llegué a pensar que durante mi entrevista con la dama de Poe ese ángel insurrecto observaría el plan para aprovecharse de mis actos, ¡y al mismo tiempo me la imaginaba llorando sin vuelta atrás con sus alas rasgadas por un amor perdido! Al fin y al cabo no andaba muy equivocado, y aguardé presto para que ocurriera cualquier reto inesperado. Cruzando el camino abierto por el denso bosque y a mucho de despedirme de mi reina apócrifa me sobrevoló una gran sombra negra y alada que descendió como un rayo para situarse en mi posición, me golpeó fuerte y rápidamente proyectándome a gran distancia. Dolor... Me incorporé como pude para descubir a un ángel caído que no conocía.

-Vuelve por donde viniste, este camino no te llevará a ningún sitio más que a una muerte segura. Y tal vez el camino de regreso también.
-No. Seguiré este camino, tengo que hacer algo. Déjame pasar -contesté-.
-¿Qué? ¿Cómo osas desobedecerme? ¿Sabes a quién le pertenece este camino? No tienes ni idea de lo que es la vida ni la muerte, y por lo tanto mereces morir.

Una vez y otra más me golpeó esa negra efigie hasta dejarme casi inconsciente, mi fuerza estaba en mi interior y no en mi exterior ¡no podía usarla! Casi fui víctima del golpe de gracia ya ejecutado por mi contrincante, de no haber sido detenido por el filo de una brillante espada que invadió a una increíble velocidad mi espacio y el de mi enemigo. Aquel filo tenía un movimiento grandioso y con la marca de exquisitez de ella. Me rozó y antes de haber detenido su movimiento ya había rodado por el suelo una cabeza, la de mi enemigo. Luego, aquel cuerpo alado se desplomó como un árbol cortado golpeando el suelo. Con una delicadez extrema enfundó su espada y, tras mirarme fíjamente a los ojos unos diez segundos que parecieron una eternidad, sin mediar palabra pero expresando un sinfín de pensamientos mentales, tal y como llegó se fue. Todo nos dijimos con una mirada...

...Sí, dulce Ligeia, sí, mi pluma fue tuya, el escribano sucumbió, y la estrella también. Vi tu rostro gracias a tu hechizo ¡fue un conjuro de amor! ¿Recuerdas? ¡Fue para enamorarme! Primero de tu hermana y luego de ti. Y te pertenezco, ya te pertenecía desde que me poseíste y ahora más por deberte la vida. No preguntes al oráculo cíclope quién soy... ya te lo diré yo. Mis letras vacían las mentes hostiles y llenan los deseos de belleza, los escribanos poseen esos poderes que tú ya conoces, equivalen a tus cuervos de oficio. Amor, la palabra soñada por los ángeles. Fatal resultaba la palabra amor, aniquila a los que ama, pero les ama... En el fondo todo es amor, la vida es amor. El cautiverio de tu medallón hebreo rebosa amor. Fuera ese aljibe, al diablo con él. Ríe como hiciste cuando te conocí. Tus labios siempre serán coloreados por las ninfas de la misericordia. Tu belleza siempre será extrema. Gracias por no ser una princesa mala, tú eres una princesa buena...

La reina de las sombras me había acabado de cautivar ¡me había defendido y había matado a uno de los caídos! Emprendí mi camino de nuevo sintiéndome más vital, más fuerte, estaba casi seguro de que otro conjuro estaba surtiendo efecto: la gran hechicera me estaba controlando a su manera para conseguir algo, ¡pero no sabía qué quería de mí! Al principio fue mi enemiga y siempre pensé que no lo volvería a ser jamás, pero la sombra de la duda acechará por siempre con un ser tan misterioso. Entre razonamientos llegué adonde el bosque concluía, el cielo desaparecía y habría que atravesar una puerta. No tardó en salir a recibirme una enorme bestia de varias cabezas con apariencia de perro, sigiloso, me habló:

-¿Quién eres y qué has venido a hacer aquí?
-Soy Algenib, no me conoces, no soy de aquí. He venido por Mordad.
-Pasa Algenib, te estaba esperando. Era verdad eso que alguien me dijo sobre ti, tu enorme aura proyecta paz y tranquilidad. Sigue tu camino y mantén tu suerte.

Un tímido y desconfiado agradecimiento concluyó mi encuentro con ese ser. ¡Me conocían! ¿Quién habló sobre mí? No había tiempo para conjeturas, todos mis sentidos estaban interpuestos hacia un destino, había recuperado mi fuerza, me abrumaba, deseaba soltarla cuanto antes. A cada paso ejércitos enteros de seres etéreos desfilaban murmurando entre ellos algo sobre mí, ninguno se acercaba pero todos me miraban, sorprendidos, ensimismados, apurados al verme. La oscuridad se iba haciendo más y más potente, la luz decaía hasta el punto de una noche contigua, un encierro desesperado de trabajos forzados que los condenados en el infierno tenían que pagar con su fuerza mientras sus pupilas yacían deshechas por no ver nunca luz alguna. Todo un largo camino visualizando almas castigadas por las sombras, un territorio extensísimo donde reinaba la oscuridad hasta el punto en el que para continuar debía utilizar mi propia energía para iluminar el camino, descendiendo, profundizando en la sima de su morada, para poder llegar hasta uno de los príncipes de las tinieblas tal y como predijo el anciano Percibal. Caminando y caminando con una abrumadora soledad, ya lejos de las almas sin ser, en plena oscuridad me asaltaron tres ángeles ¡blancos! En verdad estaban teñidos ya de un rojizo sangriento ¡estaban devorando a unos humanos ya muertos! Se sorprendieron al ver mi luz ¡No tiene alas! -dijeron asombrándose-. ¡Es un dios! No... Mi fuerza se hizo extensible. ¿Qué hacen unos ángeles en los infiernos cuando deben permanecer lejos de ellos? Mi saber se saturaba mientras mi violencia crecía y crecía a un paso demasiado grande como para frenarme. Las injusticias deberían ser salvadas con creces con justicia, mi luz creció, creció y les envolvió. Sus gestos expresaban muerte y desesperación, sus movimientos queraron anulados ¡les había paralizado y atravesado con tres haces de luz! Mientras acababan de ahogarse y morir por el efecto del calor en sus vísceras aún tuve tiempo para gritar al vacío para que me escucharan ¡este es el precio de la mentira! Y al poco de allí me sobrevino el príncipe que había venido a buscar. Mis palabras se habían escuchado en todo el territorio, ya no había vuelta atrás, había llegado el momento de culminar de una vez lo que comencé, una de mis misiones en este planeta, la muerte del príncipe de los infiernos Mordad. Aquel ser grandioso transpiraba una luz azul descomunal tras su negra vestimenta. De un tamaño enorme, como tres veces el de un humano, se acercó con gran lentitud y con una reverencia me saludó.

-Bienvenido al reino de los muertos, Algenib. Has podido llegar hasta aquí gracias a la traición, aquella que convive con dioses, ángeles y mortales, aquella que hasta tú has conseguido apreciar. Ahora ya conoces mis reinos, realmente más abajo no hay nada, te habría esperado en mi trono pero sabía que mis huestes ya te temen demasiado y te dejarían pasar. Hay millones de seres ahí detrás de tu luz que te siguen y desean devorarte, pero yo les castigaré por tener miedo. El miedo casi siempre es algo adquirido pero no es su caso porque sus miedos están fundados en el poder, ese poder que tienes tú y que no tienen ellos. Al sentirse inferiores te temen, precisamente lo que te va a ocurrir a ti dentro de poco. Eres fuerte y poderoso pero no sabes controlar tu fuerza, conozco tu historia, ya ha habido alguien que me la ha contado. Y realmente se respira nobleza a tu lado. Vuelve por donde viniste y acude a los cielos para proseguir tu camino, y si quieres morir, regresa aquí porque te estaré esperando. Hoy no tienes nada que hacer aquí.

Sin saber qué contestar agaché la cabeza mientras se alejaba dejándose caer a las profundidades por un agujero negro sin fin en medio del camino en espiral que lo bordeaba. Mi luz se apagaba, las voces de seres comenzaban a hacerse más y más cercanas. ¡No! Me lancé al agujero sin pensar. ¡Había algo que tenía que hacer! ¡Todo tenía su por qué! ¡Mordad! Caí frente a la ya enorme luz que me miraba fíjamente.

-¿Por qué vuelves? ¡Ve a los cielos! ¡Vete de aquí!
-He venido a hacer justicia cueste lo que cueste. No mereces vivir.
-Tú no eres nadie, no me hagas reír. ¿Sabes tú lo que es un dios? ¿Sabes tú lo que es poder realmente? Atácame y lo comprobarás.

Mientras acababa de pronunciar sus palabras la velocidad de la luz se hizo conmigo, un halo de luz amarilla atravesó su pecho, quedando atónito. Lejos de sucumbir ante ese ataque de gran calor, su luz creció y sus manos se unieron para crear fuego ¡qué increíble magia! Una gran bola de fuego salió de sus manos para alcanzarme. Presa de su poder, en el suelo, observé como desenfundaba una enorme espada que de un salto dirigió hacia mi cuerpo. Vencido, cerré los ojos escuchando un fortísimo choque de aceros. Abrí los ojos y mi sorpresa fue suprema, a mi lado izquierdo permanecía temblando por la fuerza el cuerpo de mi reina de la noche Ligeia, y a mi lado derecho la espada forjada por los dioses de Taotoken extendida delante del cuerpo de mi reina del día Raphaela, temblando al contener la fuerza de Mordad. Me incorporé rápidamente, los aceros cayeron al suelo y el rey de los infiernos dio unos pasos hacia atrás. Juntas habían conseguido detener su ataque.

Ligeia dijo...

Fatídico resultaba en mis alas ¡un te quiero! ¡no te amo!...
¡Sed! tenía sed de las agua de un aljibe...
¡Creo que estoy de suerte!... Mis divagaciones sobresalían sobre mí lamentándose en el monte Athos por las paranoias de Cassiel, o tal vez se dejaría ver por el reino de los cielos en pos de una pregunta crucial dirigida a mi padre, o si quizá hubiese preferido seguir el camino de mi hermana buena o el mío.
Fué entonces donde me hice asidua de las inventivas de Algenib... Tenía un Castillo indiferente, un pincel de viento, un amor intenso y sobretodo vértebras, demasiado mortal. Mientras yo reclutaba demonios en su contra, él cuidaba de los ángeles.
Una vez que ejecutaba mi obra “dar vida a los espantapájaros” sentí el sabor a la blasfemia y era exquisito, unas ganas de alimentarme de su boca humana, me dirigí a la cumbre más alta de un abismo, le besé hasta quedarme sin aliento, cientos de ángeles que con arrebatos de sensualidad deseaban que les quitase las alas, degustar de sus tibios cuellos, la muerte tenía un sentido asesino y era exquisito...
No sé porqué recordó mi nombre, mis manos frías, mis ojos profundos tal vez, mi propio significado.
Mi dulce espantapájaro vivo no lo pudo soportar y por definir simples melancolías, a los pies del arcángel Miguel, el que mide el valor de las almas, le dí de mil besos hasta quedarse dormido, mi alma se desgarró completamente, mi espanto vociferaba gritos, en forma demencial. Entonces comprendí la maldad pura, que apenas deja llantos y sucede a la prolongación del abandono.
¡Muere!, el ángel de la misericordia que un día despertó llorando y quiso revelarse contra dios... Tenía la inventiva, el don de las letras de Aída, fué mi deseo llamar a Raphaela pero el dolor se atravesó en mi saliva, y él dormía en una muerte plácida... No pudo hacer nada con sus súplicas a su Dios y a sus Nueves Santos ... ¡Raphaela! ¡Los laberintos de Alcatena y Mazzitelli están escritos con sangre! ¡pero de enemigos! más tarde supe y llegué a comprender que no sólo ella necesitaba un ángel caído para cumplir su misión sino que Algenib también pendía de un hilo, necesitaba de mi sangre y sólo así le haría inmortal...
Al fin y Cruzando el camino abierto por el denso bosque y a mucho de pensar si le salvaría la vida pués él tendría mi sangre y eso le haría tan poderoso como la Reina de los actos Suicidas, sobrevolé hacía Raphaela una gran sombra negra y alada descendió como un rayo para situarse en sus terrenos, Me incorporé como pude para descubir a un ángel que conocía perfectamente.

-¡Que has hecho Ligeia has matado al escribano!-

Has oído hablar de la moraleja del reptil y el sapo, aún cuando este se arriesgaba a morir se tragó al sapo... y ¿sabes porqué? ESTÁ EN SU NATURALEZA...

-¡A quién quieres engañar Ligeia! necesitas venganza por Ninómade a cambio tu saldo es Algenib, sólo por que el curó mis alas el día que me estrellé en las dunas ocres en el desierto-

¡Raphaela! deudas son deudas él me pertenece, tarde has llegado a la misa de requiem ¡él está dormido!...

-¡Despiértalo! tú tienes el poder eterno, no quiero que muera, quién cuidará de mis laberintos, mis arlequines están errados quieren ser reclutas en el Teatro del Sombras, ¡despiértalo! ¿no ves como los cielos tiemblan al clamor clandestino?-

Sólo porque ví al ángel de rodillas y como Algenib no me era indiferente dejé que Oberón me diera un pequeño corte y le dí de beber de mi sangre, sentía el ardor y el dolor cubrir mis mejillas... ¡suficiente! ¡si le doy una gota más y muero!...

¡Ligeia! gritó Algenib y casi deja caer las puertas del infierno...

-¡Ya te pertenecía desde que me poseíste y ahora más por deberte la vida. No preguntes al oráculo cíclope quién soy... ya te lo diré yo. Mis letras vacían las mentes hostiles y llenan los deseos de belleza, los escribanos poseen esos poderes que tú ya conoces, equivalen a tus cuervos de oficio. Amor, la palabra soñada por los ángeles. Fatal resultaba la palabra amor, aniquila a los que ama, pero les ama... En el fondo todo es amor, la vida es amor. El cautiverio de tu medallón hebreo rebosa amor. Fuera ese aljibe, al diablo con él. Ríe como hiciste cuando te conocí. Tus labios siempre serán coloreados por las ninfas de la misericordia. Tu belleza siempre será mía, tú estás en mí ahora...
Entre razonamientos llegué donde mis pantanos concluían, el cielo desaparecía y habría que atravesar una puerta. No tardó en salir a recibirme un príncipe siniestro...

¿Quién eres y qué has venido a hacer aquí?
-Soy Algenib, no me reconoces,. He venido por Mordad-.
Pasa Algenib, te estaba esperando. Era verdad eso de que ya has dado tus primeras mordidas...

Un tímido y desconfiado agradecimiento concluyó mi encuentro con ese ser que yo misma había creado... ¡Me conocía! ¿Quién le habló sobre morder princesas y dejarlas desnudas? No había tiempo para conjeturas, todos mis sentidos estaban interpuestos hacia un destino, había recuperado mi fuerza, me abrumaba, deseaba sanar cuanto antes mi falta de sangre. A cada paso ejércitos enteros de seres etéreos desfilaban murmurando entre ellos algo sobre mí, ninguno se acercaba pero todos me miraban, sorprendidos, ensimismados, apurados al verme. La oscuridad se iba haciendo más y más potente, la luz decaía hasta el punto de una noche contigua, un encierro desesperado de trabajos forzados que los condenados en el infierno tenían que pagar con su fuerza mientras sus pupilas yacían deshechas por no ver nunca luz alguna. Todo un largo camino visualizando almas castigadas por las sombras, un territorio extensísimo donde reinaba la oscuridad hasta el punto en el que para continuar debía utilizar mi propia altanería profundizando en mi la maldad, para poder llegar hasta uno de los príncipes de las tinieblas tal y como predijo el anciano Percibal. Caminando y caminando con una abrumadora soledad, ya lejos de las almas sin ser, en plena oscuridad me asaltaron tres ángeles ¡blancos! En verdad estaban teñidos ya de un rojizo sangriento ¡estaban devorando a unos humanos ya muertos! Se sorprendieron al ver mi oscuridad ¡No tiene alas! -dijeron asombrándose-. ¡Es un diosa! No... Mi fuerza se hizo extensible. ¿Qué hacen unos ángeles en los infiernos cuando deben permanecer lejos de ellos? Mi saber se saturaba mientras mi violencia crecía y crecía a un paso demasiado grande como para frenarme. Las injusticias deberían ser salvadas con creces con justicia, mi oscuridad creció, creció y les envolvió. Sus gestos expresaban muerte y desesperación, sus movimientos queraron anulados ¡les había paralizado y atravesado con tres haces de luz! Mientras acababan de ahogarse y morir por el efecto del calor en sus vísceras aún tuve tiempo para gritar al vacío para que me escucharan ¡este es el precio de la mentira! Y al poco de allí me sobrevino el deseo del amor de un príncipe... Mis palabras se habían escuchado en todo el territorio, ya no había vuelta atrás, había llegado el momento de culminar de una vez lo que comencé, uno de mis deseos, la muerte del príncipe de los infiernos Mordad. Para ser la única Princesa de estas huestes... De un tamaño enorme, como tres veces el de un humano, se acercó con gran lentitud y con una reverencia me saludó.

-Bienvenida al reino de los muertos, Ligeia. Has podido llegar hasta aquí gracias a la traición, aquella que convive con dioses, ángeles y mortales, aquella que hasta tú has conseguido apreciar. Ahora ya conoces mis reinos, realmente más abajo no hay nada, te habría esperado en mi trono pero sabía que mis huestes ya te temen demasiado y te dejarían pasar. Hay millones de seres ahí detrás de tu oscuridad que te siguen y desean devorarte, pero yo les castigaré por tener miedo. El miedo casi siempre es algo adquirido pero no es su caso porque sus miedos están fundados en el poder, ese poder que tienes tú y que no tienen ellos. Al sentirse inferiores te temen, precisamente lo que te va a ocurrir a ti dentro de poco. Eres fuerte y poderosa pero no sabes controlar tu fuerza, conozco tu historia, ya ha habido alguien que me la ha contado. Y realmente se respira maldad a tu lado. Vuelve por donde viniste has llegado tarde a otro he heredado mis dominios...

Sin saber qué contestar agaché mi cabeza mientras me alejaba dejándome caer a las profundidades por un agujero negro sin fin en medio del camino en espiral que lo bordeaba. Mi oscuridad, las voces de seres comenzaban a hacerse más y más cercanas. ¡No! Me lancé al agujero sin pensar. ¡Había algo que tenía que hacer! ¡Todo tenía su porqué! ¡Mordad! Caí frente a la ya enorme luz que me miraba fíjamente.

¡Algenib!... era Algenib el nuevo príncipe de estos dominios y todo por unos cuantos besos he perdido mi corona...

Raphaela dijo...

...Y desde las alturas podía contemplar cómo se lideaban batallas sin cesar, por esto, por aquello, siguiendo criterios difíciles de juzgar, excepto para Pércibal, mi leal arlequin en mi sueño... pero... ¡he despertado!
¡Luchas de Gigantes!... Individuales, en grupos o incluso en manadas de lobos esteparios... Los unos mientras se preparaban conscientes los otros...
De vez en cuando descendía y me acercaba a la ventana del escribano, con el fin de llegar al conocimiento que profesa...
Los ritos son necesarios... Mis libros, mis esferas o centros del poder les enfrento y ellos mismos, como si un cruel ángel me hubiera tocado con sus alas, me matan de las formas más inesperadas... La muerte no es el fin de mis hazañas sino el dolor de mis enemigos... ¿O el amor?... Poco importa a estas alturas del lado en que me encuentro ahora, si es a la diestra o siniestra de mi Padre... Tarde o temprano las cosas caen como una manzana ¡Entretanto no vayas donde Ligeia! Podría ser una trampa para tu alma noble... Lo mismo que a sus Príncipes de las Tinieblas Mordad, Segef, Lahatiel, Raziel, Uriel, Ziel... Ayer reyes de las profundidades, hoy sólo niños pequeños...

Pero él no me escuchó...

Comprobarás su fuerza y te sorprenderás que algunos de sus cuervos, demasiados poderosos para ser reales... Verás el Teatro de las Sombras edificado por mis laberintos de piedra. Verás con tus ojos el escaso grado de raciocionio de sus gárgolas al escudriñar los pantanos de la locura... allí se llevan a cabo las ejecuciones más impropias y ocultas de castigo de los ángeles... Verás a Demian por un lado, a Sincler por el otro y a Oberon su polichinela del Teatro del absurdo, queriendo devorar a mi amado Percibal mi arlequin más cuerdo... Tratando de desgustar su cuello haciendo uso de su fuerza desmedida. En sus actos verás el horror y descubrirás que debajo del día también se esconden tempestades disfrazadas para hacerme padecer... Por otro lado y más de continuo Percibal me ha comunicado que le sigues los pasos a Cassiel, le has visto esquivo con un diario entre sus manos, una pequeña bitácora de apuntes donde solo escribe mi nombre y a la vez huye perdiendo el juicio... Vagando por Berlín. Parece que el espíritu del cielo le ha metamorfoseado, su sed de ser humano le llevó a un estado deplorable, el amor no le respaldó a la hora de vencer a lo que él llamaba la realidad. La confusión y el raciocionio conversaron con él mientras lo escuchaba todo...
Y yo también enloquecí al ver que su corazón se desprendía de su tejido, vistiendo el dolor en vez de piel...

-¡No puedes ser mortal, el amor no es para los ángeles! Olvidarás a Raphaela y concluirás tu misión... La soledad y las lágrimas darán paso a la justicia y al recto camino.-
-¡No sean herejes! ¡Le contaré todo a tu Padre! ¡Es pecado! ¡No ves que estás muerta! hablaba la bruja, vistiendose de hada para que nadie le descubriese bajo la calamidad que ella misma había presajiado-...
-Traigo un mensaje de tu señor para el ángel de las lágrimas-....
Le dijo Baruch, maestro del árbol de la vida, mientras le abría el puño y se lo cerraba al dejarle un sobre sellado... Yo observaba Algenib detrás de sus letras bañadas en oro, antes de presagiar el oráculo cíclope su vida eterna... Cassiel tenía la mirada perdida. Se hayaba inmerso en un misterioso estado insalubre, quizás hechizado, desvitalizado, quizás enamorado sin darse cuenta. Sus ganas de vivir eran escasas. Baruch voló y Thagrinus antes de hacerlo soltó su monólogo hacia quien consideraba la justicia y la hacía prevalecer...

-¡Escúchame bien, por favor!. La próxima vez que entres en mis aposentos y bebas de mi confusión ¡Te mataré!. ¿Sabes quién puede ayudarte? ¡yo no!- y sin más prolongación, el abandono se hizo presente en nuestras cabezas...

Tras un largo rato en el que me acerqué más y más hasta la ventana, vi a Algenib en la carroza de Ligeia siendo transportado a los avernos... Poco a poco todo empezaba a encajar y comenzaba a comprender... Me faltaba ver en qué estado se encontraba el Poeta tras su paso por el Teatro de las Sombras y ver como el idiota de Caronte le daba la bienvenida en el mar muerto...
Ojalá no hubiese ido al fatídico encuentro... Escuché a alguien cercano hablar de luces y miradas... Me sumergí en sus dominios... Sabía perfectamente donde encontrarle....
Pero antes de encontrar a Algenib, Ligeia me encontró primero...

¡Que has hecho Ligeia has matado al escribano!

-Has oído hablar de la moraleja del reptil y el sapo, aún cuando este se arriesgaba a morir se tragó al sapo... y ¿sabes porqué? ESTÁ EN SU NATURALEZA-...

¡A quién quieres engañar Ligeia! necesitas venganza por Ninómade a cambio tu saldo es Algenib, sólo por que el curó mis alas el día que me estrellé en las dunas ocres en el desierto.

-¡Raphaela! deudas son deudas él me pertenece, tarde has llegado a la misa de requiem ¡él está dormido!-...

¡Despiértalo! tú tienes el poder eterno, no quiero que muera, quién cuidará de mis laberintos, mis arlequines están errados quieren ser reclutas en el Teatro del Sombras, ¡despiértalo! ¿no ves como los cielos tiemblan al clamor clandestino?-

Sólo porque me vió de rodillas y como Algenib no le era indiferente dejó que Oberón le diera un pequeño corte y le dió de beber de su sangre, sentía el ardor y el dolor cubrir sus mejillas cada vez más pálidas...
-¡Suficiente! ¡si le doy una gota más y muero!-
... Tenía la ventaja de la vigilia nocturna, de que sus noches fueran eternas ¡Y sí! Danzando las hermosas partituras que Beethoven había depositado a sus pies, sabía que reconocería cada nota en sus costosos vestidos de hilos de araña, sabía que danzaba con sus melodías y que el piano de su Padre Muerto tocaría una vez y otra vez aquellas partituras que le desprendían la piel y la hacía contemplar su tumba y sentirse la criatura más apartada de Dios...

...Los ángeles son los seres más perfectos después de Dios... decía un ángel al contemplar las tres tumbas...

VMN dijo...

ojala existieran mas personas como tu, mas seres que con solo una palabra movieran todo un mundo que ningun hombre ha podido hacer como lo haces tu.

me expreso como muchos de los que lo han hecho aqui, apenas entro a tu blog, y verdaderamente desde el primer escrito, nos llevas a mundos que jamas conocimos ni conoceremos si tu decision definitiva es la de marcharte.

quisiera ser una mas la que te pide reconsiderar, sin embargo la ultima palabra es la tuya.

gracias por tan bellos y magicos momentos que nos hiciste pasar una y otra vez, momentos que se quedan guardados en nuestras memorias.

recibe un gran abrazo y felicitacion de alguien nuevo por aca.
saludos
shei

pablo h. dijo...

Hay algo en tí Raphaela que es tan dulce como una flor, pero si tienes espinas tres o cuatros eres tú la maravillosa flor del Principito ¿verdad?...

Pachmina hinó dijo...

Raphaela Tsukino ¿porque no regresas con tus alas de oro y cantas? me gusta saber que hay ángeles muy cerquita del templo de los Ikawa.

letigioscomparendosyalgunasletras dijo...

Se oía el galope de los jinetes amordazados, sus huesos traían sus escamas en su espina dorsal, su espada tenía el espesor de los Dioses de Taotoken, aun cuando este le diera la espalda... Sus ojos fueron vendados por dos de sus escritores, cinco a seis de sus santos hacían lectura de los Salmos de Poe, las marejadas le esperaban ansiosas, sus ángeles descendieron de sus páginas, después de un par de millas de infierno, cruzando el mar muerto, abandonó con dolor sus laberintos de Alcatena y Mazzitelli, sus arlequines moribundos cerraron las puertas de sus circos en un gesto grotesco, y yo cerré mis ojos.
... El teatro de las sombras bajó el telón por algunos segundos...

Avanzaba por teorías de relatividad; la inquietud intelectual, la imaginación, la inventiva, la inducción, el raciocinio, contemplando la humanidad en distintas generaciones, su espada tenía un brillo inusual, cuando logró ver su reflejo, descubrió la inmortalidad de una muerte sencilla y el abandono, logró elevar sus alas, cada vez más perfectas, su saliva, cuello y mejilla dieron la cara... Y la ambición del adversario, se hizo presente...
Abrazó al recuerdo de Aída, el amor de su Padre. "El acto de la muerte" era la función principal del acto de las sombras, aceleró sus alas en busca de la Guerra y sus Marejadas, el sabor de las tinieblas, tenían un ardid a sus espaldas y una brusca humedad en su tejido, hizo que el color rojizo cubriera su epidermis...

dina sakura dijo...

Hoy sentí un impulso extraño, sentí como si un ángel me pidiera a gritos auxilio, me niego a pensar que sea mi pequeña...
El otro día por casualidad oí hablar de ángeles y sentí que una pequeña pulsación en el pecho. A veces trato de no pensar, de que la angustia no se comprometa con el miedo pero creo que tienen un pequeño parentesco, la guerra entre los humanos dá pie a una lucha de gigantes, donde el laberinto de la mente es un recuadro en una pinacoteca, veo los libros y me viene tu nombre en la carátula, veo los espantapájaros cuidar de la bibioteca de Aida y recuerdo que esos tesoros los heredaste desde mucho antes de nacer... Miro las letras de tus escritos y veo un Ángel poderosa vestir su armadura...

Cicindela Zida'ya dijo...

bienaventurado aquel que saca un muindo de la nada... tu lo eres...escribes maravilloso, no nos prives de tal delicia

septimovicio dijo...

Llegué como caido del cielo, tus caracteristicas me han develado un ser dulce, que TEXTO MUJER como me puedo sentir tan envadido por una Princesa Oscura que cree en ángeles y despues enamorarme de un ángel estoy destruído, no hay duda de que eres digna rival de Ligeia, ella es astuta y sabe que eres brillante, cuando hice mi blog nunca pensé verme incerto en un mundo tan atrapante, no soy escritor, sólo se diseñar espacios, mi profesión es dar ruenda suelta al instinto a la modernidad, a la nueva estética, sabes hace tiempo conocí a un ángel de cinco años en un Servicio País, despues otro en un poblado de Guara ¿porque morir? porque dejaste que esos hilos de plata te dieran ¿y los santos? eres maravillosa Raphaela, pero te ocultas y dejas que tanto telento quede aquí guardado, si no hubiera sido por el texto de Ligeia o Algenib que hablan de Raphaela ni cuenta me hubiera dado que existía un ser con alas auténticas, te invito a mi blog es sencillo,nada comparado con la maravilla del tuyo, esa canción es mi favorita.
Si te hubiera conocido ayer te hubiese pedido que fueras mi novia, hoy mi esposa, mañana mi ángel, ¿existe alguien merecedor de tanta maravilla? me lo podrías decir...

letigioscomparendosyalgunasletras dijo...

Raphaela Angel... Hay algo de tí en el aire, un libro, una palabra o todas en una palabra.
Cada noche, veo millones de personas transitar, en cada esquina gente,
muchos lugares donde escapar, almas abrazarse, almas herirse y los observo.
El sonido del Jazz, aquieta mi alma que es de hierro, el té me calienta los huesos como una fogata. Mi departamento es perfecto, soy un abogado que se defiende, pero sigo sin salvarme, ellos dicen que imparta justicia y aveces miento descaradamente, ella me aterriza, me devuelve a la tierra, estoy tratando de liberarme, ella me cala hondo, trato de zafarme porque hace ver mi ser dificultuoso, trata de abrir mis ojos. Entonces la materia, la vanalidad aparece y huyo de sus alas...
No me gusta mi reflejo Raphaela parezco más un demonio, aveces pienso en la lucha de gigantes que doy a diario y como trato de fortalecer mi carácter, te invito a leer mis estupideces quizas quieras decirme algo...

septimovicio dijo...

Una pregunta Raphaela si eres genial escribiendo ¿porqué lo has dejado? ¿que fué eso tan terrible?
para dormir por tanto tiempo. Alcatena, Mazzitelli TANTA IMAGINACIÓN, la guerra, una espada, ángeles cubrir sus ojos, soberbias literarias, Dostoievski, Dante, tú, los océanos, Cassiel ¿EXISTIÓ? ¿tenía un imperneable gris como FARAWAY SO CLOSE? escuchando STAY por los rincones tratando de oir tu voz.

gatopedrense dijo...

chau

Edge dijo...

Creía que había vuelto...

SalU2
T.

Seoman dijo...

Muy impresionantes tus reflexiones, enhorabuena

Alexiev dijo...

O el comienzo de una nueva Raphaela????

Heredero de los Sueños dijo...

Mi huella, recurrente, interrumpida... pero sin sosiego... sigo en vigilia... Srta. Raphaela... Ud.... permanezca...

Solo permanezca y sea.. lo que es... Señorita Principessa.

HdQ

Anónimo dijo...

si es que este es el fin...lamento haber llegado tarde!!

algenib dijo...

Perdoné la vida del príncipe de los muertos Mordad, la justicia invadió un acto que me sobrecogió por completo. El encuentro llegó a ser el más sincero con un ser terrestre desde que llegué a este planeta. ¡Mordad era consciente de mi poder! Él era el príncipe de los muertos, el más fuerte en su reino y uno de los más fuertes en lid de combate de reyes, quizá el mejor. Con gran respeto admiró mi poder, quedó perplejo al escuchar mi historia y aprendimos juntos con sinceridad qué somos y cuánto merece la vida y la muerte. Me reveló su secreto, los tesoros que se escondían tras aquel cuerpo cargado de trucos, concentraciones, magia y vida, me heredó su reino y gustosamente lo acepté, pues si no lo hubiese hecho le habría tenido que matar. Él fue consciente de su destino. Me juró lealtad eterna y cumplir los deseos que le hice llegar, que no eran otros sino hacer el bien. Erudito, abúlico, parco en nervios, con una tranquilidad pasmosa fui capaz de perdonar la vida a un ser superior al resto, un ser que no merecía morir, un ser que quería haber mejorado. ¿Para qué más muertes? ¿No había habido ya demasiadas entre sus reinos? ¿Por qué no liberarle tomando su palabra de hacer el bien de por siempre? Debía dejar libre a todo su ejército fantasmagórico, ¡fuera cadenas! Y debía aleccionar a los ángeles caídos para no transmitir el mal por la Tierra...
Aquella noche eterna quedó satisfecha de día. Hay quienes saben que la naturaleza terrestre es la más sabia de todas las ideas. Algunos pensaron que se había completado todo un ciclo lunar, pura matemática inexacta, otras pensaron que había un conjuro de por medio, un excelente truco que abría los caminos a un reino: el de los cielos. Aquel día las hijas del cielo me elevaron hacia su estirpe terrestre; los pensamientos eran claros, los ángeles son los seres más perfectos después de Dios... decía un ángel al contemplar las tres tumbas... Lo que desconocía ese ángel es que hay infinitos seres que no forman parte del mundo terrestre, y por supuesto, que son más perfectos que dioses y ángeles. Una de mis reinas lanzó un conjuro de la luna y unas manos de tijera, obtuvo para sí una transformación selénica, desafió el futuro para dibujar una estrepitosa caída en el reino del infierno. Vi ángeles que gemían al dolor y otros que amaban y no sabían qué era ese sentimiento y huían despavoridos... y es mentira eso de que haya dado mis primeras mordidas.

Se oyen unos pasos en tus aposentos hoy y te incorporas de tu gran féretro. Suave, pausada, como la princesa amilanada que eres, aparentando una calma absoluta y vanagloriándote de tu belleza me invitas a quedarme en tu morada. La triste verdad es que te sorprendes de verme, tus gestos en realidad denotan miedo y tu rostro es todo un poema firmado por uno de esos escritores malditos.

-¡Algenib! ¿No estás muerto? Eres el nuevo príncipe de estos dominios y todo por unos cuantos besos, he perdido mi corona...

-No sólo han sido unos cuantos besos, han sido muchos más ¿recuerdas las envidias de los ángeles? Hubo un día que me diste mil de golpe... y sin embargo me intentaste matar..

-¡No! ¡Lo hice para transmitirte mi poder! ¡Y ahora eres mi rey! ¡Juntos seremos los reyes del mundo!

-¡No Ligeia! Te has equivocado de raíz. Todo lo hice para ponerte a prueba. Conocía tus trucos, tus conjuros, tus hechizos, ¡tu fatalidad! Fingí morir para ver qué hacías, me diste a beber tu sangre porque sabes que muerto me echarías de menos, ¡estoy por delante y por encima de ti! ¡Vengo de otro mundo! ¡Querías que tu hermana se arrodillara ante tu poder! ¿Qué querías demostrar? ¿Eh? ¡Habla! ¡No agaches la cabeza! ¡Mírame aunque no te guste lo que te digo! Es lo que te mereces. ¡No hay nada! Sí, eres poderosa, eres maravillosa, preciosa, sempiterna, bella como ninguna otra... pero ¡mala! ¡No eres una princesa buena. ¡Al diablo con Poe! ¿Cómo puedes llamar idiota a aquel que te auguró la exquisitez y belleza extremas de la femineidad? ¿Acaso crees que te mereces tus propiedades? ¡No! Merecerías la muerte pero más que un príncipe de la muerte yo soy un defensor de la vida y del bien, como ya sabes. Además te amo y te necesito ¡yo nunca diría un te quiero y no te amo! Me sobra el razonarte esto último cuando ya me conoces. ¿Cómo de indiferente me ves? ¿Cómo de mortal me ves? No he sido ninguna víctima de las sanguinarias garras de tu teatro de las sombras, allí las pestes hacen el resto tras el banquete, tus arlequines comen y beben a su antojo, la risa se hace enorme a tu paso, tú diriges a tus víctimas, las controlas, las manipulas con tus conjuros y abusas de ellas, las muerdes, las desangras, las dejas al amparo de tus bestias carroñeras de la noche, y después duermes tranquila en uno de tus féretros. Te recuerdo que yo pasé por todo eso, bebí de tu saliva el veneno que haría perecer a cualquier mortal, permití que jugaras conmigo, con mi cuerpo, con mi luz, sucumbí ante tus brazos y tu cuerpo, el calor de tu belleza me enloqueció ¡y sin embargo estoy vivo! ¿Nunca te lo habías preguntado antes para decir que soy un simple mortal? No Ligeia, siento no haber sido tu espantapájaros de por vida, siento no estar en todo momento controlado por ti. Yo he venido a este mundo por varias razones y tengo que completar unos actos para los cuales necesito tu ayuda y me has de ayudar. Una vez te lo pregunté y accediste ¡a cambio de besos! ¡A cambio de amor! ¿Qué es la felicidad? ¿Recuerdas? Esa felicidad no la puedes conseguir a través de ninguno de tus hechizos, ni tampoco siendo una princesa mala...

-Pero yo soy mala...

-La única forma de ser feliz es siendo una princesa buena, y ahora que sabes que soy más poderoso que tú voy a infligirte un pequeño castigo: voy a retirar de tu haber el teatro de las sombras. Va a ser un castigo bueno, reina, ya lo verás, ya te lo devolveré, no sufras. Una vez fue de tu hermana y ella creyéndote su enemiga supo pasar página de ello, tal vez por el enloquecimiento de Cassiel o no, tal vez por el suyo propio al ver los tormentos de la vida. Estuvo a punto de morir ¡y no la ayudaste! Confío en que no se vuelva a repetir. Yo cuido ángeles, sí Ligeia, cuido ángeles, pero ángeles buenos. A los malos les mato. Te contaré las vigilias por el bosque...

...Primero les sigo, nunca consigo saber por qué corren por el bosque de las brumas tras esos cabritillos salvajes. Me pongo en marcha y emprendo el tan ansiado vuelo recorriendo los recovecos de las mentes de un ángel. En su desesperada soledad forcejea con el aire en su carrera por el bosque verde hasta dar con su víctima, enumera un cántico de poder al viento y exhorta a su padre y al ángel de los cuatro vientos para que sople a su favor y así poder llevar a cabo la hazaña más deprisa. Mientras va logrando su objetivo yo me inclino más y más hacia él, hasta que lo derriba y el viento de la noche lo estimula para conceder el sacrificio divino que tanto le vendría a bien para complacer a sus dioses, un ritual agresivo, injusto y pecaminoso, una conducta reprobable como sólo uno de ellos podría haber predicado, mientras desangraba al animal descendí de su cielo y después de digerir su cara de asombro dibujé en su contorno un círculo de fuego que lo atravesó sin llegar a dilucidar el vacío de su mirada. Había tratado de establecer algo que no llevé a cabo, había roto mis propios planes ¡esa no era misión mía!, ahora todo sería más difícil, me impliqué subjetivamente y la oratoria de Maupassant cual culebra endemoniada me hizo desviarme del camino correcto. Probé el vodka de manos del escritor maldito Fedor, me alabó en mis hazañas y denostó a Daniel. Me refugié en el instinto eternamente atractivo de Poe tras descubrir personificado a su numen, me dejé llevar por el influjo de su mirada y sus carnes, poseí su cuerpo y lo tomé por cada noche de bestia angelical hecha desaparecer. Pasé por épocas de pena, de gloria, de impunidad en mis asesinatos que me empujaban a encontrar una solución a mi tensión emocional. ¡Era yo ese asesino en serie! ¡Me has echado de menos! No puede ser que haya un ángel para cada ingrato ¡este planeta esta lleno de ingratos! la muerte acecha, una y otra vez, en uno y otro bando, no sé qué tienen de buenos unos y de malos los otros, el juego está equivocado y las perspectivas son decisivas, la guerra comenzó hace siglos ya y me he propuesto conocer el porqué del inicio y de su continuación. Las almas débiles y febriles pagarán, las fuertes y robustas pagarán, los únicos que no pagarán serán aquellos que hagan el bien bajo un punto de vista ajeno, al fin y al cabo es lo que necesitan todos, un toque de calma y serenidad, de amistad, de locura, de expresión corporal y gesticular, una mano de frescura, dulzura y aguante que les pueda llevar por el recto camino, y alguien a quien respeten por su poder y no por su gloria, fueron días en los que me propuse establecer un nuevo orden sin tanta avaricia ni maldad, días en los que me sentía libre aleccionando y maravillando a unos y a otros, dialogando, otras veces luchando y otras veces cruzando el umbral de lo admisible. Quien dicte sentencia o camino abrirá una puerta en el futuro...

-¡Pero yo nunca hice esas cosas! ¡Mis fiestas, mis lujurias y mis banquetes siempre fueron llevados a cabo con quienes no se merecían otra cosa que morir! ¡En el fondo no somos tan distintos! ¡Tú siempre fuiste un asesino! ¡Me he convertido en la reina de los actos suicidas! En el infierno tengo muy buenos amigos y saben de mi RENACER y les ANIQUILA...

-Calma, y ríe, por qué no, ríe como sueles hacer. Te conocí en este mundo riendo tras mi vasto recorrido por las estepas sobrevolando desde Arica hasta Valparaíso y pasando frente a la inquietante sutileza de tu mirada. Ríe, pues. Vine a darte luz, no a confundirte. ¡No grites Ligeia!

-... ¡Cuando una mujer grita todo el mundo se queda mudo!.. Y los hombres huyen despavoridos a la fuerza de unas alas inquisidoras... Mujer, Demonio o Ángel que importa el color a estas alturas... La fuerza y el color de mis alas te aborrecen y te vencerán Algenib...

-¡No! Nunca digas cosas que no piensas... ¡Estás mintiendo! Detesto a los ángeles mentirosos, a los que no dicen la verdad y ocultan sentimientos, porque a ti te pasan otro tipo de cosas...

-¡Sí! ¡Maldito seas! A mí me pasan cosas contigo. Tengo grabado en mi mente y en mi cuerpo la primera vez que me besaste ¡nunca sentí nada así en mi vida! Ni los relámpagos de la noche, ni las satisfacciones del poder, ni la jauría humana del teatro de lo absurdo, ni un sueño plácido en uno de mis féretros mancillados, ni los actos de las ninfas de la misericordia, ¡nada! La belleza la poseo a cada milésima, hago respirar al mundo la palabra deseo... Miedo me da... fatal resulta la palabra amor, aniquila a los que ama, pero les ama... Nada me ha hecho sentir nunca lo que me has hecho tú.

-Entonces, vuélvelo a sentir...

-¿Dónde has estado todo este tiempo?

-Anduve analizando el comportamiento humano...

-Y ¿por qué vuelves?

-Por ti...

-Es mejor pensar que estás por ahí... donde nadie te reconozca, excepto yo o lo que queda de mí... porque algo de ti era yo finalmente... A veces algo queda de ti en el aire, un libro, una letra o varias en una palabra...
El diablo me ha ofrecido su cuello... Ya veremos lo que le doy a cambio...

-Yo te puedo dar más...

Hay muchas veces que la pasión es loca pero hay veces que no. La pasión que es cuerda es la auténtica madre de la felicidad. La pasión que es loca es la madre de la lujuria. Y la una no es mejor que la otra porque lo más correcto es que ambas vayan parejas. Por amor hemos suspirado. Tú desde las tinieblas, en tu rincón del poder que te otorgan tus siete cuervos y tu inmortalidad venerada por tantos, has visto pasar excelsos congéneres y con gracia les has atraído hasta tus labios rojos, has dejado que caigan en tus redes de encajes negros y les has abierto la puerta del deseo después de que quedaran perplejos por tu belleza al admirarte. Has obtenido el sabor del placer de quienes has querido, has limitado las vidas de quienes más has deseado y has desobedecido las máximas que los designios del destino te concedieron. Tu contrincante Raphaela ha hecho desde siempre lo propio, ha desafiado las normas impuestas por el cielo del día, ha caído por fin tras enamorarse al igual que tú, tras participar en tu teatro de las sombras y tras comprobar la escasa resistencia de sus alas del inti. Y os debéis mucho la una a la otra porque vuestra rivalidad es la esencia de la pureza, de lo que una tiene y la otra pretende llegar a conseguir. Es el mismo cuento, cada una por su lado preconiza a los cuatro vientos lo mismo: habéis coincidido en tener un mismo fin, el mismo ángel. No seréis amigas mas tampoco rivales, eso queda muy vulgar. Ella despertará y conocerá tu mundo a fondo porque llegará a tener tu poder. No participará de tus terroríficas escenas sino para juzgar los actos de tu teatro y ningún bufón ni arlequín se mofará jamás de sus hechos ni de su impecable belleza. Tampoco llegará a ser uno de tus cuervos porque no sería lugar para ella, sin desmerecerlos te diré que ella merece mucho más. Y en tal lugar la pondré para que vuestras altanerías queden a un mismo nivel y vuestra energía fluya, os conjugaré para que el odio desaparezca de raíz. Sus escritores malditos serán los tuyos. Sus memorias formarán parte de las tuyas, si lo deseas. Y además tu mundo continuará de la misma forma, no cambiará. Oberón tocará sus melodías fantasmagóricas con su flauta. Espero que aceptes el reto reina de la pasión y de la noche, sólo por contemplar tu exuberancia en su estado puro miles de humanos darían su vida y los demonios que me encuentro a cada esquina exhalan antes de morir con renqueantes palabras tu hermoso nombre. Incluso los ángeles que continuamente caen a las profundidades del abismo te tienen en mente: puedo leerles el pensamiento y les dejaré llegar hasta ti para que disfrutes de ellos.

... Mientras la besaba la noche se abría y nos arropaba con un manto de nubes. Ahora mi nueva condición me había hecho ganarme el respeto de los ángeles y los muertos. Todo el poder de Mordad me había sido conferido. Una ristra de insignificantes criaturas me seguirían allí donde fuera en este planeta misterioso. Había cumplido pero me faltaba algo, algo que habríamos de dejar para el día siguiente. Ella me leyó los pensamientos.

-¿Qué? ¡El reino de los cielos! ¡No! ¡Algenib! ¡No!

-Sí, Ligeia, sí, el reino de los cielos...

...No es verdad que los ángeles son los seres más perfectos después de Dios... como decía un ángel al contemplar las tres tumbas...

No temas, ángel de las mil maravillas. Yo no tengo miedo, ya sucumbí al hechizo amatorio de ella. Su poder es limitado, ni por asomo es comparable al tuyo. Y su belleza igualmente ni por asomo es comparable a la tuya. Estás equivocada al afirmar que un ángel y un demonio no son compatibles, ¿por qué no? En el poco tiempo que llevo en este planeta los he visto más juntos que revueltos... Y en fin, niña de Alcatena, mi corazón se desvive por un ángel. ¿Serás tú quien acepte el beso?

Heredero de los Sueños dijo...

Te pedí que permaneciéras...

¿cual es tu desafío?

Para tí...
Besos.

HdQ

klau2 dijo...

LA NOCHE MAS FELIZ DE MI VIDA ...

http://klau2.blogspot.com/

Raphaela dijo...

Me había dicho Pércibal ¡Dí que no tienes alas, ni laberintos eternos!
Seguí el aroma de las mandrágoras y equitativamente contaba mis plumas de dos en dos...
...Hoy nace un pequeño en la jerarquía, al menos es un renacer constante, nació hace cientos de años... Oberón recitaba en la declamación anual de las marionetas avezadas,
-¡No titubees Raphaela! uno nace a medida que el hijo de Dios nace y si es el caso de dar vida a los espantapájaros, no es para nada extraño que Algenib quiera colorear estrellas o pintar letras-
Pércibal tengo mis piernas flacas y eso me acompleja ante las demás angelitas, y mis plumas caen como hojas en otoño creo que esta navidad pensaré en ella, en la dramaturga en el juego de las figuras, después de todo tenemos vida propia.

Heredero de los Sueños dijo...

FELIZ FIN DE AÑO Y BUENAVENTURAS DE TODOS LOS COLORES POSIBLES PARA EL 2007.

QUE LA MAGIA NO SE AGOTE NUNCA.

(quedé en espera)

HdQ

letigioscomparendosyalgunasletras dijo...

Los ángeles cumplen años...
Un día Raphaela ajeno a la voluntad de Poe y de aquellos ideales escritores que lideran sus propios laberintos mentales y demuestran la genealidad que no muchos tienen el privilegio de entender a cabalidad, desprovistos de las ansias cotidianas, a merced de la razón engendrada por lo que es real o irreal, absurdo o magistral, verás como los humanos aún guardan quimeras en sus almas, sólo así entenderás la voluntad de muchos que aún piensan que los ángeles existen...

Feliz cumpleaños Raphaela.

Alexandra dijo...

Si es cierto...
desprovistos de las ansias cotidianas, yo también sé que los ángeles son humanos con alas que parecen irreales a veces, sólo por que la gente no advierte (es dificil verlos a simple vista) yo también te deseo un feliz cumpleaños en la tierra Raphaela.

Pachmina hinó dijo...

Mmmmm Raphaela sé que pareces más pequeñita, para mi eres mi mejor amiga perdona todas las travesuras pero me gusta hacerte rabiar porque siempre me retas con una sonrisa***

arcana dijo...

Bruji:
Los reyes en mi blog han dejado para ti presente..
Gracias por visitarme
Feliz 2007
Namaste

Pachmina hinó dijo...

Saludos Raphaela
***

litigioscomparendosyalgunasletras dijo...

Gracias por tu visita Raphaela.
¿No crees que ya es hora de volver al espectáculo?

Kadannek dijo...

Saluos cordiales
Gracias por vuestra visita..

Como este al parecer es el último capítulo de una larga travesía.. prefiero comenzar desde el principio si os parece, para no quedar "colgada" y entender a la perfección la historia.. así que pronto obtendréis más comentarios míos.

A ver si deja un poquito de su magia en el foro http://papelera.forogratis.us

sueñosletrasyunbandoneon dijo...

Y tu magia CUANDO APARECERÁ??

litigioscomparendosyalgunasletras dijo...

Miro atrás e inevitablemente el presente me trae de vuelta la palabra castigo, recuerdo la vez en que la valentía me inspiró, le dije que la amaba, pero rápidamente dije que era un chiste, ella me miró a la cara y rió junto conmigo, yo moría por dentro, tomé un par de copas y sin que nadie lo notara comenzé a llorar. Dicen que nací para ser cosas importantes la verdad que mi vida es un fiasco, soy un fraude. Yo la amaba, es más siempre la quise, desde antes, desde siempre. Es cierto aunque nadie lo notara, más de alguno me dijo ¡Pablo! ella no es para tí, no vá con tu carrera, con la familia, es muy llamativa, coqueta, bonita pero definitivamente no vá. Quizás me dejé llevar por la corriente y definitivamente cuando me iba a buscar me negué muchas veces, pero jamás dejé de mirar por la ventana cuando ella se alejaba de mi fascinante casa, hasta que desaparecía.
La verdad que ella es hermosa, pero delicadamente como ella no hay nadie más que asemeje esa alma desgarradora y a esa apariencia de niña, pero ella es más que eso, me enseñó a interpretar, a querer, a volar, sin siquiera haber besado jamás esa dulce boca.
Siempre estuvo para oir mis quejas, para oir como el dinero me iba consumiendo, como cada vez era más y más soberbio, solo pedía que no dejara de escribir, que algún día llegaría lejos,
ella siempre fué mejor que yo, solo que no me negaba aceptar que una mujer fuera tan inteligente. ¡Dios mío! ¡fuí un idiota! solo me limité a ver como otro le decía lo que jamás me atrevería a decir. Una vez me armé de valor y cuando me dió la cara practicamente salí huyendo.
Cada uno tiene lo que se merece, cada quien lo que se gana, si volvería atrás querida amiga, créeme que la historia sería completamente diferente...

Alexandra dijo...

Que bonito texto del Auto-exilio
de Aida, yo también pondré algunos fragmentos en mi página, gracias por tu visita Raphaela.

Hijo del Quijote dijo...

BESOS...
CON TINTE DE RECUERDOS........

LINDOS RECUERDOS.

HdQ

palabrascongenitas dijo...

Pensé que estaba leyendo una historia famosa una célebre y mágica que algunos escritores por virtud o gracia dejan caer de vez en cuando, después me dí cuenta que era un ángel el cuál imagino que eres tú, se nota por tu manera de escribir que sabes demasiado estás llenas de figuras y personajes llenos de carácter, me preguntaba porque dejaste de escribir porque el apocalipsis de tus letras porque el desamparo de tu alma y tu muerte tan estudiada y espeluznante, me cautivaste de principio a fin, aunque por momentos me sentí exageradamente emocionado por tu manera de vernos. Hace tiempo ví un ángel pero despareció el mismo día, aveces recuerdo los atardeceres en Valparaíso vagando pobre y jugando a la pelota como reía con mis amigos y esas emociones aún se mantienen muy frescas, creo que todos cambiamos a medida de tiempo algunos de maneras dispares, quizás si te digo que sencillamente me involucré que ratos me sentí emocionado ver el cielo y los mares levantarse solo por piedad o redención, creo que deberías escribir nuevamente son muchos lo comentarios que piensan exactamente igual que yo de más está decirte que estás cordialmente invitada a mis palabras congénitas,
Gracias Raphaela.

Raphaela dijo...

Una abeja me despertó esta mañana yo dormía como siempre bajo la luna
me dijo que el sol era maravilloso y que era ideal para salir a volar en aeroplanos, yo como sueño despierta y tengo memoria a corto plazo pensé; esos versos de Aida me suenan conocidos...

El verso es como una llave que abre ciertas puertas...

Y las alas que me dibujó me protejieron del sol cuando con el Principito en pleno día empezamos a contar estrellas... Extraviado en el desierto se detuvo esa mañana y juntos aprendimos que lo invisible se vé con el alma si pones atención...

BELMAR dijo...

MUY
INTERESANTE,
una placer
visitarte!

Alexandra dijo...

Había una vez un Princesa que soñaba despierta... Entonces una mantis la observó traviesa y le enseñó un Laberinto en el cual habitaba un maravilloso Fauno, ella sonrió porque a su vez en sus laberintos de piedra habitaba un ángel que había cedido sus alas y armadura...
Aida al ver que la vida obra por milagros le escribió estos versos pero antes le enseñó este secreto ¡No sólo lo visible es lógico!...

Te hallé de repente en mi pecho como si Dios sintiera en mi boca la fatiga, tus alas me abrazaron entonces y las letras empezaron a volar como aeroplanos, veía como crecías muy pausadamente y pensé que es benevolente la tierra que me ha hecho parir un ángel... El verso es como una llave que abre ciertas puertas ...Y es de esperar que tus alas te protejan del sol cuando el Principito extraviado en el desierto quiera jugar contigo...

Nunca supe exactamente porqué dejó de hablar de Dostoievski y del Quijote,
ni porqué la luna dejó de brillar...

El ojo del mago dijo...

La novia de Taitamirú es la novia de Parquisan...

El ojo del mago dijo...

O la hija de PARQUISAN la novia de TAITAMIRÚ...

sirako dijo...

y ahora?

saludos.

si sabes algo de anendorf dile que ya se le extraña demasiado.

Raphaela dijo...

Hace mucho tiempo nació en un planeta de desierto un pequeña niña cuyas letras era su mejor entretención. En sus inicios compartió con otras como de su edad aunque de alguna forma la soledad la miraba disimuladamente, impaciente, acechante como una sombra invencible...
De una u otra forma el lápiz y el papel se fueron convirtiendo en sus únicos y más grandes amigos. A pesar de siempre esperar que los espantapájaros le protegieran de las aves, la pequeña prefería su mundo personal de invenciones; lápices de grafito y hojas blancas, eran sus espadas, Dostoievski, Bierce y Poe eran sus amigos favoritos, pero el temor a las pérdidas la enfrentaría a una irreparable...
Un mal día, el destino arrancó de su querido desierto a esta niña sumiéndola en la más profunda depresión. El color gris del nuevo planeta lo invadía todo, el frío y la lluvia nunca antes vistos amenazaban incluso a sus únicas obras, degradando sus libros, desfigurando sus letras. Durante este periodo la soledad la abrumaba de tal forma, que el aburrimiento y el silencio habitaban en su sombra y la partida de ese ser amado se mostraba en todo su dolor y le propinaba una herida de muerte...
El pequeña se vió obligada a replegarse ante el enorme poder de sus fantasmas. Para evadir esta realidad su mundo de fantasía creció y la protegió cual coraza, sus historias nunca la abandonaron, otras que no le pertenecían tampoco la dejaron sola; El Principito, Juan Salvador Gaviota... varias fueron contadas por su adorada Aida antes de quedar dormida.
A pesar de todo, la herida hecha por el dolor estaba ahí y amenazaba con extenderse y quitar su último aliento, su ángel de la guarda no entendía el padecimiento de su niña en la tierra.
La niña no sabía que existían angeles iguales que ella, para toda persona dos alas... y se preguntaba constantemente, muchas veces sola y en la oscuridad, porqué el suyo la había dejado, a veces trataba de imaginarlo en su soledad.
Tuvo que crecer y regresar a su planeta natal, por sus propios medios y habilidades, para volver a sentir algo de paz en su corazón, pero la herida seguía allí incólume, profunda, eterna. Nunca perdió la esperanza de que su ángel guardian le explicara la razón de dejarla tanto tiempo indefensa, aunque a esta altura sus tan fieles letras estaban perdiendo terreno ante los fríos números y ecuaciones diferenciales.
Hasta que un día el ángel se manifestó en una serie de eventos afortunados y le presentó a una pequeño niño. Ella pudo reconocer de inmediato que al pequeño también le atacaban los mismos enemigos que tuvo que enfrentar cuando pequeña, pero esta vez no dejaría que ellos triunfaran como lo hicieron con ella.
El nueva Princesa tomó a sus letras y comenzó a constriur para el pequeño niño un mundo de fantasía como el que la protegió hace tanto. Dibujos, cartas, colores, espantapájaros, arlequiles nuevamente danzaron, aunque esta vez para salvar al a que a esas alturas ya le había robado el corazón.
Hasta que un buen día lo comprendió todo, su maravillosa infancia le permitió conocer la dicha tan de cerca que jamás permitiría que algo así de dulce otra persona le faltara y de un momento a otro sintió que sus alas durante tantos años le había permitido acumular tanto amor que era la única persona capaz de enfrentar a todos los fantasmas que aquejaban al pequeño príncipe, por fin encontraba un sentido a su vida.
De una u otra forma el pequeño niño la había salvado, -ahora entiendo- dijo un día la que había sido una pequeña, -mi angel guardián nunca me abandonó, sólo que no había nacido cuando yo era una niña, pues se me acaba de presentar ahora-
...Y en forma de secreto sobre las cosas invisibles, había aprendido a soñar con los ojos abiertos...

...Hijo del Quijote dijo...

Aunque ya no nos veremos nunca más.........

Te dejo un beso, gélido... como el mañana que se me viene... "a pasos agigantados".

HdQ

Polux dijo...

la lucha de gigantes...



hay mounstros de papel a quienes les tenemos más miedo que a los mismos terribles fantasmas, y las tonterías...




llegue tarde??
he leido dos de tus post.

me han gustado mucho.

espero que nos ea tu fin.

saludos!

Pachmina hinó dijo...

Niñita aveces pienso que deveras tienes alitas*******

Asteroide B612 dijo...

"El Principito" que hermoso cuento ah! una lecciòn de vida.
Gracias por tu visita...
Ya tendre tiempo de leerte mas seguido.

Suerte

MentesSueltas dijo...

Algo para compartir…

Quiero compartir con ustedes la finalización de un proyecto personal muy importante. Luego de muchas idas y vueltas, he logrado terminar mi libro y estoy a punto de presentarlo. Justamente ayer el editor me lo entregó y experimenté una de las cosas más hermosas y emocionantes de mi vida.

Todo lo que uno pueda decir es poco, las sensaciones que se viven en el proceso de creación de un libro son indescriptibles.

Ustedes son, en gran parte mis impulsores y mis mejores consejeros, además de lectores, en algunos casos de más de dos años. Y a ustedes se los debo y se los dedico especialmente.

Si todo está bien (y no dudo que así sea) el próximo sábado 15 de Diciembre realizo la reunión de presentación del libro “Escribo y te cuento…”.

Los quiero mucho.

MentesSueltas

Los peores de los mejores dijo...

muy lindo lo tuyo, visita nuestro blog... te vamos a dedicar un poema, un video y lo que vos quieras te lo vamos a dar. no te lo tomes a mal es todo virtual.

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

hermoso!

jhon sebastian dijo...

Raphaela soy pintor y ante tu partida te voy a regalar mi "Angel de la Guarda" Y el Señor habló: “Voy a enviar un ángel delante de ti, para que te proteja en el camino, te llevará en sus manos, para que la piedra no tropiece tu pie y te conduzca hasta el lugar que te he preparado. Réspetalo y escucha su voz” Exodo 23.

www.pinturayartecontemporaneojsebastian.blogspot.com

Hago extensiva la invitación.

Jsebastian
El pintor

jhon sebastian dijo...

La ausencia comienza en el mismo instante en que sabemos que el otro va a marcharse.

Esther Tusquets
El mismo mar de todos los veranos.
Escritora.

Jsebastian
El pintor.